Inicio > Economía > A Guyana se le aproxima un boom petrolero ¿Está preparada?

A Guyana se le aproxima un boom petrolero ¿Está preparada?

 

La historia de Guyana comparte muchas similitudes con la historia del patito feo. Uno de los países más pobres de América del Sur, históricamente ha sido totalmente dependiente de las importaciones de petróleo.

Por Viktor Katona en Oilprice.com | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Sin embargo, en los últimos tres años, Guyana ha surgido como uno de los puntos petroleros más candentes de la región, con ExxonMobil sola representando siete descubrimientos de hidrocarburos en un solo bloque de exploración, el Stabroek. Sin embargo, el rápido ritmo de los descubrimientos aflorará las deficiencias del sistema político de Guyana, existiendo un riesgo serio de que estos hallazgos de clase mundial se vean comprometidos por la política, ya sea mediante la renegociación de los términos comerciales o llevando poderes legislativos a una situación dolorosa de punto muerto.

Según el criterio de expertos, los logros de ExxonMobil y sus socios (Hess, CNOOC) en el bloque costa afuera guyanés de Stabroek (6,6 millones de acres o 27.000 km2) han superado las expectativas. Casi todos los pozos de exploración agregan nuevos barriles a los ya cuantiosos 4 mil millones de barriles de reservas recuperables que se encuentran en el área, una tendencia que seguramente continuará en los próximos meses. Hasta ahora, solo un pozo exploratorio resultó estar seco ( Skipjack-1 ), mientras que se hicieron los siguientes descubrimientos:

– Liza (mayo de 2015, a una profundidad total de 5,5 km,con una profundidad de agua de 1,7 km)
– Liza Deep (octubre de 2016, ubicado debajo del campo de Liza)
– Payara (enero de 2017, a una profundidad total de 5,5 km, con una profundidad de agua de 2 km)
– Snoek (marzo de 2017; a una profundidad total de 5,2 km, con una profundidad de agua de 1,5 km)
– Rodaballo (octubre de 2017, a una profundidad total de 5,6 km, con una profundidad de agua de 1,8 km)
– Ranger (enero de 2018, a una profundidad total de 6,5 km, con una profundidad de agua de 2,7 km)
– Pacora (febrero de 2018, a una profundidad total de 5,6 km, con una profundidad de agua de 2 km)

Si se quiere excluir el campo Liza, cuyas reservas recuperables se estiman actualmente en 1-1.400 millones de barriles de petróleo, el resto probablemente se encuentre en el intervalo de 400-500 millones de barriles de petróleo. Un desarrollo fenomenal para un país que hasta hace poco (2015) había participado en el programa de petróleo por arroz de Venezuela, mediante el cual Caracas le proporcionaba 10.000 bpd de petróleo a cambio de productos agrícolas. Teniendo en cuenta que se espera que el campo de Liza comience a producir en 2020 (su plataforma de producción de la Fase I alcanzará los 120.000 bpd), el riesgo es que esta repentina riqueza podría iniciar una cacería política de brujas, en la que todas las partes acusarán a cada otro de regalar a “bajo valor” las “inmensas riquezas de hidrocarburos” de la nación.

Que Guyana se haya dispuesto a aprovechar sus codiciadas reservas es, sin duda, un acontecimiento positivo: los científicos del petróleo han sospechado durante mucho tiempo que las formaciones petroleras que se extienden más allá de la vecina Venezuela podrían proporcionar petróleo a el país. El primer pozo fue perforado en tierra en 1916 y no produjo resultados, luego los petroleros trataron de evaluar el potencial de las aguas poco profundas de Guyana, pero la magia solo ocurrió cuando se aventuraron a la parte de aguas profundas, a unos 120 km de la costa, lo que el USGS estima que la cuenca costa afuera de Guyana-Suriname contiene hasta 15 mil millones de barriles de petróleo y 850 mil millones de metros cúbicos de gas. Eso es mucho para un país que encabeza las clasificaciones de suicidios del mundo y encabeza las estadísticas de migración de Sudamérica.

En el papel, lo que el gobierno guyanés ha hecho hasta ahora es loable: en concertación con el Fondo Monetario Internacional, se ha comprometido a administrar la riqueza petrolera de manera efectiva, creando un Fondo Soberano, fortaleciendo el régimen fiscal, aprobando una largamente esperada Ley de Petróleo y el haber establecido con éxito también una Comisión del Petróleo. Los términos que Georgetown ha ofrecido a ExxonMobil y otros accionistas podrían ser percibidos como atractivos: bajo el acuerdo de producción compartida, hasta que los accionistas recuperen su inversión inicial inicial, el gobierno recibirá el 12.5 por ciento de lo producido (luego esa tasa aumentará gradualmente). Pero es aquí donde entran en juego las luchas políticas internas.

En primer lugar, los partidos políticos de Guyana siguen más o menos líneas étnicas, con el opositor Partido Popular Progresista-Cívico (PPP-C) como representantes del pueblo indoguyanés, mientras que la coalición gobernante de los partidos  Unidad Nacional-Alianza para el Cambio son pueblo afroguyanés En segundo lugar, el sistema político tiende a favorecer a los que están en el poder: en 2015 se produjo el primer cambio en las fuerzas de gobierno desde 1992, lo que demuestra que los movimientos políticos en Guyana no son de ninguna manera automáticos (y voluntarios). En semejante panorama de poder, no es de extrañar que la oposición haya lanzado un grito de guerra por el manejo que hace el gobierno de sus recursos petrolíferos, el único facilitador fáctico del brillante futuro de Guyana.

En un país donde la corrupción es desenfrenada y profundamente arraigada en la forma en que se resuelven las cuestiones, la oposición está pidiendo la divulgación completa de la licencia de producción de petróleo firmada con ExxonMobil. Las cifras de la oposición también alegan que ExxonMobil logró forjar condiciones favorables sobornando a las figuras del gobierno, además afirman que ExxonMobil aseguró la inclusión de una cláusula en el acuerdo de ganancias compartidas que impide que el gobierno imponga nuevos impuestos o tarifas a los accionistas. Con las próximas elecciones parlamentarias en 2019, uno debería esperar que aparezca una retórica más beligerante relacionada con el petróleo en los próximos meses. Nadie irá tan lejos como para enemistarse con ExxonMobil y otros (por ejemplo la petrolera francesa Total acaba de unirse a otros en su búsqueda para unirse al rally petrolero de Guyana) directamente, pero la presión será alta.

Lo que está en juego es bastante alto debido a la fuerza revolucionaria de los ingresos petroleros. El FMI estima que en 2020-2021, cuando se produzcan los primeros barriles de petróleo, el crecimiento del PIB debería estar alrededor del 25-30 por ciento por año (en comparación con el actual 3-3.5 por ciento anual). Para ubicar las ganancias petroleras en un contexto aún más amplio, se debe observar que el FMI espera que los ingresos petroleros de Guyana lleguen a 56 mil millones de GYD (aproximadamente $ 270 millones), el 20-25 por ciento de los ingresos del gobierno en esa coyuntura en el tiempo. Si aumentar la producción de petróleo implicará la apreciación del dólar de Guyana, otros sectores de la economía que han sido cruciales hasta ahora (más notablemente, las exportaciones de azúcar y arroz) comenzarán a tambalearse, lo que aumentará aún más el papel del petróleo en la economía y la política de Guyana.

Para las compañías petroleras, la consolidación de los poderes gobernantes sería el resultado ideal: reduciría el riesgo de renegociaciones, permitiendo a las compañías llevar el petróleo de la zona costa afuera de Guyana al mercado. Sin embargo, la población guyanesa está harta de la falta de transparencia y la omnipresencia de la corrupción dentro de las élites gobernantes, por lo que puede ver las cosas de manera diferente. Por ahora, solo podemos esperar y observar si un boom petrolero transformará positivamente a la nación.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »