Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jesús Alexis González: 25 años sin Economía Política y Políticas Económicas, y no se visualizan cambios

Jesús Alexis González: 25 años sin Economía Política y Políticas Económicas, y no se visualizan cambios

La Economía Política hace referencia a la parte de la ciencia económica que se encarga de estudiar sus Leyes y de actuar sobre ellas para modificarlas en favor de la sociedad a la luz de la instrumentación de Políticas Económicas que regulan los hechos económicos; equivalente a la forma como el Estado interviene en la vida económica con el fin ulterior de desarrollar el bien común mediante la aplicación de las leyes de producción, distribución, cambio y consumo como medios para alcanzar el bienestar social en respuesta a las relaciones voluntarias de los ciudadanos en pro de mejorar su forma de vida.

Las Políticas Económicas, son aquellas estrategias que aplica un Gobierno en aras de conducir la economía del país hacia resultados específicos con visión de progreso socio-económico, haciendo uso de variadas herramientas relacionadas con la Política Monetaria:  conjunto de medidas emitidas por la Autoridad Monetaria (Banco Central) teniendo como objetivo principal alcanzar y mantener la estabilidad del valor del dinero, como requisito  para equilibrar los precios y consecuentemente controlar la inflación; con la Política Fiscal: conjunto de instrumentos que aplica el Estado para recaudar ingresos que luego destina a la función pública con el propósito de darle solidez al sistema económico mediante el impulso al empleo productivo a través de los recursos dirigidos a inversiones públicas en aras de un aumento de la renta nacional; con la Política Cambiaria: lineamientos  instrumentados para regular el comportamiento de la moneda nacional con respecto a las externas, al tiempo de controlar el mercado cambiario de divisas con la finalidad de administrar el tipo de cambio; con la  Política de Deuda Pública, vinculada con el conjunto de directrices y orientaciones que rigen el aumento o disminución de las obligaciones financieras del Estado a la luz de distintas modalidades como Letras del Tesoro, Bonos y Obligaciones; así como para armonizar su horizonte de pago. Es de acotar, que en una situación de déficit fiscal el Gobierno en lugar de aplicar profundos ajustes económicos,  se limita, en la mayoría de los casos, a la destructiva  emisión suplementaria de moneda nacional sin el obligatorio respaldo de divisas y/o bienes producidos en el país causando de tal forma una devastadora presión inflacionaria; con la Política de Inversión: conjunto de directrices establecidas a efectos de regular la adquisición, monto y destino de bienes y servicios por parte del Estado, en pro de la modernización o ampliación de la estructura pública nacional a fin de contribuir con el incremento del patrimonio nacional muy especialmente a lo atinente a la generación de riqueza.

A tenor de lo expuesto, y  apegados a la historia entendida como un estudio sistematizado de los hechos más importantes y trascendentes del pasado, así como desligados de cualquier sesgo político-partidista; puede afirmarse que en Venezuela, prácticamente, el único y último Plan aplicado en aras de la intervención del Estado para conducir la economía en favor del bienestar social sustentado en la simbiosis (relación de apoyo mutuo) Economía Política-Políticas Económicas fue el instrumentado  durante el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez (1989-1993), teniendo como norte la reducción del tamaño del Estado y a la  expansión del aparato productivo privado nacional  en un contexto de eficiencia que les permitiera la inserción competitiva en el comercio internacional.  Es así, que en febrero 16 de 1989 el Presidente de la República, luego de transcurridos 14 días de su mandato anunció un Plan de Medidas Económicas en conjunto con un Programa Social Compensatorio   en un escenario de compleja problemática económica, social y de inestabilidad política que hacía necesario la inmediata aplicación de reformas radicales. Vale citar, que la instrumentación del “gran viraje” sufrió severos contratiempos tal como el denominado Caracazo acaecido entre el 27/02 al 08/03 de 1989 a solo 25 días de iniciado el período presidencial; y los dos golpes de Estado de 1992 (4 de febrero y 27 de noviembre); a pesar de lo cual a la mitad del período presidencial ya se notaban efectos positivos.

El Plan de Medidas Económicas de CAP  contemplaba, entre otras, las siguientes: refinanciamiento y reestructuración de la deuda pública externa; eliminación del control de cambio; eliminación de la Oficina de Régimen de Cambios Diferenciales (RECADI); congelamiento de cargos en la administración pública; incremento del precio de la gasolina; reforma fiscal; disminución de aranceles; reducción del proteccionismo industrial; impulso a la descentralización, incremento en el precio del transporte público; liberación de las tasas de interés; liberación de precios (a excepción de 18 renglones de la cesta básica); reducción del déficit fiscal a un 4%; privatización de algunas empresas del Estado. En el Programa Social Compensatorio se incorporó: creación de la Comisión Presidencial para la lucha contra la pobreza; subsidio directo a los productos de la cesta básica; beca escolar; beca alimentaria estudiantil; cargos en la administración pública para bachilleres; dotación gratuita de uniforme y útiles escolares; hogares de cuidado diario; plan de consolidación de barrios; plan de préstamos a microempresas; ampliación y consolidación de la red ambulatoria de salud; mamá arepa; vaso de leche escolar; suministro gratuito de leche en polvo; entre otros.

En contraste, y cara al hasta ahora “simulacro electoral”, en materia de la formulación de un Plan para la reconstrucción de Venezuela se observa tanto un silencio cómplice por parte de quien solo puede mostrar una catástrofe nacional; como un reduccionismo conceptual estratégico de aquellos otros que asumen que en política es más importante la percepción que la realidad y por tanto se limitan a expresar de forma descontextualizada “atractivas” propuestas cargadas de inviabilidad temporal y de populismo demagógico, tales como: Paquete Económico Expansivo (¿?); dolarización de la economía y el salario;  generar salarios altos hasta por un mínimo  de US $ 400/mes; desmontar con inmediatez el control de cambio; flexibilizar los controles de precio; subsidio directo a la familia mediante una “tarjeta solidaria”; estimular la inversión privada en la industria petrolera y eléctrica;  solicitud de préstamos a los organismos internacionales por al menos US$ 12.000 millones para reactivar PDVSA; reducir el pago del servicio de la deuda mediante conversaciones con los tenedores de bonos; negociar préstamos en dinero con China, Rusia e India sin compromisos colaterales; entre otras.

Reflexión final: Con la llegada al poder del castro-chavismo-madurismo, se interrumpió lo que durante 30 años fue un modelo de democracia estable y consolidada que “nos hacía felices sin darnos cuenta”, a la cual renunciamos en favor de una utopía socialista-comunista-totalitaria reductora de libertad y progreso. Aún estamos a tiempo de unirnos para recuperar nuestra DEMOCRACIA.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de