Inicio > Regional > Ola de robos con inseguridad en iglesias y hospitales se desata en Carúpano

Ola de robos con inseguridad en iglesias y hospitales se desata en Carúpano

El busto del Presbítero José Ramos de la Catedral Santa Rosa de Lima de Carúpano fue robado a comienzos del año. Con pancartas y cierres de portones del hospital de Carúpano, los médicos solicitan seguridad

Ola de robos de bustos y campanas de iglesias se desata en Carúpano

A la lista se le suma la tapa de servicios de agua y luz. Otros municipios como Ribero y Sucre han sido alcanzados con el robo de campanas en iglesias y ermitas

Desde finales del año pasado se desato en la zona de Carúpano en el municipio Bermúdez del estado Sucre, el robo continuo en plazas de bustos, placas históricas y campanas en iglesias y ermitas, sin que hasta la fecha las autoridades pongan un alto en la situación.

Parte del patrimonio histórico y cultural de espacios públicos que incluyen bustos y placas de identificación de los monumentos se ha desparecido. La larga lista está conformada por robo  de los bustos  de la plaza los poetas, José Félix Ribas, José Manuel Suniaga, espada de Simón Bolívar y Cristóbal Colon, entre otros.

Escuelas e iglesias también han sido víctimas de la delincuencia que se ha apoderado de los bienes de la nación, quienes han cargado con bustos y campanarios esculpidos en bronce. Entre las escuelas están: J.J Martínez Mata y José Francisco Bermúdez. Además de la falta de campanas en iglesia y ermitas como: Coromoto, El Muco, Charallave, El Mangle y  la falta de placas en lugares históricos de la ciudad.

José Gregorio Montaño, padre de la Capilla Coromoto, manifestó que dos semanas antes del asueto de semana santa personas inescrupulosas se llevaron la campana de la iglesia, “No solo aquí, esto ha ocurrido en otros templos, hacemos un llamado de conciencia y respeto a lo sagrado, a no perder la calma a pesar de la crisis que vive el país”.

El robo más reciente ocurrió hace una semana en la escuela especial Carúpano donde se hurtaron la placa identificativa del plantel. El deterioro de los sitios históricos también ha ido en aumento.

Ricardo Mara, cronista de Carúpano, destacó que ante la ola de robos de bustos y placas de bronce de manera continuada,  sumado a la falta de aplicación de los recursos de la ley, ha incrementado el negocio de compra de los minerales.

“Esto ha aumentado porque no se aplica la ley. Desde el año pasado denunciamos el robo de la historia y la cultura de nuestro municipio y las autoridades no han hecho nada. Pero todos sabemos dónde venden y compran estos minerales”, destacó.

Mata instó a las autoridades a realizar una investigación sobre el robo de bienes públicos de la nación, “están desvalijando la ciudad quitándoles todo lo histórico y cultural que tenemos en el municipio”.

La crisis de valores y la falta de seguridad por la que atraviesa el país, ha hecho que el robo del patrimonio histórico sea un negocio. El bronce está valorado el kilo en Bs 400.000 en la actualidad, convirtiéndose en un negocio para los delincuentes.

El robo del patrimonio se ha ido marcando también en otros municipios como Ribero donde fue sustraída la campana de la iglesia y en días recientes en Cumaná desapareció la campana de la catedral Santa Inés; hasta la fecha las autoridades siguen sin tomar medidas, mientras la historia sigue desapareciendo del estado Sucre.

Médicos protestan por inseguridad en el Hospital de Carúpano

El jueves santo ingresó una persona armada y asesinó a un paciente que se encontraba en la sala de shock en presencia de enfermos y personal médico. Los médicos temen por sus vidas, por lo que han ido renunciando

Este miércoles los médicos residentes e internos del Hospital Santos Aníbal Dominicci de Carúpano, en el municipio Bermúdez del estado Sucre, cerraron los accesos al complejo debido a la inseguridad que existe, situación que han denunciado desde hace un año.

Manuel Arteaga, presidente de la asociación de médicos internos y residentes del centro asistencial, manifestó que la inseguridad se ha vuelto insostenible, al punto que ingresan personas armados sin ningún tipo de control.

“El jueves santo a las cinco de la tarde un hombre ingresó a la sala de shock y enfrente del personal de guardia y enfermos asesinó a un paciente, saliendo con su pistola en la mano como si nada, generando caos en la sala. La policía y demás organismos de seguridad llegaron cuando ya todo había pasado y porque se les llamó”, aseveró.

Arteaga expone que los médicos de la Emergencia son agredidos y amenazados por pacientes que insisten en que hay tratamientos y demás insumos para atención, lo cual es falso. “En realidad trabajamos por vocación; el hospital tiene muchas carencias. Hay familiares de pacientes que nos amenazan, ofenden y hasta golpes les han dado a compañeros, porque sostienen que escondemos los tratamientos”.

José Arguello, médico residente, destacó que este año han renunciado cuatro compañeros por la inseguridad que reina en el recinto hospitalario.

“Vivimos una situación crítica y la falta de tratamiento hace que los pacientes se vuelvan más agresivos. Queremos medidas de seguridad básicas. Si no, nos tocará irnos como lo han hecho otros compañeros. Mientras tanto limitaremos la entrada al hospital”, agregó.

En total son veintitrés médicos internos y residentes los que solicitan a la directiva y organismos de seguridad que coloquen vigilancia en las puertas de acceso al hospital. Voceros de la directiva del hospital alegan que realizarán esta semana una mesa de seguridad con los organismos policiales, con el objeto de brindar seguridad en el segundo centro asistencial más importante del Estado Sucre.

El Pitazo

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de