Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Nicole Pineda: Decisiones de Trump fracturan relaciones comerciales de EE

Nicole Pineda: Decisiones de Trump fracturan relaciones comerciales de EE

Las tarifas de Trump a las importaciones de acero y aluminio tuvieron distintas repercusiones, llegando a afectar tanto a la economía de Estados Unidos, como a su relación con sus socios comerciales ante la amenaza de una guerra comercial.

Desde su llegada a la presidencia de los Estados Unidos (EEUU), Donald Trump ha puesto en marcha medidas de protección a la industria nacional consideradas controversiales.Entre estas decisiones se encuentra la imposición de tarifas a la importación de acero y aluminio, siendo estos aranceles de 25% y 10%, respectivamente y sin excepciones, con el fin de poder alcanzar un trato más “justo” entre EEUU y sus socios comerciales.

Un mercado conmocionado

El mercado se conmocionó con la noticia dada a conocer el pasado jueves, primero de marzo. El índice Dow Jones cayó 420 puntos, mientras que el S&P y el Nasdaq descendieron 36 y 103 puntos, respectivamente. Esto causó que acciones como General Motors, Boening y Ford Motors cayeran y que el VIX, el índice de volatilidad, subiera 15%. Dicha situación incrementó la preocupación del mercado ante los efectos de la medida sobre los principales socios comerciales de EEUU, especialmente sobre Canadá y México, con los cuales el Estado norteamericano mantiene un tratado de libre comercio, el Nafta, el cual Trump ha intentado modificar desde hace meses.

Cabe mencionar que EEUU es el principal consumidor de acero en el mundo y que Canadá es su proveedor número uno, exportando en 2016 un total de $44.408 millones en este metal. México, que se posiciona en el cuarto lugar entre sus exportadores, le proporcionó $1.521 millones. Estos dos países, junto a Brasil, la República de Corea y Japón, proveen a la nación estadounidense casi la mitad del acero total que consume.


Impacto a la industria petrolera

Esta medida proteccionista de Trump tiene un grave impacto en la industria petrolera y causó revuelo en la Asociación de Oleoductos (Aopl). Este organismo argumenta que la iniciativa del Ejecutivo representa un alza en los costos de construcción de los oleoductos estadounidenses y  podría llevar al retraso, o incluso la cancelación, de futuros proyectos.

No obstante, esta acción se traduce en un golpe a toda la industria petrolera. En todas las fases de producción se necesita del acero, desde la extracción hasta la refinación del crudo, lo que da como resultado que los incrementos en los gastos de operación lleguen a comprometer la producción nacional estadounidense, que actualmente genera aproximadamente 10 millones de barriles diarios y se posiciona como el principal productor de crudo del mundo.

Amenazas de una guerra comercial

Los socios comerciales de EEUU se escandalizaron por la decisión de Trump, pero la respuesta del mandatario fue tajante: “Las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”. Esta frase empeoró la situación del mercado y causó una gran inquietud entre los inversionistas..

Tras el pronunciamiento de Trump, el Ministro de Asuntos Exteriores de Beijing, Wang Yi, dijo que China respondería como fuese “necesario” ante las acciones del jefe de Estado.

La Unión Europea (UE) también se manifestó. Su Comisionada de Comercio, Cecilia Malmstrom, argumentó que “La UE es un aliado cercano de los Estados Unidos” y que esta comunidad debería quedar excluida de las medidas. A su vez, la UE advirtió que implementaría una tarifa de 25% a los 3.5 mil millones de bienes americanos que se consumen en la zona, con el objetivo principal de apuntar a las marcas más conocidas elaboradas en los principales estados republicanos.


Crítica de miembros de su partido

El pasado martes, 6 de marzo, el principal asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn, presentó su renuncia tras manifestar su rechazo a la imposición de los aranceles. Sin embargo, el asesor del mandatario estadounidense no fue el único en expresar su desacuerdo. Varios miembros del partido republicano criticaron la medida y argumentaron que esta traería como consecuencias: la pérdida de trabajos a los americanos, implicaciones a los manufactureros del país, aumento del precio a los consumidores y roces a la relación de EEUU con sus socios comerciales.

Por su parte, el senador republicano Jeff Flake expresó que buscará introducir una anulación a los impuestos, pero que esta acción requiere contar con los votos de dos tercios del Congreso para poder pasar.

Aplicación de las tarifas

Tras la realización de la séptima reunión del Nafta se logró llegar al acuerdo de excluir de la imposición de las tarifas a Canadá y a México, las cuales envían 42% y 15% del total de sus exportaciones de acero a EEUU, respectivamente. La excepción representa un gran alivio para las economías de las naciones norteamericanas.


El mayor proveedor de acero y aluminio de la principal economía del mundo recibió la noticia con agrado. No obstante, Canadá expresó que no cesaría en sus esfuerzos por presionar a la nación estadounidense hasta que las tarifas fueran eliminadas por completo.

Luego de esta flexibilización a los impuestos, Trump expuso que cualquier otro país que quisiera ser excluido de la medida podía solicitarlo y que recibiría el mismo trato que los integrantes del Nafta, de poder demostrar que las tarifas afectarían su economía de forma considerable.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »