Inicio > Opinión > Gustavo Tovar Arroyo: El retaco espionaje en Madrid

Gustavo Tovar Arroyo: El retaco espionaje en Madrid

 

El retaco estereotipo de la maldad

La maldad no tiene aspecto físico, prueba de ello es que en Venezuela una manada de retacos y mofletudos han ocupado el poder político por veinte años y han instaurado en ella una despiadada tiranía.

Nicolás, Diosdi Cabello, el tardado de González López (especialmente énfasis en su aritmética lentitud), Ameliach, Barreto o Carreño, son el ejemplo encarnado de que la maldad, por más gordinflona o lerda que parezca, no obedece a estereotipos.

Una dictadura puede ser liderada por los gorditos gafos de una nación. Lo hemos visto y padecido.

Amasar gordísimas fortunas

Írrita, y mucho, que una mafia de retacos intenten vernos la cara de pendejos. Está bien que se comporten como asaltantes de burdel, como dañinos narcotraficantes de Estado o como ruines lacras cuyo único interés en el poder es amasar gordísimas fortunas, pero pretender que los venezolanos y el mundo no se da cuenta de sus delitos es demasiado.

Sabemos quiénes son, sabemos qué quieren y cómo logran sus tiránicos fines, pero también sabemos que por más que parezcan unos hinchados bobalicones, son malos, muy malos.

La maldad, lo sabemos los venezolanos, es amorfa.

Lo privado y lo público

En estos días un siniestro personaje del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) intentó extorsionarme –otra vez– con la publicación de la grabación de una conversación que sostuve con Miguel Henrique Otero en Madrid.

No me sorprendió que el servicio de inteligencia y espionaje chavista haya llegado a la capital de España (sabemos que aquello está repleto de infiltrados), lo que me sorprendió es que me haya tratado de vender (o extorsionar) con una grabación que expresa en lo privado lo que ambos expresamos sin resquemor en público: Venezuela padece una narcodictadura.
Hay que derrocarla por el bien del país y del mundo.

¿Cuánto tengo que pagar?

Debo confesar que cuando leí el contenido de la grabación –que por cierto no desconozco, asumo– pensé que era una broma, que se trataba de un mal chiste que pretendía engordar (hablando de gorditos) mi ego y vanagloriarme ante la opinión pública chavista y opositora, como semanalmente hace mi sparring predilecto en el cuadrilátero dictatorial, el peso obeso Diosdi Cabello (mi diversión).

Decir que apoyo económicamente –en la medida de mis posibilidades– a los que luchan contra la tiranía, que tejemos una rebelión popular total contra el narcochavismo o que despreció con todo mi ser la mofletuda inmoralidad de sus dirigentes, no me amenaza, me enaltece y honra. ¿A quién no?

¿Cuánto debo pagar para que publiquen la grabación?

No nos escondemos ni tememos

Al margen de la chanza que me produce el torombolo espionaje chavista del aritmético tardado González López (el limpia poceta de la quinta Michoacán, como lo llamó acertadamente Diosdi en su programa de TV), hay algo que sí debemos destacar: quien hizo la grabación está en Madrid, tiene acceso a la dirigencia opositora y anda suelto, quizá sea un infiltrado o un colaboracionista o acaso alguien cercano, no lo sé ni me importa, no hay nada que ocultar.

Los que no conspiramos ni actuamos a la sombra porque enfrentamos de manera abierta y pública a la tiranía no nos escondemos ni tememos. Nuestros actos están enmarcados en la ley (lo legal en Venezuela es sacar a los criminales del poder) y siempre –nuestras actividades– se vinculan con el hacha afilada de nuestra conciencia. No representamos la maldad, la enfrentamos.
Nos inspira un sueño de libertad.

El golpe de Estado chavista

El espionaje chavista es tan mofletudamente torpe como su maldad. No sirve de nada. Espían a opositores que desenmascaramos su criminalidad sin temor, viéndolos al rostro. Creo que de quienes deberían de cuidarse es de su propia gente. Entiendo que se viene un golpe de Estado liderado por el mismo chavismo. Yo no tengo ni tendré nada que ver con ellos. No me interesa. No creo en chavistas “buenos” ni “engañados”, todos forman parte de la masa mofletuda de la maldad.
Si la insurrección chavista contra Maduro es exitosa, ya lo advertí, también los encararé hasta que Venezuela recupere la democracia y hasta que hayamos alcanzado justicia en los crímenes de lesa humanidad que cometieron. Nuestra lucha es y será siempre pública.

Así que, por favor, ¿podrían publicar la grabación?, necesito burlarme de ustedes…, aún más.
Diosdi, ¿estás ahí?, necesito entrenar.

@tovarr

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de