Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Omar Ávila: El carnet de la Patria, apartheid y dominación

Omar Ávila: El carnet de la Patria, apartheid y dominación

Con la ayuda de “gobiernos amigos” Nicolás Maduro ha desarrollado este instrumento de identidad paralelo, también llamado “Carnet Socialista”, dotado de QR o código de barras de matriz que contiene la información en cuanto a localización de residencia, centro donde la persona vota, ingresos, estado de salud, carga familiar y demás datos importantes para el evidente control social, político, económico y electoral de sus portadores.

Es el llamado Carnet de la Patria, concebido como el mecanismo de discriminación y control, mediante el cual el gobierno se sirve para “reconocer” a los “verdaderos” patriotas fieles en aras de garantizar votos cautivos a su favor. Quienes no lo poseen, quedan excluidos de sus derechos y garantías constitucionales para acceder a medicamentos, atención hospitalaria, acceso a subsidios, como el caso de las bolsas CLAP, asignación de pensiones o los bonos compra-votos que se transfieren a quienes posean este instrumento de dominación e identificación.

Sumado al hecho político-electoral de la inscripción exprés del partido “Somos Venezuela”, supuestamente constituido por todos los portadores de esa herramienta de control social, político y económico.

Estas acciones constituyen una  violación permanente de los derechos humanos de los ciudadanos.

El gobierno de Maduro ejecuta el despojo, tanto de la nacionalidad, como de su humanidad y execra  y condena sus opositores y a quienes no comulgan con su política de mantenerse en el poder a toda costa, grupo que según encuestas, constituye una mayoría ya que la gestión de Maduro tiene 75% de rechazo.

La declaratoria y distintas prórrogas del estado de excepción y el carnet de la patria se constituyen en una “guerra civil legal” contra su propia población, que le permite la eliminación de todo derecho y garantía constitucional, no sólo a los adversarios políticos, sino al sector mayoritario de ciudadanos que lo rechaza, debido al desastre en que sumido a uno de los países con mayores potenciales del hemisferio.

En general, los países se dotan de leyes y gobiernos que garantizan la seguridad jurídica a sus ciudadanos, mientras las empresas no requieren de controles feroces. Los gobiernos totalitarios y dictatoriales incrementan sus mecanismos de dominio a medida que se ponen de espaldas a sus pueblos y estos los rechazan.

El gobierno de Maduro siente que el carnet de la Patria es efectivo porque muchos ciudadanos lo han tramitado y esperan que eso se traduzca en votos, el día de las elecciones presidenciales.

No obstante, y a pesar de lo “efectivo” que puedan parecerle al gobierno venezolano, sus métodos de control y dominación, la inflación, el no acceso a alimentos, ni medicamentos, efectivo y demás necesidades básicas, mantienen al rojo vivo la crisis humanitaria compleja.

Esta situación y atrocidades en la que nos encontramos sumergidos, conlleva en consecuencia a la reacción por parte de la comunidad internacional, a partir del derecho internacional humanitario, de activar la obligación de proteger a nuestra población que sufre hambruna, hiperinflación, y escasez crónica de cualquier bien o servicio para su supervivencia.

Estamos frente a una política de exclusión, discriminación y segregación, un Apartehid. Nos parecemos a los peores momentos de la Suráfrica que Mandela liberó.

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »