Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Ignacio Moreno León: El milagro de Israel

José Ignacio Moreno León: El milagro de Israel

 

Desde los tempos del cautiverio en Babilonia (597 A.C.), las calamidades de Jesús de Nazaret y la destrucción del primer asentamiento en Jerusalén por los romanos y la prolongada diáspora y peregrinaje por el mundo, hasta la más criminal persecución durante el régimen nazi causante del holocausto en el que se asesinaron más de 6 millones de personas, el pueblo judío estuvo siembre en el empeño por establecer su propia patria, conquista que se logró el 29 de noviembre de 1947 cuando las Naciones Unidas declararon la creación del Estado de Israel, con su asentamiento en parte de la antigua Palestina, por cierto la porción más desértica de ese conflictivo territorio.

Sin embargo, no fue hasta el 14 de mayo de 1948 -hace justamente siete décadas- cuando pudo conformarse oficialmente esa nueva patria judía, declarándose su independencia, luego de una cruenta guerra civil producto del desconocimiento del mandato de la ONU por los gobiernos de Egipto, Siria, Transjordania, Irak y Líbano, cuyas tropas invadieron el nuevo país, a pesar de lo cual, el pueblo judío, liderado por David Ben Gurión, supo defender su territorio y ampliarlo como consecuencia de esa desigual contienda.

Luego vendrían nuevas amenazas y conflictos bélicos para hacer desaparecer el Estado de Israel. Así aconteció con la Guerra de Suez provocada por Egipto (1956/57); la Guerra de los Seis Días de 1967, en la que el pequeño nuevo Estado infringió una humillante derrota a las tropas de Egipto y Siria y Jordania; la Guerra del Yom Kippur, en octubre de 1973, contra Egipto y Siria; además de los continuos hechos belicistas que ponen en riesgo la seguridad de ese Estado y que aún se mantienen, a pesar de los acuerdos de Paz negociados en 1977.

Por todo lo anterior es posible afirmar que el logro y existencia del Estado de Israel puede considerarse casi un milagro. Sobre todo cuando se observa que en ese pequeño territorio, mayormente desértico y de aproximadamente 22 mil Km2 -la mitad del estado Anzoátegui- laboran arduamente 8.5 millones de personas que han logrado un exitoso desarrollo económico, cultural y científico para colocar la economía de ese país en el puesto 35 entre los países más desarrollados, con un ingreso per cápita cercano a 35 mil dólares, un ranking de competitividad del puesto 16, de innovación en el puesto 17 y con el puesto 18 en el índice de desarrollo humano; lo que ubica a este pequeño país entre las naciones más competitivas, innovadoras y con mejor calidad de vida del planeta. Por si fuera poco el éxito (¿milagro?) , la población judía total representa sólo 0.2% de la población mundial, pero sus científicos y creadores intelectuales han logrado 195 Premios Nobel, es decir, más de 22% del total de los otorgados, 31% de los otorgados en medicina y 26% en física.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de