Inicio > Interés > Estados Unidos expulsa a 60 diplomáticos rusos por caso de espía envenenado

Estados Unidos expulsa a 60 diplomáticos rusos por caso de espía envenenado

La medida, represalia por el ataque químico en Reino Unido, afecta a 48 empleados de la embajada y 12 de la misión de la ONU en Nueva York. Tienen siete días para abandonar el país.

Europa y Estados Unidos anunciaron este lunes la expulsión de casi 120 diplomáticos rusos afincados en sus territorios como represalia por el intento de asesinato con un agente químico del espía Serguéi Skripal en Reino Unido. Con esta respuesta coordinada, a la que se sumaron Ucrania y Canadá, ambos bloques dejan claro que avalan la versión británica de que Moscú está detrás del incidente registrado en Salisbury. Bruselas sugiere que habrá más reprobaciones. El Kremlin prometió reciprocidad a las medidas anunciadas por Occidente en medio de un clima de tensión que recuerda al de la Guerra Fría.

Washington impone la medida más dura impulsada hasta ahora por la Administración de Donald Trump contra el Kremlin. Los 60 supuestos agentes de inteligencia señalados y sus familias tienen siete días para abandonar el suelo estadounidense. La expulsión afecta a 12 empleados de la misión rusa en Naciones Unidas, ubicados en Nueva York, y a 48 de la embajada en Washington y otras legaciones. El Gobierno norteamericano también ha pedido a Moscú que cierre su consulado de Seattle, en el noroeste del país, alegando su proximidad a la fábrica de aviones Boeing y a una base de submarinos.

Las sanciones se dieron a conocer de forma casi simultánea a ambos lados del Atlántico. Hasta 14 países de la UE adoptaron castigos diplomáticos similares, con el resultado de al menos 33 expulsiones decretadas. Con el paso inicial de Reino Unido, más de la mitad de los Estados europeos (incluidos los principales) se han adherido ya a este enfoque, que afecta por ahora a 56 diplomáticos. También Australia ha anunciado el martes que expulsará a dos diplomáticos rusos “no declarados de inteligencia”, según informa Reuters, y Macedonia ha expulsado a un diplomático de la Embajada rusa en Skopje. Además del ataque químico en Reino Unido, a Rusia se la responsabiliza de interferir en Europa y en Estados Unidos con el ánimo de dinamitar la confianza en las instituciones, algo que el Kremlin siempre niega.

“Estados Unidos adopta esta medida en coordinación con nuestros aliados de la OTAN en el mundo en respuesta al uso por parte de Rusia de un arma química militar en suelo de Reino Unido, lo último en su permanente patrón de desestabilizar actividad en el mundo”, recalcó la Casa Blanca en un comunicado.

El pasado 4 de marzo, el espía ruso Skripal y su hija fueron envenenados con gas nervioso de producción rusa en la localidad británica de Salisbury. El Gobierno de Theresa May acusó a Rusia formalmente por envenenamiento y decretó la expulsión de 23 diplomáticos, así como la suspensión de todo contacto de alto nivel con Moscú. Aunque no se encontró relación, aumentó la tensión la muerte del exiliado ruso Nikolai Glushkov el 12 de marzo en su casa de Londres, un suceso que la policía investiga como homicidio.

En Estados Unidos esta es la segunda gran ronda de expulsiones de diplomáticos rusos en año y medio. En diciembre de 2016, los últimos días de la era Obama, la Casa Blanca impuso duras sanciones a cuenta de la injerencia en las elecciones presidenciales, echando a 35 agentes de inteligencia y sus familias adscritos a la Embajada de Washington y al Consulado de Los Ángeles.

Esta vez hay más agentes de inteligencia en vías de expulsión, pero el presidente estadounidense es ahora un hombre que no ha dejado de expresar simpatía por Putin, pese a que el pasado 15 de marzo se impusieron nuevas sanciones por esas interferencias. La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, señaló que los diplomáticos expulsados “se implicaron en actividades de espionaje que son adversas para nuestra seguridad nacional”. Y agregó: “Han utilizado armas químicas en las fronteras de uno de nuestros más próximos aliados”.

Medidas adicionales

En el club comunitario, fue el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el encargado de comunicar el grueso de las medidas, a las que se sumó Ucrania —fuertemente enemistado con Rusia— con la expulsión de 13 representantes rusos. Tusk quiso alzar la voz para anunciar una reacción más enérgica que la adoptada por la UE en su conjunto la semana pasada. Entre los países que tomarán esas represalias diplomáticas están Francia, Alemania, España, Italia, Polonia, República Checa, los tres Estados bálticos, Holanda, Dinamarca y Finlandia. El movimiento replica el de Reino Unido, que decretó expulsiones tras considerar “altamente probable” que el Kremlin estuviera detrás del incidente de Salisbury.

“Como consecuencia directa del Consejo Europeo de la semana pasada, 14 Estados han decidido ya expulsar a diplomáticos rusos. No se excluyen medidas adicionales en los próximos días o semanas, incluidas más expulsiones en este marco común de la UE”, avanzó el líder del Consejo.

El eje francoalemán —especialmente impulsado por el presidente francés, Emmanuel Macron— ha sido el más activo en cuanto al alcance de la medida. Ambos países expulsarán a cuatro diplomáticos cada uno, el mismo número que Polonia, un Estado con enormes recelos hacia Rusia. “En solidaridad con nuestros socios británicos, hemos notificado a las autoridades rusas nuestra decisión de expulsar del territorio francés a cuatro personas rusas con estatus diplomático, en el plazo de una semana”, señaló el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, en un comunicado.

Lituania y República Checa expulsarán a tres miembros de la legación rusa, mientras España, Italia, Holanda y Dinamarca retirarán las credenciales a dos miembros. Suecia, Estonia, Letonia, Finlandia y Croacia, con representaciones más pequeñas, comunicarán la expulsión de un solo miembro. “Esto es otro desafío al orden internacional por parte de Rusia. Por eso debemos actuar”, argumentó el primer ministro sueco, Stefan Löfven.

Como club comunitario, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE solo fueron capaces de acordar la llamada a consultas del embajador europeo ante Moscú, Markus Ederer, ya de vuelta en Bruselas. Pero la intensa presión que ejerció May sobre sus colegas logró elevar el nivel de la respuesta en las capitales europeas. Incluso en Roma o Madrid, inicialmente reacias a castigos diplomáticos hasta que concluyeran las investigaciones oficiales sobre el ataque con gas neurotóxico.

El País

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de