Inicio > Opinión > María Corina Machado: El Asalto

María Corina Machado: El Asalto

 

El 20 de mayo han planificado un asalto a Venezuela. Un asalto a mano armada. En un evento espurio, que no reconocemos ni los ciudadanos ni la comunidad internacional, montan el más burdo espectáculo criminal con la pretensión de prolongar su agonía en el poder.

Este asalto a Venezuela lo perpetran los mismos delincuentes que asaltaron Agroisleña, a artesanos y piñaterías, que asaltan bancos, fincas, camiones de carne y leche, comercios, zapaterías y empresas. Los mismos que se robaron los votos mientras hubo elecciones. Ahora pretenden ejecutar el asalto final al país.

El objetivo del 20 de mayo hacia afuera es aplacar la creciente presión internacional sobre el régimen, la cual ya está generando resultados, como evidencian las luchas y fracturas entre las bandas criminales que lo componen. Hacia adentro, quieren transmitir la impresión de que Maduro se va a quedar y con ello provocar una estampida de emigrantes. Por eso, tenemos que tener muy claro las implicaciones de ese día y usar las palabras precisas para calificar lo que está pasando.

Lo que harán el 20 de mayo no son elecciones, quienes participan no son candidatos, ese día no se va a votar y los que repudiamos ese evento no nos abstenemos. Ni siquiera es correcto hablar de fraude. Todo el evento es una farsa que desconocemos; por lo tanto, no se trata de un problema de condiciones y mucho menos de fecha.

Como tantas veces hemos insistido, las presiones en tres planos -el internacional, el institucional y el popular- están creciendo y convergerán hasta lograr el punto de energía requerido para producir el quiebre. El asalto del 20 de mayo va a acelerar e incrementar las fuerzas en los tres planos.

En primer lugar, la comunidad internacional escalará su presión: desconocerá el evento, y vendrán más sanciones y más delaciones. Si alguien le atribuía un vestigio de legitimidad a Nicolás Maduro, por su “origen”, a partir de ese momento ya nadie lo podrá calificar como “presidente”.

En el plano institucional, el 20 de mayo también acelerará el proceso del juicio penal por corrupción contra Maduro, que ha comenzado el Tribunal Supremo de Justicia legítimo. Según el Código Orgánico Procesal Penal, Maduro está suspendido e inhabilitado y no puede ser candidato a nada. También, en el seno de la Fuerza Armada Nacional quedará claro que Maduro no es Comandante en Jefe.

Y en el plano popular, para los ciudadanos, la perspectiva de que Maduro pretenda permanecer en el poder a la fuerza, significa extender una agonía ya insoportable.  Porque cada mamá venezolana sabe que el obstáculo entre el hambre de su hijo y la comida para alimentarlo es Nicolás Maduro. Cada joven sabe que el obstáculo entre su desesperanza y un futuro próspero en su país, es Nicolás Maduro. Cada abuelo sabe que el obstáculo entre la familia dividida y el reencuentro en Venezuela, es Nicolás Maduro. Por lo tanto, tenemos una sola opción: remover ese obstáculo.

Y el 20 de mayo despeja de una vez la ruta. Ya no habrá confusión posible acerca del entierro de la vía electoral; se acabó el tiempo de suplicar por condiciones que nunca van a dar. El inútil servicio de Falcón y compañía al régimen confirmará que son y han sido parte del sistema que combatimos. Pero más allá, la ilusión que algunos alimentaron sobre una salida “por las buenas”, sin fuerza ni lucha, quedará finalmente sepultada. Por eso, el 20 de mayo representa un hito aglutinador e integrador de todos quienes hemos decidido rescatar a Venezuela sin demora.

La dimisión de Maduro es el objetivo y la reconstrucción del país una tarea que muy pronto comenzaremos. El asalto del 20 de mayo nos acerca a hacerlo realidad.

María Corina Machado | @MariaCorinaYA

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »