Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: El ejemplo del 19 de abril

César Malavé: El ejemplo del 19 de abril

El jueves 19 celebramos un año más de una acción patria. El triunfo de una iniciativa unitaria y  de la más hábil diplomacia criolla. El éxito de la unidad sobre la  inconsciencia, la idea sobre la tradición, la democracia sobre la vieja colonia  y,  esta es una de las primeras lecciones que debemos extraer de esta gesta: De nada vale en política tener la razón, si esa razón no se  tiene en el momento justo, y sobre todo si esa razón no se tiene en el momento, con el mayor número de voluntades.  Para que un proyecto de cambio significativo  triunfe, realmente,  tiene que dejar de ser una conjura de iluminados para hacerse idea, acción y la vida misma de la inmensa mayoría. Y la inmensa mayoría no llega a ella siempre, o casi nunca por el camino real, sino como dice la Biblia por el camino estrecho. Y ese camino nunca está abierto de par en par en la conciencia de los hombres. Hay que buscarlo, hay que construirlo. Si nuestros libertadores, se hubiesen quedado en los frescos patios de sus casas añosas, discutiendo del destino del mundo frente a tazas hirvientes de sabroso cacao, hoy no tendríamos nación. No seriamos hoy venezolanos, ni tampoco tendríamos en nuestra historia un ejemplo que traer a la memoria cuando los emplazamos al paso definitivo de nuestra liberación. A la transformación social más profunda que haya conocido la historia. Cuando los convocamos para proponerles culminar lo que comenzamos hace más de doscientos años: Nuestra liberación, nuestra independencia.  Nuestra verdadera revolución no mono color, sino del Amarillo, Azul y Rojo, del Pabellón Nacional.

Es hora de  emplear todos los recursos que la lucha constitucional, pacífica y democrática permita para salir de esta tragedia que es el gobierno de Maduro, continuación plena de quien lo precedió. Es el momento de comenzar a construir la sociedad Justa,  la Venezuela Nueva,  una Venezuela Libre y de los Venezolanos. Estamos seguros y plenamente persuadidos de que es posible la existencia de un gobierno progresista, revolucionario y de justicia social en Venezuela. Pero revolucionario de verdad no de charlatanería. Con Democracia, sin Régulos imperiosos, sin jefes jaquetones, megalómanos o caudillescos, ni de ayer ni de hoy. Un gobierno que respete r la propiedad privada, con estimulo a la inversión extranjera, con alterabilidad   en  los periodos constitucionales y electorales, con autonomía de los poderes y con lo que es más importante, sin modificar; con decretos leyes traídos de otras latitudes, de otras experiencias políticas;  nuestra Carta Magna. Es hora de pensar con la cabeza fría y no dejarse llevar por las emociones. La presión internacional se mantendrá, pero dicha presión es insuficiente. Hay que subirle los costos al gobierno de mantenerse en el poder con la presión interna y exigir restablecer el hilo constitucional. El paradigma del 19 de abril nos convoca al rescate pleno de la soberanía nacional. Por eso la convocatoria es hacer del ejemplo de los hombres del 19 de abril de 1810, un patrón de desprendimiento absoluto, para unir a todos los venezolanos en un liderazgo unitario, colectivo y compartido que sea capaz de acabar con este  gigante entuerto que nos agobia.

cesarmalave53@gmail.com

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »