Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Conmoción en Brasil por Marielle Franco: “No vamos a dejar morir su voz”

Conmoción en Brasil por Marielle Franco: “No vamos a dejar morir su voz”

En medio del miedo y la conmoción, los habitantes de la Maré y las amigas de Marielle, lamentan la pérdida de la persona que logró, con su política, dar visibilidad a las causas de la comunidad.

La tristeza está omnipresente en Río de Janeiro. Este miércoles (14.3.) fue asesinada la concejala Marielle Franco, del partido de izquierda PSOL. “El día está gris. En las calles, todos están con el semblante triste”, relata Joelma de Souza, educadora social que vive en Nueva Holanda, una de las favelas que integran la Maré y amiga de Marielle desde hace 16 años. “Los que no la conocían ni política ni laboralmente, paraban a la gente en la calle y se abrazaban. La favela está de duelo”, añadió.

Joelma y Marielle se conocieron en un curso comunitario de la Maré en 2002. “La gente tenía la percepción de que el acceso a lugares privilegiados, como la universidad, traería el desarrollo a la región y, de hecho, así fue. En comparación con otras favelas, la Maré tiene muchas acciones que movilizan a la comunidad. Marielle contribuyó a su construcción durante años. Antes de ser concejala, ella ya era importante allí dentro”, cuenta, durante el homenaje que congregó a una multitud ante la Cámara de los Concejales.

Personas llorando.

Conmoción por el asesinato de Marielle Franco.

Críticas a las fuerzas de seguridad brasileñas 

Hace tres semanas, Marielle usó su discurso en la tribuna de la Cámara de los Concejales de Río para recordar la ocupación militar en el conjunto de favelas entre 2016 y el año pasado y criticar la actual intervención federal.

“Yo viví en Maré la intervención militar durante 14 meses. Los habitantes de las favelas saben exactamente lo que es el ruido del tanque en sus puertas. ¿Dónde va a atacar? ¿A dónde va a apuntar el fusil? La Oficina del Defensor del Pueblo está en contra, el Ministerio Público, también. En la Maré duró más de 14 meses y costó más de 600 millones de reales “, dijo. Marielle fue la quinta concejal más votada en las elecciones municipales de 2016 de Río de Janeiro. Fue la primera vez que se presentó a unas elecciones. Antes, había trabajado como asesora parlamentaria del diputado Marcelo Freixo, también del PSOL. Los habitantes de la región y de otras favelas de Río enfatizaron que, en medio del luto, están divididos entre la necesidad de seguir luchando  por sus derechos y el inmovilismo provocado por el miedo.

“Es un intento de acallar no solo a la mujer, sino también a la representación de la mujer negra y de las favelas. La gente se está haciendo visible y cobrando fuerza en política. Es como si nos hubiesen arrancado un trozo de nosotros, pero la gente tiene que continuar “, dice Joelma. “Estoy asustada. Me pidieron no dar entrevistas. La paz sin voz es miedo. Tengo que calzarme mis zapatos y salir a trabajar como si todo estuviese bien, como si tuviera los mismos derechos. Una mujer que no es de la favela, que no es negra, lo puede estar sintiendo, pero ella no sabe lo que es no tener voz “, aclara Tereza Onán.

Un cartel donde pone: ¡Paren de matarnos!¡Paren de matarnos!

Entre el miedo y el ansia de lucha

El pasado sábado, Marielle llamó al 41º Batallón de Policía Militar “batallón de la muerte” en las redes sociales, después de que tres jóvenes murieron en la favela de Acari.

Una integrante del colectivo “Fala Akari”, que denuncia violaciones de derechos humanos cometidos por fuerzas policiales en la comunidad, dice que los habitantes de la región estaban muy asustados en la mañana de este jueves y manifestaron su temor por los integrantes del grupo.

“Nos sentimos al mismo tiempo amenazados y con más ansias para luchar. Nuestra organización tiene una postura apolítica, pero Marielle era una voz muy importante que ayudaba a hacer oír más nuestro grito. La gente está conmocionada con la noticia, pero no vamos a decaer “, afirmó.

La necesidad de dar continuidad a la lucha de la concejala también fue enfatizada por Tereza Onán. “Su cuerpo puede haber muerto, pero no vamos a dejar morir su voz. Mis ancestros cogieron el látigo para que yo pueda estar aquí ahora. La voz de ella tiene que estar presente, si no otras mujeres negras no van a tener el coraje de pronunciarse al respecto”, dijo desahogándose.

DW

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »