Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Ángel Borrego: Dante en Margarita

José Ángel Borrego: Dante en Margarita

Uno que ha hecho periodismo político por varias décadas, que tuvo ocasión de conversar sobre el tema con los más connotados líderes políticos del país y que miró desarrollarse aquella pléyade dirigente que sustituyó (solo generacionalmente) a los Padres Fundadores de la democracia, no logra comprender cómo es que el liderazgo chavista, con todas las oportunidades posibles (o eso creemos percibir) no descuella con la propulsión que aspiran, no sus liderados, sino sus pueblos. Quizás el desgaste interno es de tales proporciones que impide que se distingan los árboles en medio de un bosque tan tupido, por protagonismos superfluos e improductivos.

Quisiéramos referirnos en esta ocasión a Dante Rivas, margariteño destacado en cúpulas oficialistas e hijo de un trabajador nativo de la isla a quien tuve el placer de conocer en una playa margariteña. Dante ha sido ficha dilecta de Hugo Chávez así como de Maduro. Es apreciado en su tierra por tirios y troyanos según recogemos de diversas opiniones. Líderes como Morel Rodríguez prodigan óptimos conceptos sobre Dante. Aun sus oponentes acérrimos en política lo perciben cual caballero. En síntesis, si se lo propusiera Dante Rivas podría, en especial en la ocasión presente, legar a Nueva Esparta una obra imperecedera…sin esfuerzo, que es muy necesaria.

Hemos profundizado con muchos margariteños sobre la crisis que se aferra sin compasión en la humanidad de los neoespartanos. Jamás hemos perdido el vínculo que nos une a la bella ínsula y su extraordinaria gente. Y nos place saber que existe correspondencia en la amistad que cosechamos en aquél estado. De allí que, antes como periodistas y siempre como venezolanos, hemos intentado, con mezquino éxito, aportar ideas para el progreso y desarrollo neoespartano. Siempre, diría El Quijote, topamos con incomprensiones y taludes sordos. Pero andamos…

Quizás para no cejar hemos intentado acceder a Dante el de Margarita, ya que en su rol de Protector del Estado podría hacer mucho con pocos recursos si su vocación por servir es más que política. Hasta ahora no hemos atinado al recadero y por ende tampoco se ha podido insumir a Dante sobre ideas productivas que no requieren de dineros del Estado. (Tal vez por ello resultan poco atractivas para ciertos mensajeros que antes ocupamos, no todos). Nos mueve, lo repetimos, el afecto hacia Margarita, Coche y sus hijos. Cuando estuvo en nuestras manos obtuvimos uno que otro logro con la sola herramienta de buenos amigos y un periódico dirigido con solidaridad hacia un lector preocupado por su familia, por sus islas y por su futuro.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »