Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Humberto Marcano Rodríguez: General en Jefe José  Antonio  Páez  Herrera

Humberto Marcano Rodríguez: General en Jefe José  Antonio  Páez  Herrera

El General en Jefe José Antonio Páez como lo ha de  conocer la posteridad, es  uno de los más grandes  paladines  de la gesta emancipadora, de nacido de humilde cuna y casi analfabeta, no  solo fue uno de los más grandes  guerreros  de nuestra historia republicana, sino  que  llego a poseer una  gran y refinada cultura en todos  los ámbitos  del saber de la época y se  convirtió  en un virtuoso pianista y cultor  de otro  instrumento musical  como es  el cello y el violín, su  biografía. es una auto biografía  escrita de  su puño y letra, para escribirla no tuvo necesidad de  usar secretarios, vivió  una extensa y agitada vida, ya como guerrero, ya como estadista  y de alta política, puede decirse  que fue el primer  presidente constitucional de Venezuela y ocupó  varias  veces  esta  alta Magistratura, durante  muchos  años  después  de 1830 fue el árbitro de la política venezolana, llegó  a dominar el idioma inglés y el francés  a la perfección,   fue  ascendido en pleno campo de batalla, en Carabobo  donde  se cubrió de gloria   a General en Jefe, a la  edad de 31 años,  sin embargo  murió  pobre y  exilado en Nueva York donde  residía y   escribió  su Auto Biografía.

Resultado de imagen para Paez

Nacido  el 13 de  junio de 1790 en la población de Acarigua, Cantón de Araure  de la Provincia de Barinas, fueron  sus padres Juan Victorino Páez y  María Violante Herrera de Páez, de muy humilde cuna, aunque  de ascendencia española,  tuvo otros  siete  hermanos, los cuales  todos  murieron, fue  como  que  el destino lo tenía preservado  para  que  se  convirtiera  con el pasar de los años  en el brillante  personaje  que  llegó  a  ser y que  fuera inmortalizado en nuestra  historia patria como  una  gran guerrero, políptico y estadista, a José Antonio Páez a muy tierna edad  lo inscribió  su mamá  en una pequeña escuela privada  regida por  la  señora Gregoria Díaz  en la población de Guama, donde  apenas pudo  ser instruido  en los más  elemental de la época y en pueblos  tan  apartados  de los  mayores  centros  urbanos, por  eso  se  decía  que era casi  analfabeta, en realidad en el comienzo de  su vida como guerrero independentista  atesoraba  grandes  conocimientos  de  comerciante  y había  aprendido a leer y escribir  correctamente, posteriormente  un cuñado  lo saca  del  mencionado  colegio y lo lleva  a trabajar  en su bodega  como expendedor  de  mercancías  y en las  tardes lo ocupaba  en la  siembra  del café. De allí  se va  con primo canario que tenía un gran negocio  de venta de víveres y otras mercaderías, donde pasa algunos  años y obtiene  una  gran experiencia comercial.  En 1808  se caso  con Dominga Ortiz, es  altamente  conocido el episodio  del encuentro  con unos  bandoleros  que  quisieron asaltarlo  con el resultado de la muerte  del jefe  de los asaltantes y luego  lleno de temor   su huída hacia   el Apure  donde  se refugió  en  el hato La Calzada de Don Manuel Pulido  como un  simple  peón, sin embargo Don Manuel Pulido  al observarlo en su  afán de  gran trabajador y al notar  sus  dotes  de  comerciante lo saca  de la peonada  y lo pone  al frente  de algunos negocios  de compra y venta de ganado y dada  su  experiencia  en este ramo  tuvo un gran desempeño ganándose  rápidamente  el  aprecio y  la  consideración de  su jefe. El episodio  del enfrentamiento  con la banda de  asaltantes es  lo  que va  a marcar  en definitiva la  vida futura  de José  Antonio  Páez.

Al comienzo  de la lucha independentista se  alista bajo  el mando  de  su antiguo patrón Don Manuel Pulido, donde  se  destaca  por  sus actos  de increíble  audacia y valor al frente  del escuadrón de  caballería que  comandaba donde  ya comienza  a llamársele El Centauro por la movilidad y rapidez con que  ejecutaba sus  acciones  contra el enemigo.

Desde  el 1813  al 1821  el General José Antonio Páez, cuando  se  realiza la batalla  de Carabobo  donde  se cubrió de gloria el “Centauro de Los Llanos”, mantuvo una  constante y victoriosa  lucha  contra las  fuerzas realistas desarrollada  en los llanos venezolanos  y el Casanare (llanos Colombianos), lucha  sin descanso que hizo decir  al General Pablo Morillo en carta  enviada  al rey de España, que  nunca  en su larga vida militar había  enfrentado un enemigo tan tenaz como eran las  fuerzas comandadas por  el general Páez, que no le daban tregua  ni de día  a pleno sol, ni de noche,  que  sus tropas   cansadas y a veces  llenas de pánico solo  combatían    para defenderse y siempre  en retroceso, varias  fueron estas victorias como la toma de San Fernando de Apure, la toma de Barinas, la Toma de San Carlos  en Cojedes, Las  Queseras  del Medio, Mucuritas,  El Yagual, Caujaral, Caña Fistola, Trapiche  de Gamarra, La toma  de las flecheras, en el río Apure,  Las Cocuizas entre otras,  constantemente  victorioso, nunca vencido y siempre  al frente  de  sus  hombres  en pleno combate rivalizando con  sus jefes  de escuadrones  de caballería, heroísmo que  desencadenaba una constante  rivalidad entre  sus oficiales  y tropas, lo  que también le  valió ser  llamado “La  primera lanza de Venezuela”. Exigente  e incansable  es Páez en el combate, meticuloso  en la estrategia, enérgico  en el mando, pero extremadamente  afectuoso en los  campamentos donde  comía  del mismo rancho  de las tropas, de  esos indómitos  guerreros a caballo que lo adoraban y se hacían matar  a una orden de él, de tal manera  que   lo llamaban “El Taita”, así  llegamos  a  ese  glorioso día de la Batalla de Carabobo, donde tantos   soldados  venezolanos  y legionarios  ingleses al mando  del Coronel Farriar hicieron proezas de increíble valor y entre  ellos  el General José Antonio Páez, con sus constantes y célebres  cargas de caballería. lo que le valió ser  ascendido  en pleno campo de batalla al término  de la misma a General en Jefe.

Con la llegada de las tropas de la Legión Británica, Páez  en su afán de saber, entiende  que no  solo  en el campo militar los ha de aprovechar  sino para  el propio intelecto, por  eso se  dedica a  aprender   el idioma inglés  el cual en poco tiempo  logra  dominar a la perfección, al igual   que  las costumbres  de los oficiales  ingleses, no  solo aprende  a mantener largas conversaciones, sino  a  adaptar  nuevas tácticas de guerra, convirtiendo  sus tropas  en un verdadero  ejército, aprende  sobre las costumbres  de  salones, de la mesa y empieza  a interesarse  por la música, de  hecho después  de terminada la guerra  de independencia llega   a convertirse  en un virtuoso pianista y con un dominio total  sobre  el violín y el cello, en  sus  exilios llegó a  dar conciertos  en Nueva York, Baltimore, Boston  y Filadelfia, en París, Alemania  y Londres.

Después  de la batalla  del Lago de Maracaibo y firmada  la capitulación del poder español en Venezuela, los restos  del  ejército que  se encontraban en la región central se refugian en Puerto  Cabello  donde Páez  va  sitiarlo y a la vez  bloqueados en la franja marítima  por  la flota  comandada  por  el Capitán de navío Sebastián Bougier,  logrando  la rendición de  ese bastión y con ello el ultimo resto de la presencia  de tropas españolas  en Venezuela desaparecían para  siempre.  Sin embargo  comienza un gran descontento ya  que  al crearse  La Gran Colombia, el gobierno central  queda radicado  en Nueva Granada, convirtiéndose  Venezuela  en un Departamento sujeto  al gobierno de Bogotá, descontento tanto  civil   como militar, se  alegaba que  tantos  sacrificios  y sangre  derramada para liberarse  de España  para  ahora estar sometidos al gobierno de Bogotá, así  se va  extendiendo  el descontento dirigido  por  el Doctor Miguel Peña,  movimiento que se ha de llamar “La Cosiata”, esto obliga  al Libertador  venir  a Venezuela, entrevistándose  con Páez, decreta  una total amnistía para todos  los participantes  en este movimiento y nombra a Páez  Jefe Militar y Civil  del Departamento de Venezuela, sin embargo  una vez  que Bolívar  sale  de Venezuela  para Bogotá arrecia   con más  fuerza  el descontento  que culmina  en una gran asamblea en el Convento  de San Francisco  en Caracas, donde  se  desconoció  la  autoridad del Libertador  y la dependencia  del gobierno de Colombia, encargándose  a Páez jefe  interino  de Venezuela, de inmediato Páez  le envía comunicación a Bolívar  donde le  solicita  que  acepte la separación de Venezuela  de la Gran Colombia, pero a la vez  se  convoca  a elecciones para  escoger los Diputados  a un Congreso  que  se ha  de reunir  en la ciudad de Valencia  el 30 de  abril  de 1830, pero  este Congreso  termina  reuniéndose  en definitiva  el  6 de mayo de 1830 y ese  mismo día  El Congreso por unanimidad  decreta  que  el General Páez  continúe al frente  del gobierno en su forma provisional, para  el 22  de septiembre  de 1830  el Congreso Constitucional sanciona La Constitución  que ha de regir  para La nueva República de Venezuela, la cual entra en vigencia de inmediato, quedando Venezuela de  esa forma  constitucionalmente  separada  de la Gran Colombia y el General en Jefe José Antonio Páez  encargado provisional  de La Presidencia de la República de Venezuela. Instalándose  el primer  gobierno constitucional de la República de Venezuela el 18 de marzo de 1831  en la Ciudad de Valencia   y  el 24  de  ese mismo mes  se examinan los escrutinios de la nueva  elección presidencial, resultando  electo para el periodo 1831 al 35  el  general José Antonio Páez, fue un periodo  bastante  tranquilo a  pesar  de breves   disturbios  ocasionados por intentos  de alzamientos  de José  Gregorio Monagas en los llanos  orientales.

Para  el lapso  de 1835  al 39  es  electo  el Doctor  José María Vargas, también  del partido conservador, pero una insurrección llamada  el movimiento  de las reformas encabezada  por  el traidor  Pedro Carujo, lo destituye  y lo  envía exiliado  a Sainth- Tomas el 9 de julio  de 1835, pero  de inmediato el General Páez      al frente  del ejercito constitucional derrota  a los rebeldes  y restituye  al  Doctor  Vargas  a la Presidencia, pero posteriormente  éste  renuncia el 24  de abril de 1836  sustituyéndolo  el Vice-Presidente  Doctor  Andrés  Navarte, dedicándose  el Doctor  Vargas  de nuevo a  su Docencia Universitaria.

Para finales  del año 1838  es  electo  de nuevo  el General Páez para  un segundo período presidencial, pero  a  pesar  de la dedicación de  este  a los problemas de estado y  que Venezuela  estaba  alcanzada  por la crisis  económica internacional, comienza una fuerte oposición de parte  del partido liberal  encabezado  por   Antonio Leocadio Guzmán, sin embargo logra terminar  su  gobierno y entregarle  a Carlos Soublette también  del partido conservador, posteriormente  estalla una rebelión popular  en los Valles  de Aragua extendiéndose  hacia Carabobo, Guárico y parte  del Oriente,  llamado  con urgencia   el General Páez se pone  de inmediato  al frente  del ejercito que tras  varios  meses  de batallar logra derrotarlos  con la captura de varios  de los  cabecillas entre ellos  a Ezequiel Zamora y Francisco Rangel.

