Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Arturo Molina: La indiferencia

Arturo Molina: La indiferencia

El ambiente político internacional se endurece contra régimen de Nicolás y anuncia desde la República de Panamá sanciones a cincuenta y cinco funcionarios del oficialismo, leyéndose entre varios argumentos los concernientes al lavado de dinero, hasta el financiamiento al terrorismo, a través de 16 empresas cuya propiedad son del entorno de la pareja presidencial (ya tienen dos familiares presos por narcotráfico en Estados Unidos).  Nada fácil para el oficialismo y su partido político PSUV – Somos Venezuela.

En encuentros internacionales son rechazados por ilegítimos los llamados representantes de la ANC. El señor Nicolás no goza de invitación para cumbre de las Américas, y recibe amenaza de ponerlo preso si entra a cielo peruano. Diputados del Parlamento Europeo demandan sanciones fuertes contra personalidades del régimen. Los Gobiernos democráticos del mundo claman por la libertad de los venezolanos. La diáspora no tiene color político, está estructurada por el hambre y la miseria impuesta por el régimen totalitario acuñado con el slogan socialismo siglo XXI.

El enredo en que se encuentra el régimen a lo interno y externo los lleva a asumir acciones que deja duda con respecto a las mismas. Desde hace años se viene especulando en redes sociales y medios de información convencionales el tema del oro que sirve como soporte a las reservas internacionales del país. La repatriación del mismo, ordenada por el extinto presidente Chávez, (con base al nacionalismo por él sostenido para aquel entonces), creó atmósfera de misterio con respecto al lugar en que se encontraba en resguardo. Ahora nuevamente entra en escena, y se coló en las redes el traslado a otra nación, pero no hay información oficial al respecto, como tampoco existe pronunciamiento sobre la masacre a los privados de libertad que se encontraban en cárcel de Carabobo.

El titubeo del oficialismo genera interrogantes ¿A que teme el régimen que apresuradamente saca del país más de dos toneladas de oro que es patrimonio de los venezolanos? ¿Quién o quiénes dieron el aval para tal acción? ¿Acaso hay temor a que el oro sea sustraído y desaparecido por la delincuencia? ¿Cuáles son las garantías de que el oro va a ser resguardado como propiedad venezolana en país al que fue trasladado? ¿Se respeto el marco legal establecido para tal decisión? ¿Lo trasladaron para su resguardo o simplemente lo están  desapareciendo al igual que con los más de veinticinco mil millones de dólares evaporados solo en 2013?

La entrega del Arco Minero a factores extranjeros violando normativa legal, y el descuido por parte del régimen al reclamo de territorio venezolano en disputa legal durante décadas, debe prender las alarmas a los venezolanos. La crucifixión de JESUCRISTO lo aprobó la minoría, porque la mayoría fue INDIFERENTE.

El ambiente político internacional se endurece contra régimen de Nicolás y anuncia desde la República de Panamá sanciones a cincuenta y cinco funcionarios del oficialismo, leyéndose entre varios argumentos los concernientes al lavado de dinero, hasta el financiamiento al terrorismo, a través de 16 empresas cuya propiedad son del entorno de la pareja presidencial (ya tienen dos familiares presos por narcotráfico en Estados Unidos).  Nada fácil para el oficialismo y su partido político PSUV – Somos Venezuela.

En encuentros internacionales son rechazados por ilegítimos los llamados representantes de la ANC. El señor Nicolás no goza de invitación para cumbre de las Américas, y recibe amenaza de ponerlo preso si entra a cielo peruano. Diputados del Parlamento Europeo demandan sanciones fuertes contra personalidades del régimen. Los Gobiernos democráticos del mundo claman por la libertad de los venezolanos. La diáspora no tiene color político, está estructurada por el hambre y la miseria impuesta por el régimen totalitario acuñado con el slogan socialismo siglo XXI.

El enredo en que se encuentra el régimen a lo interno y externo los lleva a asumir acciones que deja duda con respecto a las mismas. Desde hace años se viene especulando en redes sociales y medios de información convencionales el tema del oro que sirve como soporte a las reservas internacionales del país. La repatriación del mismo, ordenada por el extinto presidente Chávez, (con base al nacionalismo por él sostenido para aquel entonces), creó atmósfera de misterio con respecto al lugar en que se encontraba en resguardo. Ahora nuevamente entra en escena, y se coló en las redes el traslado a otra nación, pero no hay información oficial al respecto, como tampoco existe pronunciamiento sobre la masacre a los privados de libertad que se encontraban en cárcel de Carabobo.

El titubeo del oficialismo genera interrogantes ¿A que teme el régimen que apresuradamente saca del país más de dos toneladas de oro que es patrimonio de los venezolanos? ¿Quién o quiénes dieron el aval para tal acción? ¿Acaso hay temor a que el oro sea sustraído y desaparecido por la delincuencia? ¿Cuáles son las garantías de que el oro va a ser resguardado como propiedad venezolana en país al que fue trasladado? ¿Se respeto el marco legal establecido para tal decisión? ¿Lo trasladaron para su resguardo o simplemente lo están  desapareciendo al igual que con los más de veinticinco mil millones de dólares evaporados solo en 2013?

La entrega del Arco Minero a factores extranjeros violando normativa legal, y el descuido por parte del régimen al reclamo de territorio venezolano en disputa legal durante décadas, debe prender las alarmas a los venezolanos. La crucifixión de JESUCRISTO lo aprobó la minoría, porque la mayoría fue INDIFERENTE.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »