Inicio > Opinión > Domingo Alberto Rangel: Rodríguez Torres

Domingo Alberto Rangel: Rodríguez Torres

Los mismos personajes que hace poco vaticinaban una invasión encabezada por Rex Tillerson ahora culpan al tejano por “hablar mucho y no hacer nada”. Y siguen su marcha, optimistas, confiando en que los extranjeros han de resolver nuestros problemas de gratis.

En este papel de “salvadores externos” que por un tiempo detentó Rex Tillerson ahora esos personajes de la política opositora colocan a Mike Pompeo, ex director de la CIA y nuevo jefe del Departamento de Estado de Trump.

Pompeo, a pocos días de la Cumbre, llega a su nuevo cargo una vez Trump, enfrentado a los tejanos del ex presidente Bush, encontró una excusa para salir del odiado Tillerson. Y con el ex de la CIA también consiguió Trump un sucedáneo de altura para que el lobby armamentista sustituya al frente del Departamento de Estado a los petroleros de EXXON.

Son minucias que en aras de la pedagogía deben aclararse a riesgo de que algún idiota proteste porque “usted –yo- mete muchos ingredientes en el escrito”.

Por otra parte no acostumbro aplaudirme yo mismo y en todo caso prefiero dejar que el criterio de otros decida, pero recuerdo que en varios de mis últimos artículos anuncié con mucha antelación los graves desacuerdos entre Trump y Tillerson.

Tales escritos me ganaron las críticas de quienes sin ningún razonamiento que sustente sus desesperados pareceres, pensaban que una invasión extranjera liderada por Rex Tillerson resolvería nuestros problemas. Qué le pregunten a los libios o iraquíes y después hablamos.

Por cierto que los desacuerdos entre Trump y Tillerson se originaron en la personalidad del Presidente yanqui y no en que uno u otro personaje difirieran sobre la oportunidad o el  momento de una invasión militar a nuestro territorio que por debido a muchas razones, incluyendo el patriotismo de no pocos venezolanos, no tiene cabida.

Pero, volviendo al presente recordemos que una semana antes de la abrupta salida de Rex Tillerson, aquí detuvieron un grupo de militares acusados de conspirar dentro de la FANB. Tal hecho  fue protestado en solitario por Rocío San Miguel, cabeza de una ONG unipersonal que se dedica a observar asuntos castrenses.

Solo es una casualidad que hayan destituido a Tillerson al mismo tiempo que viajó el gobernador La Cava a la ciudad de Washington para contratar “lobbys” y enseñarle a políticos estadounidenses las pruebas de una supuesta conspiración militar en Venezuela. En esa conspiración aparecería el nombre del general Rodríguez Torres, ex director de la Disip y Ministro de Interiores de Hugo Chávez.

Pero, más allá de casualidades, lo cierto es que sin alegrarme del mal ajeno, uno que creció con los padres escondidos, presos o exiliados por la política, no por ello creo que se deban aplaudir los malestares del general Rodríguez Torres.

Y no solo se trata de que el general ahora caído en desgracia, cosa típica en regímenes socialistas, haya sido Director de la policía política y Ministro de Interiores… eso es más insignificante que la punta de un témpano.

Se trata de que es el colmo que un grupillo de políticos que torpemente han dirigido la oposición, después de haber malbaratado viajando por el mundo, el capital que se conquistó a pulso cuando en el 2015 la oposición ganó la Asamblea Nacional… enterados del desprecio que consiguieron a causa de sus errores en el seno del electorado… piensan que recuperarán la popularidad perdida… uniéndose a chavistas tapa amarilla que no tienen nada que ofrecerle a nuestra sociedad… como por ejemplo el general Rodríguez Torres y para equilibrar las críticas desde la óptica de los sexos… incluyo la ex Defensora Gabriela Ramírez… ambos más fastidiosos que un helado de yuca.

Tener como aliado a un potencial pre candidato presidencial, aunque su método preferido sea el golpe militar más que ganar una elección, como es el caso del general Rodríguez Torres… en un supuesto frente que presuntamente ha de unir al país… es tan absurdo como declararse chavista y amigo del libre mercado.

El general Rodríguez Torres aparte de su talante militarista y golpista de alma y corazón desde que se alza con Hugo Chávez… en materia económica, y económicos son nuestros problemas, no tiene una visión distinta a la del estatismo que nos ha llevado a la bancarrota. Es decir… no lleva nada para ofrecerle a una Nación arruinada por el socialismo.

Peor, en su pasado reciente y a pesar de que ha pedido perdón por desmanes del pasado, Rodríguez Torres se ha destacado por ser violador de los derechos humanos y eso no se borra porque unos rectores sinvergüenzas y curas presuntamente ingenuos, aliados a politiqueros que buscan curules de concejal o diputado, acepten retratarse con gente como el general ahora detenido en el Sebin.

Ojalá lo traten bien aunque no tenemos casi nada en común.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de