Inicio > Opinión > Domingo Alberto Rangel: Entre payasadas y guerra fría

Domingo Alberto Rangel: Entre payasadas y guerra fría

Quienes pasan la vida tuiteando sin reflexionar antes de agarrar el teclado están de plácemes en la víspera de otra Cumbre improductiva.

A la decisión panameña de intervenir cuentas que supuesta o realmente mantenían en ese país personajes del oficialismo venezolano, siguió la  respuesta del Presidente obrero que de golpe sacó de circulación la línea aérea Copa, bandera de aquel país y la más económica para los compatriotas que cansados del pleito polarizado eligen los aeropuertos como plataforma de emigración.

Vinieron después las confiscaciones de cuentas que presuntamente tenían en nuestra banca el mandamás panameño y sus principales ministros. Siguió la declaración como “persona no grata” para nuestro embajador en Panamá City… acción que dio lugar a nuevos trinos sin ninguna reflexión. Y como fresa sobre el sorbete la ex Fiscal pide enjuiciar a Nicolás Maduro ante un TSJ al cual los venezolanos corrientes no le confían la menor de sus querellas.

Que Valera y Maduro se llamen bandidos realmente a nadie, salvo a los gafos, le debe extrañar. Es la técnica acostumbrada cuando la policía detiene un traficante para robarle la droga.

Y en materia de blanqueado de capitales y actividades conexas ninguno de esos gobiernos, sin olvidar ambas oposiciones, tienen autoridad moral para reclamar.

En cuanto a la ex Fiscal y el TSJ itinerante solo recuerdo que los venezolanos deberíamos estar acostumbrados como para ver estas payasadas “con  cierta distancia”: Una vez en la UCV escenificaron “un juicio” contra el presidente yanqui Ronald Reagan y dos hermanos famosos se fueron a las manos discutiendo quién haría el papel de Fiscal acusador.

Eran otros tiempos pero estamos ante la misma payasada, ahora por parte de una ex funcionaria que bien podría estar presa, ella y su consorte.

Por eso escribo que esas payasadas no son trascendentes.

Lo importante es que estas acciones fariseas se dan en el contexto de una nueva Guerra Fría que se está desarrollando en el mundo. Y que este hecho amerita una profunda reflexión.

Como recordaran algunos, la primera Guerra Fría  comenzó en 1945 con la derrota de Hitler y el desbande de la alianza entre comunistas soviéticos y capitalistas yanquis. Y terminó en 1989, cuando cayó el Muro de Berlín e ingenuamente se pensó que el capitalismo liberal iba a imponerse en el mundo, según Fukuyama.

Esta nueva versión o Segunda Guerra Fría se libra entre los mismos contendientes de la anterior pero ahora nuestro gobierno y país está afiliado… en el bando que viene por la revancha, no en el anterior que aquella vez resultó ganador.

Este grupete revanchista antiguamente se llamó el “Segundo Mundo” por contraposición al llamado entonces “Primer Mundo”.

Ese Primer Mundo sigue en pie aun cuando sus líderes se empeñan en acabar con la herencia de sus antepasados a base de idioteces y Donald Trump no es el único ejemplar jugando a eso.

El Segundo Mundo, del cual ahora formamos parte, estuvo formado por el antiguo Bloque Soviético que vendía el comunismo como esperanza a quienes no conocían los efectos de semejante remedio.

Había otros países menos importantes a los que despectivamente se les llamó “Tercer Mundo”. Pero esos no eran relevantes salvo para la demagogia y el populismo latinoamericano que buscó apalancarse en la miseria asiática y africana de entonces.

La idea de librar una Guerra Fría tuvo un origen práctico porque para los Estados Unidos y para la Unión Soviética también… era más económico y menos peligroso poner a pelear en guerras subsidiarias sus peones, unos contra otros… en vez de atacarse mutuamente… con bombas atómicas.

No enumero estas guerras… Investiguen si gustan.

Lo interesante desde nuestro punto de vista de venezolanos es que en la primera Guerra Fría pocas piezas se pasaron al bando contrario… hasta que uno de los contendientes se declaró perdedor. Eso sucedió cuando derrumbaron el muro de Berlín y el comunismo ruso fue derrotado pero ya habían pasado 44 años en Guerra Fría.

 

La nueva confrontación tiene visos diferentes aunque sus principales actores son los mismos de la primera; es decir USA, Inglaterra, Francia, Rusia y China.

En la anterior Guerra Fría el Primer Mundo estaba compuesto de naciones que eran capitalistas o a lo sumo mercantilistas. Los que componían el Segundo Mundo por su parte eran comunistas o socialistas radicales.

Pero la caída del muro introdujo cambios: En China y en Rusia ahora hay capitalismo. Eso no se puede dudar.

Y en USA hay ahora más intervencionismo de estado aún cuando el Presidente es un hombre de negocios.

Las expulsiones de diplomáticos rusos en algunos países europeos, no en todos. Los aranceles que Donald Trump anuncia contra productos chinos. La represalia china contra lo Made in USA, la bolsa petrolera de Shanghái, la declaración por parte de Rusia y China sobre la importancia que tiene Venezuela para esos países… son parte de la nueva Guerra Fría en la cual y a diferencia de la primera no se puede contar con que todos los países alineados en este o en aquel bando han de confrontarse.

Por ejemplo ningún gobierno latinoamericano expulsó diplomáticos rusos y quien apela a esa medida es Panamá pero con nuestro embajador no con el ruso.

De manera y como síntesis recuerdo que hay quien piensa que la controversia nuestra con Panamá es pasajera y que en Lima se resolverán por arte de magia nuestros problemas… lamentablemente pienso que no es así porque todo este teatro está inducido por los grandes poderes de uno y otro bando. Copa, la última línea aérea que prestaba servicio económico en nuestro país… probablemente se irá por muchos años.

Eso es grave pero no es lo peor porque más grave es que los políticos embebidos en sus “frentes amplios” ni informan –los pobres no imaginan siquiera que estamos en una nueva guerra Fría- ni proponen nada útil más allá de la diatriba semanal.

¿Qué hacer entonces?

Pocas cosas: Una explicar y la otra, dado que ahora Rusia y China son capitalistas… seguro es que en exclusiva seguiremos comerciando con esos países vía petro… por lo que cabe reclamar del gobierno bolivariano que facilite entonces el que cualquiera, sin distingos, pueda participar, con chance de ganar si ofrece lo más barato, en las licitaciones o compras del estado… sin tener que ser un ladrón enchufado… los unos gobierneros… los otros apalancados desde partidos de la Mud.

Es lo conducente ya que de momento no hay espacio para la libertad.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »