Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Hiram Gaviria: “Estas elecciones agravarán la crisis”

Hiram Gaviria: “Estas elecciones agravarán la crisis”

A escasas horas de una breve conversación con el Papa Francisco y de una reunión de una hora con el número dos del Vaticano, Monseñor Pietro Parolin, el dirigente opositor Hiram Gaviria contó a PANORAMA, desde Roma, contó que “la posición de la Iglesia Católica sobre Venezuela es única e inequívoca: desean un cambio en nuestras políticas públicas”.

Acerca del escenario de las elecciones presidenciales Gaviria no es optimista: “Esas elecciones no serán reconocidas, ni dentro ni fuera del país, y agravarán nuestra crisis estructural”. Aunque insiste que el diálogo “nunca” es un capítulo cerrado “es la vía para resolver nuestros problemas”.

—¿Qué planteamiento sobre Venezuela le hizo usted al Papa?

—En nuestra breve conversación fui muy preciso: Agradecerle su preocupación, la del Vaticano y su Nunciatura en Caracas, la de la Conferencia Episcopal Venezolana y en general la de la Iglesia Católica, por el drama socioeconómico y humanitario que estamos viviendo en nuestro país. Rogarle sus buenos oficios para que el Gobierno permita la ayuda internacional en alimentos y medicinas. Que haga un llamado de atención a los países que hoy acogen a los centenares de miles de compatriotas que están emigrado para que haya hacia ellos un trato respetuoso, recíproco a la generosidad que en el pasado brindamos a gentes que huían de las guerras o las dictaduras.

—Monseñor Parolin conoce muy de cerca la situación de nuestro de país, ¿qué logró conversar con él?

—Conoce muy, pero muy bien a nuestro país y lo que aquí ocurre. Fue Nuncio en Venezuela del 2009 al 2013. Viajó por todo el pais. Hizo amigos acá y presta mucha atención al acontecer nacional. Con él hablé durante una hora y pude evidenciar que la posición de la Iglesia Católica sobre Venezuela es única e inequívoca: desean un cambio en nuestras políticas públicas a fin de frenar la pobreza y el deterioro de la calidad de vida, así como el éxodo masivo y la pérdida de valores ciudadanos. También, mostró su disposición a contribuir al diálogo sincero y concreto que nos saque de esta hora aciaga. Él ha sido muy preciso en cuanto a lo qué habría que hacer en Venezuela. Basta releer su carta al Gobierno venezolano de fecha 1/12/2016 y los 4 puntos que en ella planteaba: ayuda en alimentos y medicina, cronograma electoral claro y transparente, reconocimiento a la Asamblea Nacional y libertad de los presos políticos.

—¿El diálogo es un capítulo cerrado ?…

—No. Nunca. El diálogo es la vía para resolver nuestros problemas. Pero un diálogo sincero y con garantías de cumplimento de lo que allí se acuerde. Lamentablemente, el Gobierno ha utilizado el diálogo de manera engañosa y perversa. Tanto en las conversaciones de 2014, 2016 y 2018, el propósito del Gobierno fue ganar tiempo y dividir a la oposición, pero no acordar salidas consensuadas a nuestra pavorosa crisis.

—La ONU aparentemente no enviará una misión para observar el proceso electoral, ¿cuál cree usted sea el obstáculo por el que sería rechazada la solicitud de Venezuela?

—La ONU, la Unión Europea y otras instituciones que hacen observación internacional tienen un protocolo muy serio y estricto para aceptar participar en procesos electorales: que haya el tiempo suficiente (al menos 5 meses antes de la elección), que sean invitados por las partes en  competencia (Gobierno y oposición), que puedan revisar el registro electoral, hacer auditorías, supervisar el uso de recursos públicos en la campaña electoral, que haya garantías a la participación de todos las partidos políticos, etc. Visto lo atropellado e irregular del proceso del 20 de mayo y dado que las exigencias de la ONU que venimos de mencionar no estaban garantizadas, era de esperarse que no vinieran, ni ellos ni ninguna institución que tenga prestigio y reconocimiento internacional.

—Las elecciones del 20 de mayo han sido las más cuestionadas en los últimos años, ¿cuál es su opinión?

—Por lo que acabamos de decir, además del hecho de haber sido convocadas por un organismo sin legitimidad de origen, como lo es la Asamblea Constituyente, y porque quien resulte “ganador” tendrá la dicotomía de presidente electo y presidente en ejercicio, entre otros considerandos, esas elecciones no serán reconocidas, ni dentro ni fuera del país, y agravarán nuestra crisis estructural

—¿Qué le dice a los abstencionistas…?

—A los venezolanos todos: que merecemos y debemos luchar por elecciones libres, transparentes y competitivas.

—¿Qué tanto ha surtido efecto, la reacción de la comunidad internacional sobre este proceso electoral porque el CNE sigue en pie con el cronograma?

—Nunca antes un país había sido escrutado por la comunidad internacional como la Venezuela de hoy en día. Somos, lamentablemente, la referencia de lo que no se debe hacer desde el Gobierno: destrucción de la economía, de la infraestructura física, de los servicios, de las finanzas públicas, de las instituciones. Somos una tragedia que día a día cobra vidas por el hambre, la falta de medicinas, la corrupción y el éxodo de compatriotas, especialmente de jóvenes. Ese gobierno, responsable de esta tragedia, pretende mantenerse en el poder a través de elecciones fraudulentas. La comunidad internacional democrática no reconocerá esas elecciones y eso agravará la crisis, lamentablemente.

—¿Cuál es su valoración de la candidatura de Falcón?

—No me corresponde hacer juicios de intención sobre las motivaciones de Henri Falcón de participar en un proceso cuestionado por las instituciones más representativas de la sociedad  democrática venezolana (principales partidos de oposición, académicas, empresarios, gremios, sindicatos, iglesias, estudiantes, intelectuales, comunicadores sociales, artistas) así como por la comunidad internacional (Unión Europea, Grupo de Lima, Estados Unidos, países vecinos). Además, por el venezolano de a pie que no confía ni en el Gobierno, ni en el CNE. Lo que sí opino, políticamente, es que Henri Falcón no tiene ninguna posibilidad de revertir el fraude que está en curso (y que lo evidenciamos en las pasadas elecciones regionales, por ejemplo en el caso de Andrés Velásquez). Le pediría a Henri Falcón, a quien estimo y respeto, y quien es a mi juicio una referencia de primera línea en los acontecimientos políticos a venir, que evalúe su candidatura y considere su retiro.

—La oposición terminó dividida, implotó…

—Hemos cometido muchos errores, principalmente el de la premura, el inmediatismo y los planes personales y partidistas. Nos ha faltado una propuesta alternativa y concreta de qué hacer con Venezuela al término de esta pesadilla. Aún cuando, modestia aparte, nuestro partido Unión y Entendimiento Puente propuso, desde su nacimiento en septiembre de 2015, su proyecto 20 Puntos para Venezuela.

—Y el Frente Amplio es la oposición con otra cara, una nueva Coordinadora Democrática…

—Puente apoya todo esfuerzo unitario de la sociedad democrática venezolana. El Frente Amplio puede ser un camino exitoso, si los principales partidos de la MUD no lo secuestran.

—Pareciera que, incluso, el chavismo crítico o disidente ocupa en este momento los espacios de la oposición convencional…

—Más temprano que tarde todos quienes adversamos este régimen y queremos una sociedad libre, próspera, encausada en la Constitución y el Estado de Derecho, vamos a coincidir en propósitos y actuaciones. En medio de esta tragedia, se abren las posibilidades de un cambio político.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »