Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Nicaragua se vuelca en una gigantesca marcha contra DanielOrtega

Nicaragua se vuelca en una gigantesca marcha contra DanielOrtega

Decenas de miles de nicaragüenses marcharon por una Nicaragua diferente este sábado 28 de abril.

Iglesia católica le pone plazo de un mes al Gobierno de Ortega

La jerarquía católica estableció un mes como plazo para que el diálogo entre la sociedad civil y el Gobierno, en el que servirá de mediadora, dé frutos.

Un mes. La jerarquía católica estableció un mes como plazo para que el diálogo, en el que servirá de mediadora, dé frutos. El anuncio lo hizo el cardenal Leopoldo Brenes durante la multitudinaria peregrinación de este sábado que la Iglesia católica convocó para pedir por la paz con justicia y libertad.

A la peregrinación asistieron miles que partieron de tres puntos diferentes de la capital y que finalmente convergieron en la Catedral de Managua.

En la homilía el cardenal Brenes explicó a la multitud el acuerdo al que había llegado la Conferencia Episcopal. “Los obispos, al decir que sí acompañaríamos el diálogo como mediadores y testigos, expresaron que al mes de instaurado este haríamos un alto para valorar la voluntad, la implementación y cumplimiento serio y real de los acuerdos a los que hayan llegado las partes.

Si los obispos de la Conferencia Episcopal evaluamos que no se están dando estos pasos, informaríamos al pueblo de Dios, a quien acompañamos, y les diríamos que así no podemos seguir y que no se pudo”, dijo.

Al finalizar la peregrinación, Brenes explicó que los obispos pidieron un límite de tiempo porque no podían “pasar cinco años dialogando”.

La multitud pidió en todo momento justicia para los jóvenes masacrados por el régimen.

Por otro lado, monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, y quien no dejó de recibir besos y abrazos por su cumpleaños durante la peregrinación, explicó que aún no están delineados los temas a tratarse durante el diálogo. “Qué temas se van a tratar, todavía no están definidos. En principio, todos los temas que tengan que ver con el presente y el futuro de Nicaragua. Y si en un mes no vemos que hay avance en el diálogo, si vemos que está estancado, que no hay buena voluntad, que no se logra ningún resultado, que estamos perdiendo el tiempo, entonces los obispos nos retiramos”, aseguró.

Brenes informó además que la Iglesia pidió que en el diálogo participara la mayor parte de las áreas “sensibles” para el desarrollo, progreso y el bien común del país. Sin embargo, una de las condiciones que pusieron fue la presencia de los jóvenes en las mesas que se puedan organizar. “Nosotros estamos esperando que los jóvenes tengan una buena organización. Y mientras no tengan una buena organización y una buena representación, no podemos arrancar”, dijo Brenes.

Al centro monseñor Bernardo Hombach, el cardenal Leopoldo Brenes y monseñor Silvio Báez, durante la homilía. La Prensa/Uriel Molina

Al centro monseñor Bernardo Hombach, el cardenal Leopoldo Brenes y monseñor Silvio Báez, durante la homilía. La Prensa/Uriel Molina

Todo el pueblo estará informado

Monseñor Silvio Báez advirtió que durante el proceso de diálogo la Iglesia se encargará de informar al pueblo todo lo que acontezca. “A todo el pueblo de Nicaragua le vamos a tener informado de lo que estamos haciendo. No más mesas negras, no más acuerdo debajo de las mesas, no más arreglos de cúpulas. El pueblo va a estar informado de lo que ahí ocurra”, explicó.

Apartar “afán de poder”

El obispo emérito Bernardo Hombach dijo que Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, deben de apartar su “afán de poder” por el bien del pueblo.

“Hay que rezar por esta familia presidencial, para que no se deje llevar por el afán de poder, sino que ellos miren el bien del pueblo, pero también que ellos se den cuenta que esta situación ya no es una pequeña inconformidad de la gente, sino que el pueblo quiere cambios”, dijo monseñor Hombach.

Monseñor Hombach participó también en la peregrinación por la paz que marchó con rumbo a la Catedral Metropolitana de Managua.

Durante las palabras del cardenal Brenes, la gente interrumpía a cada momento para gritar consignas contra el régimen de Daniel Ortega. “¡Que se vayan! ¡Que se vayan!”, “No eran delincuentes, eran estudiantes”.

Monseñor Silvio Báez habló con los periodistas después de bajar de la tarima. Brillaron por su ausencia todos los medios oficialistas. LA PRENSA / Óscar Navarrete.

Monseñor Silvio Báez habló con los periodistas después de bajar de la tarima. Brillaron por su ausencia todos los medios oficialistas. LA PRENSA / Óscar Navarrete.

Hubo un momento en que los micrófonos se apagaron y la voz del cardenal no se escuchaba, aparentemente había sido cortada la energía eléctrica, entonces la gente comenzó a gritar “no tenemos miedo” una y otra vez y a todo pulmón, agitando banderas azul y blanco de Nicaragua y blanco con amarillo de la Iglesia católica.

Las comunidades cristianas llegaron cargando imágenes de la Virgen María. Caminaban rezando el rosario, coreando canciones de la Iglesia.

La catedral este sábado fue un punto de congregación de peregrinos por la paz, en contraste, el pasado viernes 20 de abril, cuando fue un campo de batalla entre estudiantes universitarios y turbas de la Juventud Sandinista (JS), protegidas por la Policía Nacional.

El viernes que fueron atacados los universitarios en la catedral fue el día en que comenzaron a recibir víveres para los estudiantes atrincherados en las universidades públicas, en protesta contra el gobierno de Daniel Ortega.

La Prensa Nicaragua

Miles de personas en la protesta de este sábado en Managua.

“Las mañanitas” sonaron de boca de cientos de miles de nicaragüenses para agasajar a Silvio Báez, el obispo auxiliar de Managua que cumplía años, elevado a héroe en este país después de que este sacerdote se pusiera al frente de la respuesta a la represión y violencia desatada por el régimen de Daniel Ortega tras las masivas manifestaciones que exigen el fin de su mandato y que según el más reciente recuento del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos ha dejado ya 41 muertos. “¡Qué los cumpla feliz, qué los cumpla feliz!”, gritaba la masa, convocada en Managua por la Iglesia para manifestarse por la paz, pero convertida en una gigantesca manifestación que exige el fin de 11 años de autoritarismo y corrupción en una inédita demostración de fuerza contra el Gobierno, que a algunos nicaragüenses hacía recordar los últimos días del régimen comunista en Polonia.

“¡Queremos la paz, queremos la paz!”, gritaban decenas de miles de nicaragüenses que se trasladaban por la céntrica Carretera a Masaya hacia la Catedral Metropolitana, donde la Conferencia Episcopal realizó una liturgia. Si bien la convocatoria la hicieron los obispos, en esta manifestación marcharon feministas, homosexuales, familiares de los asesinados en la represión contra los manifestantes y miles de campesinos que desde horas de la madrugada salieron de sus comunidades montados en camiones hacia la capital. Ellos se oponen a la construcción de un Canal Interoceánico en Nicaragua, concesionado al empresario chino Wang Jing por Ortega. Pobres, ricos, obreros, religiosos, ateos, todos caminaron para demostrar hartazgo, exigir el fin de la violencia oficial y justicia para los muertos en una semana sin precedentes en la historia reciente de este país, que ya Julio Cortazar definió como “violentamente dulce”.

La cúpula de la iglesia criticó con dureza el discurso oficial del Ejecutivo sandinista, que desde la pluma de la vicepresidenta y esposa de Ortega, Rosario Murillo, manipula la fe con una mezcla de catolicismo, mensajes pentecostales y budismo con la vieja verborrea de la izquierda latinoamericana. El liderazgo católico definió ese mensaje oficial que se proclama “cristiano, socialista y solidario” como “demoniaco, basado en la envidia y toda clase de maldad”.

“Bienaventurados los que tienen sed de justicia, porque ellos serán saciados”, dijo el cardenal Leopoldo Brenes al iniciar su liturgia. “El demonio es siempre astuto y siempre interviene cuando decimos de la verdad. El demonio quería que quedáramos en las tinieblas”, agregó el líder del catolicismo nicaragüense cuando de repente le falló la energía en el entarimado construido a las puertas de Catedral. La misa se convirtió en un homenaje a “nuestros hermanos muertos, especialmente los estudiantes”, en referencia a las decenas de jóvenes que han sido asesinados en la jornada más violenta de la historia reciente de Nicaragua.

Brenes se refirió al diálogo convocado por el presidente Ortega y del que los obispos son mediadores. El cardenal dijo que si no hay garantías, ellos anunciarán que el proceso no se podrá dar. “El diálogo va a pasar por respeto a la justicia, la verdad, la libertad y el perdón”, dijo el religioso, mientras la multitud gritaba “¡qué se vayan, qué se vayan!”, en referencia al presidente Ortega y su esposa Murillo.

Después del cardenal habló el obispo Báez. El sacerdote recordó, en el momento más conmovedor de la jornada, a los “jóvenes reprimidos y torturados” y las “lágrimas de padres y madres que lloran en estos días la muerte de sus hijos a causa de la violencia irracional”. Pero también se refirió a las “mujeres violentadas”, en un país donde Amnistía Internacional ha denunciado que los feminicidios son cada vez más brutales. También hubo referencia a la “prepotencia e irresponsabilidad” con el manejo de las selvas de Nicaragua, en referencia a un incendio en la reserva Indio Maíz que arrasó más de 5.000 hectáreas de selva y que marcó el inicio de una jornada de protestas que han puesto contra las cuerdas al régimen. De los jóvenes que se movilizaron por los bosques nació la protesta contra la imposición de unas reformas a la Seguridad Social, que ahora exige el fin del régimen. Para Ortega será difícil encajar este golpe que le ha quitado el monopolio de las calles y que pone en jaque un poder que hasta ahora parecía indestructible. Los próximos días serán claves para determinar el futuro de Nicaragua y la supervivencia de un debilitado Ortega.

El País

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »