Inicio > Economía > ¿Equipar una casa?

¿Equipar una casa?

Adquirir un artículo de línea blanca o marrón es casi imposible hoy en día, a propósito de sus altos costos. Una plancha, que es lo más barato en el mercado, supera los 3.000.000 de bolívares

Eliecer Mendoza y Andreina Abreu planean casarse en mayo de 2018. Para esa fecha convinieron el alquiler de un apartamento, a propósito de que los actuales inquilinos se van del país.

Resultado de imagen para Tienda de electrodomésticos venezuela

Desde el mes de enero de este mismo año la joven pareja recorre diferentes establecimientos comerciales para equipar lo que será su hogar, sin embargo “los precios de los artefactos electrodomésticos cada vez nos espantan y deprimen más”.

“Como dice el ‘el que se casa, casa quiere’, así que aunque tenemos la posibilidad de vivir con mis padres, aspiramos a mudarnos solos, pero nuestros ahorros apenas nos permiten comprar una plancha”, indicó Mendoza.

El muchacho, de 28 años, es operador de radio y su novia, de la misma edad, trabaja en un organismo del Gobierno como asistente administrativo. El salario mensual de ambos se redondea en  Bs. 3.800.000 y llegan casi a los Bs. 5.000.000 vendiendo tortas y otros dulces los fines de semana.

“Hemos pensado negociar una cocina eléctrica de una hornilla y lavar la ropa en casa de nuestros padres o nos tocará hacerlo a mano porque adquirir una lavadora es imposible, ya que su costo supera los 60.000.000 de bolívares”, señaló Abreu.

El televisor que usarán en casa, una vez que contraigan matrimonio, es el mismo que hoy tiene Eliecer en su habitación. “Es un pantalla plana que me regaló mi papá en diciembre de 2016. Actualmente así funcionan las cosas, la ayuda económica de nuestros padres es fundamental para formar una nueva familia, pues lo que uno gana solo alcanza para medio comer”, acotó el operador.

Las dificultades que enfrentan Eliecer y Andreina para equipar su casa la sufren la mayoría de las parejas jóvenes del país que dependen de un salario debido a los altos precios en que se cotizan los electrodomésticos.

Lo costoso de estos aparatos y la poca demanda, como consecuencia del bajo poder adquisitivo del venezolano, ha llevado a muchos comerciantes a cambiar de ramo. Antonio Benítez tenía un negocio en la ciudad de Santa Teresa del Tuy, estado Miranda.  Luego de 25 años, lo cerró en enero de 2018. “Era  difícil reponer la mercancía, ni siquiera podía comprar los artefactos básicos, además de que las ventas se vinieron en picada y el trabajo dejó de ser rentable”, indicó.

Antes de bajar la santamaría Benítez  probó suerte con la venta de artículos usados, pero tampoco le resultó. “Tuve una mala experiencia con la venta de un horno eléctrico, de segunda mano, que se quemó a la semana y el cliente regresó molesto”.

Benítez considera que hoy en día es muy difícil ser comerciante, debido a la hiperinflación que existe en el país: “La gente solo tiene dinero para comprar comida y mientras tanto los estantes de los negocios se van quedando vacíos porque es cuesta arriba adquirir de nuevo la mercancía. Lo que uno compra hoy a un precio, la semana que viene cuesta el doble; así no se puede trabajar; los comerciantes estamos quebrados”, afirmó.

Lo que dice Benítez se evidencia en los diferentes establecimientos comerciales visitados por “El Pitazo”. Muy pocos productos se observan a la venta, la variedad de marcas también es escasa y los precios impresionan a los clientes. “Muchos compradores preguntan si damos crédito, pero eso era antes, ahora no se puede trabajar bajo esa modalidad”, indicó Gabriel Sánchez, empleado de un establecimiento comercial.

El pitazo

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de