Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: No nos gusta pensar mal, pero nos obligan

Gerónimo Figueroa Figuera: No nos gusta pensar mal, pero nos obligan

En la vida hay momentos donde debemos hablar claro y raspao, sin lenguajes matizados ni posturas diplomáticas. El pueblo venezolano no entendió la actuación del presidente de la Asamblea Nacional, Omar Barboza, quién para no abrir el debate político sobre lo aprobado por el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, relacionado con el antejuicio de méritos contra el presidente de la república, Nicolás Maduro, argumentando no haber recibido la participación oficial por parte de los Magistrados del TSJ, aunque en el recinto de la Cámara hubo un diputado que manifestó tener una copia de la sentencia aprobada.

De acuerdo a lo importante del tema para el país en crisis, y lo histórico que significa la decisión de los Magistrados en el exilio, la directiva de la Asamblea Nacional no solo debió abrir el debate político, sino que debió declarar la urgencia parlamentaria hasta agotar el tema, sin embargo, Omar Barboza solo se limitó a convocar para el próximo martes la sesión ordinaria, lo cual no entendemos porque hasta donde tenemos conocimiento el reglamento de interior y de debates establece dos sesiones ordinarias, martes y jueves, sin que eso impida las sesiones extraordinarias si fuese el caso. Un caso como ese amerita, no solo sesión extraordinaria sino urgencia parlamentaria.

De acuerdo a la sentencia fue aprobada por el TSJ en el exilio desde el Salón Boyacá del Congreso Nacional Colombiano, ahora le tocaba a la Asamblea Nacional dar la probación para continuar con el juicio contra el primer mandatario nacional de acuerdo a las pruebas aportadas  por la Fiscal General de la Nación en el exilio, Luisa Ortega Diaz, relacionadas con presuntos actos de corrupción administrativas ligadas con el otorgamiento de contratos a la empresa brasileña, ODEBRECTH, que no habrían sido ejecutadas completamente, entre las que se encuentran el Metro Caracas-Guatire y el metro de Los Teques, asi como el segundo puente sobre el rio Orinoco, entre otras.

A estas alturas de mi vida con la edad que ya tengo, además de no inmolarme por ningún partido político no estoy interesado en aspirar cargo de concejal, diputado regional o nacional, me facilita decir las cosas por la calle del medio. Sin embargo en lo que si estoy interesado, es en ayudar a recuperar la democracia y la libertad para frenar la diáspora de tantos jóvenes y no tan jóvenes huyendo de la crisis. Igualmente, para que en mi país vuelvan a estar full los anaqueles de comidas y de medicinas como era antes de llegar la peste roja. También para frenar las muertes de niños por desnutrición y falta de medicinas.

El presidente del parlamento venezolano, Omar Barboza, al no dar entrada para la discusión política generó mucha rabia en los venezolanos contra la mayoría calificada de dos tercios del parlamento nacional, el mismo por el cual casi ocho millones de venezolanos votamos el 6 de diciembre de 2015. Estamos en un momento donde cada quien está obligado a cumplir con lo que le corresponda. Ya los Magistrados del TSJ designados por ese mismo parlamento el año pasado cumplieron con analizar las pruebas presentadas por la Fiscal Luisa Ortega, encontrando méritos para el enjuiciamiento. Ahora le toca patear el balón a los diputados de la Asamblea Nacional.

A veces en aras a la UNIDAD con la cual estoy comprometido al máximo, prometo frente a Nuestro Señor Jesucristo y la Virgencita Del Valle, no pensar mal, pero carajo, pasan vainas que nos obligan a no cumplir esas promesas y lo ocurrido en el parlamento nacional es una de ellas. Fíjense bien, el zapatero español llegó a Venezuela el sábado y el domingo en la noche dice en Venevisión que es necesario un acuerdo nacional después del 20 de mayo, lo cual significaría reconocer las elecciones. El lunes bien temprano, el twitter de la MUD y Julio Borges rechazan lo dicho por el zapatero, posición que nos parece acertada.

Ese mismo lunes el TSJ en el exilio aprueba lo que ya conocemos, y el mundo político opositor dentro y fuera del país, lleno de entusiasmo se pliega y apoya la decisión, sin embargo en la noche, Omar Barboza de forma incomprensible y sin que estuviéramos esperando eso sino otra c osa, dijo en Venevisión que: “quien resulte electo presidente el 20 de mayo debe juramentarse en la Asamblea Nacional”. Carajo, esa vaina sin ninguna duda, significa un reconocimiento a la asamblea constituyente y al fraude electoral montado para favorecer a Maduro, a pesar que su partido Un Nuevo Tiempo no está participando en las elecciones por considerarlas fraudulentas.

No es que nos guste pensar mal, pero es que algunas acciones nos obligan.

Visita a: www.lodicetodo.com

Unete a: @lodicetodo

geron2ff@yahoo.com

geron2ff@hotmail.com

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »