Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Alirio Pérez Lo Presti: El arte de seducir  

Alirio Pérez Lo Presti: El arte de seducir  

A la hora de evaluar la importancia de una cultura, poco llega a ser tan determinante como la valoración que se pueda hacer por quienes hacen arte. Los artistas que una sociedad va generando son el termómetro por el cual podemos conocer la importancia que puede tener en su contexto una determinada cultura. Contrario a lo que muchos vaticinaban, el arte todavía no ha llegado a ser global en nuestro siglo y la genialidad del individuo continúa siendo una apuesta que hace la civilización occidental. El arte individual es generador de admiración y la transgresión propia de cualquier obra sigue dando qué hablar para quienes necesitamos referentes humanos que nos recuerden que el espíritu del hombre sigue vivo y proactivo.

Lo artístico, queriendo y sin querer, forma parte de lo más valorativo de la cultura porque el buen arte tiende a crear interés, potencialidad de ser interpretado y de manera atractiva, genera cierta forma de confusión que es seductora. Dicho de otra manera, cuando lo artístico es confuso, va acompañado de un mayor grado de encantamiento.

Siempre he sentido un gran interés en tratar de comprender los fenómenos de masas. En ellos podemos dibujar y desdibujar lo humano y nos da la posibilidad de intentar interpretar elementos propios de la esencia de los seres. En ese ejercicio de tratar de descubrir aquello que nos moviliza emocionalmente, estará presente la dimensión creativa y particularmente la obra de arte como elemento fundamental de la civilización.

Por un lado, hay una mirada que hace el artista desde su obra, cuya función seductora es un propósito que se encuentra presente en los fines trazados en cualquier proyecto desde su origen. Esa seducción propia del arte es la que puede generar encantamiento o rechazo ante la persona que entra en contacto con el trabajo de cualquier creador.

Por otra parte, quien se adentra en la obra, espera ser seducido por la misma. Esa seducción termina generando fascinación y esta admiración a su vez es la que permite que el arte se perpetúe, sea trascendente y pueda sobrevivir al paso del tiempo. Cuando lo artístico es retador, controvertible y generador de expectativas, se da una triple complicidad entre quien funge como artista, la obra con toda su potencial capacidad expresiva y el sujeto cómplice de ambos, que es a fin de cuentas es el artífice de que el arte se perpetúe o sea efímero.

El ciberespacio, lejos de uniformizar mortalmente la creatividad, ha permitido exploración de otras vertientes y posibilidades intelectuales sin haber podido aplastar al arte como tradicionalmente lo conocemos. A fin de cuentas, el arte que se hace en el ciberespacio es realizado por personas, lo cual nos devuelve al recurrente asunto de que lo artístico está relacionado con la individualidad.

Si lo artístico es apreciado por las élites “entendidas” en arte, tendrá un carácter valorativo porque el consenso de la élite que conoce de arte le da ese estatus. Si lo artístico surge de lo cotidiano, tenderá a fusionarse inicialmente con lo popular para luego potencialmente ser reconocido por la cultura de élites, la cual le dará el nivel elevado que la propia obra se gana con su valor intrínseco.

Pero hay formas de arte que son capaces de impactar en el sector más popular y en los círculos más exigentes simultáneamente. Cuando fenómenos de este tipo hacen su aparición, no hay quien los detenga, y en una inusual y vertiginosa escalada, trascienden y se convierten en fenómenos de masa.

Esa manera espectacular de surgir, en la cual por consenso de intereses disímiles lo artístico genera deleite y emoción, es de las manifestaciones culturales más insólitas y suele producir enorme interés para quienes queremos darle forma a lo que ocurre en el interior de este fenómeno.

Si el lenguaje del arte es muy directo y ajeno al ocultamiento, perderá el poder potencial de generar complicidad por parte de quien se acerque a la obra. Si por el contrario, hay un halo de ocultamiento que invita a la interpretación, la obra gana porque vence al tedio y surge el asombro de quien es fascinado por lo artístico.

Lamento que la palabra “asombro” no tenga la contundencia que pudo tener hace unas cuantas décadas, porque siento que el vocablo “asombro” no tiene sustituto y lo representacional es asombroso, es aburrido o fatalmente neutro. De ahí que quien muestre asombro por una melodía, un poema, una pintura o un texto es el más perfecto cómplice del arte, porque lo artístico logra elevarse precisamente cuando es asombroso.

Cuando en una cultura se agota la posibilidad de crear, lastimosamente ha palidecido en su sapiencia y pasa a ser un tumulto de seres sin atributos, que contrarios a los impulsos vitales, son apresados por lo mortuorio, lo apesadumbrado, lo lastimoso y lo oscuro. Ocultamiento y des-ocultamiento son la esencia de lo creativo porque son las bases de la seducción, y sin la capacidad de cautivar, no existe arte capaz de trascender.

 

@perezlopresti

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »