Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gloria Cuenca: Crónica de Viaje

Gloria Cuenca: Crónica de Viaje

Viajo a Margarita, por carretera y ferry. Es un viaje cotidiano para quien, estuvo casada con un margariteño por 49 años y más. Ahora, con nostalgia rememoro la cantidad de veces que fui con mis hijos, pequeños, adolescentes y, ya grandes. Con pretensión, nos anuncian que hay “una nueva Conferry.”

Busco con afán, cuál será la novedad- Encuentro a Guanta, -el puerto desde donde se sale- limpia y agradable, para sorpresa mía y de mis acompañantes, mis hermanos. Sin embargo, tomar el ferry, sigue siendo una experiencia bastante molesta. Ninguna mejoría. Mi suegro, el Dr. Adolfo Herrera Pinto, fue el fundador de la compañía de los ferrys. Margariteño asimilado, declarado Hijo Ilustre de la Isla, por sus servicios como médico al servicio de los ciudadanos, empresario del desarrollo del turismo, planificador de la ciudad, promotor cultural, (promovió el disco de música margariteña más hermoso que he escuchado), fotografió bellos paisajes de las playas, haciendo las primeras postales que sirvieron para promocionar la isla, antes del Puerto Libre y aun antes de la Zona Franca, sobre la maravilla que es Margarita. El Maestro Inocente Carreño, inmortalizó, con su poema sinfónico “Margariteña”, aquella canción popular: “Margarita era una lágrima, que un querubín derramó. Al verla tan bonita, en perla la convirtió”. Los recuerdos se me agolpan en la memoria y no puedo dejar de pensar, qué en esta bella isla, a la que llegaré de noche, viví intensamente y amé con pasión. Pensaba contar las vicisitudes del viaje. Nada, todo queda atrás al ir al encuentro de la historia y de mí Margarita.

Me disgusta sobre manera darme cuenta, que se han abandonado cuestiones fundamentales para el crecimiento y desarrollo del país. En verdad, siempre hay que estar trabajando en pro de lo que se cree y de los aspectos necesarios de la vida: los valores, la educación para y en democracia, la importancia de la ética, la honestidad y la certeza de que hay un mundo bueno y maravilloso en nuestro país. Que allí está, a la espera de esa gente extraordinaria que ama este suelo, aun cuando estén lejos o carca. Volveremos a ser ese país que fuímos; sin duda seremos mejores con creces. No lo duden. Estamos cerca de salir de esta pesadilla.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de