Entre los  años  1850 al  1858  Páez  está  en el exilio,, visitando  varios países y ciudades  entre ellos Saint Thomas, México,  en Estados Unidos, Filadelfia, Baltimore, Nueva Jersey, Boston y Nueva York, en Europa: París, Múnich, Londres y otros   sitios  de Europa Central, detalle  de importancia  es  que en todas las ciudades  que llegaba  era recibido  con grandes  aclamaciones y agasajos, su fama  de  ser un gran guerrero y estadista  le precedía  en todas partes, en muchas de  esas  ciudades   ofreció  conciertos  de piano, y violín  siendo  muy elogiado  por la crítica cultural, al regresar  a Nueva York y estando  en esa  ciudad  en el año 1858 recibe la noticia del derrocamiento  de los Monagas por la llamada “Revolución de marzo”, recibe  la invitación  del nuevo gobierno para  que regrese  al país donde  se le han restablecido todos sus títulos y honores y se le ha levantado la pena  de  destierro, regresa  a Venezuela y recibe en Nueva York  donde  se ha  de embarcar una gran despedida  precedida por  un desfile militar  comandado  por  el General George Mc. Glellen, llega  a Venezuela  en 1859  por  Puerto cabello y tanto  en esta ciudad como en Valencia y Caracas es  objeto de grandes  recibimientos  y  muestras  de gran entusiasmo por  parte  de la colectividad. Pero  ha comenzado  de nuevo  un gran descontento  de parte  de los Monaguistas, Liberales  y Federalistas contra  el gobierno  de Julián Castro, estallando  la guerra Federal y Páez es nombrado Jefe de Operaciones  del ejército, cargo  que  al poco tiempo renuncia al no obtener  las facultades  que  exige, entonces  es  nombrado Ministro Plenipotenciario de Venezuela  ante  el gobierno  de los Estados Unidos  a los  fines  de  desempeñar una misión, cumplida este regresa  a Venezuela a dar cuenta  de  su gestión en 1860  y el  actual Presidente Manuel Felipe Tovar lo nombra  Comandante General  de los Ejércitos  del Gobierno, debido  a la  anarquía  reinante  entre los  comandantes  de tropas renuncia  al cargo y se marcha  de nuevo  a Los  estados Unidos, radicándose  en la ciudad de Nueva York, alojándose  en una modesta casa  que tenía  allí, bastante  cerca  del Central Park, donde  solía  pasear  a caballo todas las mañanas, son  años  difíciles para  el General Páez, de  estrechez  económica al tener improductivos  sus bienes  en Venezuela, falleciendo  en el exilio  en esta ciudad de una bronconeumonía  el 6 de mayo de 1873,  quince  años  han de permanecer  sus restos  en el  cementerio municipal  Marble Cementery donde había  sido enterrado,  siendo  Presidente  de Venezuela  Hermógenes López en el año 1888  sus restos  son repatriados  a Venezuela  en una imponente  ceremonia  en Nueva York, después  de  su  apoteósica llegada  a Caracas es trasladado  al Panteón Nacional, los  actos  de la llegada  de los restos  de Páez  a Venezuela  y su traslado  al Panteón Nacional, se llamó  La Apoteósica del General José   Antonio Páez”.

15  de abril 2018.

Bibliografía

Auto biografía  del General José Antonio Páez: José Antonio Páez

La  guerra  de los caudillos: Edgar Estévez González

Batallas  de Venezuela 1810 – 1824: Edgar  Estévez González

Venezuela Heroica: Eduardo Blanco

Los Presidentes  de Venezuela: Guillermo Morón

Gobiernos de José Antonio Páez: Adolfo  Rodríguez

Próceres y batallas de la guerra de Independencia: Elio Arreche Rodríguez

El Centauro, vida de José Antonio Páez: J. A. Cova

Los Pasos  de los héroes: Ramón José Velázquez

Toma de las flecheras: Fundación Polar

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de