Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pastor Heydra: Maduro no tiene ni alas para volar

Pastor Heydra: Maduro no tiene ni alas para volar

La disputa política entre los gobiernos de Venezuela y Panamá iniciada a fines de marzo, en un debate sobre corrupción y democracia en vísperas de la VIII Cumbre de las Américas que se celebró en Lima y concluyó con el retiro de embajadores, donde el Ministerio de Economía de Panamá le exigió a instituciones públicas y privadas a crear procedimientos de debida diligencia para limitar operaciones de 55 funcionarios del gobierno, encabezados por el presidente Nicolás Maduro, y 16 empresas relacionadas, consideradas “de alto riesgo para el país en materia de Blanqueo de Capitales, Financiamiento del Terrorismo y Financiamiento de la Proliferación de Armas de destrucción Masiva”; así como la respuesta venezolana que incluyó otras personalidades como el presidente Varela y la restricción de actividades de empresas, entre las que figura la línea aérea COPA, han puesto el fogón político a calentar.

A esto se suma la postura de la mayoría de países representados en la Cumbre de las Américas Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, con la adición de EE UU, los cuales expresaron su “preocupación” por la situación de Venezuela y el agravamiento de la crisis económica en ese país.

El caso del transporte aéreo es preocupante, pues el se produce por un estricto control de cambio (2003), y la incidencia de la caída de los precios del petróleo, que está perjudicando directamente a esa industria El problema radica, en las dificultades de las aerolíneas internacionales para repatriar las ganancias en bolívares a dólares. El gobierno de NM ha llegado al extremo de tener una deuda de unos 3.800 millones de dólares con una veintena de líneas, que, al cesar en sus funciones, como ha sido el caso, entre otras de las norteamericanas American, United, Delta Airlines, Dynamics Ayrwais, u Air Canadá; las europeas Airfrance, Lufthansa, Iberia, Alitalia, o las latinas Aeroméxico, Latam, Avianca, Copa, Aerolíneas Argentinas, han dejado sin ese tipo de transporte con el mundo, al país todo.

Hilando fino, Maduro no solo ha comprometido esta relevante actividad que ya lleva más de un siglo de actividades, sin mayores contratiempos salvo guerras, sino que ha cometido un atentado hasta con las observaciones sobre el vuelo de pájaros e insectos que le permitieron al genio renacentista Leonardo Da Vinci el diseño de una maquina voladora, acercándose con cinco siglos de antelación a esta realidad producto de una nueva revolución industrial, una avalancha de profundos cambios, que llega a su cuarto grado incorporando el factor globalizador, y el desarrollo de tecnologías e informática de avanzada.

Lo delicado del asunto es que Panamá ha respondido ante los ataques injustificados a COPA, que no la afectan en su mercado internacional, y ha subido la parada prohibiendo, por 90 días prorrogables, las actividades de las precarias aerolíneas locales como es el caso de Conviasa, Avior, Laser, Santa Barbara, Alas, Ravsa, y Turpial Airlines.

Como dijera Moises Naim: “los choques externos son una amenaza creciente para A.L. Pero no tanto como las amenazas que constituyen la complacencia y la falta de previsión”. En Hemingway, según el Gabo “la victoria no estaba destinada al más fuerte, si no al más sabio”. ¿Qué saldrá de todo esto?

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »