Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Cristina Urdaneta, la joven violada y estrangulada por un pastor

Cristina Urdaneta, la joven violada y estrangulada por un pastor

Se fue con sueños de ser médico

“Seguí tu ejemplo papí, ya me gradué del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces)”, dijo hace cinco meses Cristina Urdaneta a su padre, quien se gana la vida como Cheff Internacional. Tenía solo 15 años, pero una vida llena de metas muy sólidas. Antes de aprender a caminar iba en los brazos de su madre a la iglesia Apostólica de Jesucristo.  Bajo esa ideología creció llena de sueños,  pretendía seguir su formación culinaria. La danza en honor a Dios era su próximo objetivo. Aunque reservada y discreta, era determinada y responsable, lo habría logrado, de no ser porque el pastor de otro templo evangélico cercano a su hogar la estranguló con una correa, tras violarla.
El final de Cristina más que trágico, es un sin sabor permanente. A sus padres aún les queda como recuerdo de su excelencia los muchos boletines con calificaciones eximidas, ninguna inferior a 18 puntos. Trabajaba duro para lograr el índice académico que le abriría paso en la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia (LUZ), y en la prueba Opsu que presentó mientras cursaba la primera etapa de su cuarto año de bachillerato se evidenció el resultado de su esfuerzo.

Cristina esperaba bautizarse en un mes bajo la fe que profesaba para incorporarse de manera formal al grupo de danzarinas de su iglesia. Tanto como salvar vidas anhelaba apuntar sus manos al cielo al ritmo de la música cristina para rendirle pleitesía a su Dios. Alegre y reservada siempre tenía la mejor aptitud ante todo.

Sus compañeros de clases la recuerdan como una guía. Ávida en el arte del estudio, siempre les tendía una mano amiga a aquellos que no lograron comprender mucho en el aula. Estaba próxima a culminar el último eslabón del bachillerato en la escuela Humberto Gotera, en el barrio Villa Sur, para avanzar a su sueño de salvar vidas.

La joven, que apareció dentro de la casa de su verdugo, David Andrés Coronel Albornoz, de 37 años, en la avenida 49E con calle 184 del barrio Villa Caujaro, San Francisco, la noche del martes.  Él se habría entregado intentando difamar a la jovencita. Luego, detalló que la estranguló con una correa porque esta se negó entregarse a él de forma voluntaria.

Desde la capilla velatoria San Alfonso, en Primero de Mayo, sus cinco hermanos menores y su madre, rodeados de familiares y allegados rodearon el féretro que contiene su cuerpo. La calidad humana que tenía la niña no hablaba en sus palabras, se inmortalizó en sus acciones. Siempre dispuesta a colaborar en su casa, a apoyar a sus seres queridos. Al terminar de estudiar, realizaba los quehaceres del hogar. También cocinaba junto a su padre dulces de fiesta, elaboraban chicha, masa de maíz y otros alimentos para  venderlos y así hacerle frente a la crisis económica. Lo que no se vendía desde casa, Cristina lo tomaba y salía a promocionarlo en las calles.

La noche que Coronel la rapto, la pequeña habría salido de casa con un par de chichas para la venta. El depredador presuntamente la tenía precisada. En medio de un apagón aprovechó la oscuridad para meterla a su casa a la fuerza. La historia la revivió su progenitor, Nestor Montiel. Agregó que hoy la van a enterrar en horas de la tarde en el cementerio El Edén.

Cactus24 / (29/03/2018).

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »