Inicio > Política > Bloomberg: La elección vacía de Venezuela que no detendrá la caída en espiral de la nación

Bloomberg: La elección vacía de Venezuela que no detendrá la caída en espiral de la nación

Foto: REUTERS/Marco Bello

 

Se supone que las elecciones permiten a los votantes mejorar sus fortunas. Tristemente, ese no es el caso con la votación de este fin de semana en Venezuela. Independientemente del resultado, los votantes no pueden esperar una salida rápida de la espiral descendente de su país.

Por: Mesa editorial de Bloomber
Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Los funcionarios de las Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos, la Unión Europea, los Estados Unidos y los vecinos de Venezuela han denunciado que la próxima votación es defectuosa, más allá de la redención. Incluso si se le permitiera ganar a uno de los tres oponentes del presidente Nicolás Maduro -se prohibieron otros candidatos más populares, lo que ha generado un boicot de la gran mayoría opositora- él estaría bloqueado por los aliados de Maduro. Ellos controlan el ejército y todas las ramas del gobierno.

El mandato de Maduro ha sido un desastre económico. La inflación superará el 13.000 por ciento este año. Se espera que el producto interno bruto se reduzca en un 15 por ciento; disminuido en casi un 50 por ciento desde 2013. Venezuela tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo, pero gracias a la mala gestión, nunca lo sabrá: para 2020, la producción de petróleo será menos de la mitad de lo que era en 2013. Venezuela ya incumplió parte de su deuda, que representa casi el 120 por ciento del PIB.

Para los venezolanos comunes, estos números significan miseria diaria. No importa la escasez de alimentos, medicinas y papel higiénico, incluso el agua escasea en Caracas. Cerca de 3 millones de los 8 millones de estudiantes de Venezuela se han mantenido fuera de la escuela por falta de alimentos, electricidad, agua potable y combustible para el transporte. Las enfermedades transmisibles están en aumento, y el año pasado los casos de malaria crecieron casi un 70 por ciento, el mayor aumento del mundo. Muchos venezolanos están “votando” con los pies. Si las tendencias actuales continúan, para el final de este año, cerca del 10 por ciento de la población se habrá ido del país.

La presión exterior no funcionó. No se puede obligar a Venezuela a aceptar ayuda humanitaria, y hasta ahora ha rechazado la ayuda. Sus vecinos están distraídos por su propia confusión política, y las sanciones de Estados Unidos no han desviado a Maduro del camino. Con el colapso de la economía, él ha seguido subsidiando envíos de petróleo a Cuba, cuyos servicios de seguridad lo han ayudado a mantenerse en el poder.

El exsecretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, ha especulado que un golpe militar podría ofrecer una salida. Pero casi todos los oficiales de Venezuela han subido de rango en las filas de Hugo Chávez y Maduro. Algunos han estado implicados en el tráfico de narcóticos y muchos más en el saqueo de la economía, que ahora dominan. Su ayuda no se espera.

Los EEUU, La Unión Europea y los vecinos democráticos de Venezuela tienen pocos recursos para impulsar. El llamado Grupo Lima (que lo conforma Canadá, México y gran parte de Sudamérica) se ha comprometido a ignorar los compromisos, por ejemplo, durante cualquier negociación de deuda, no aprobados por la Asamblea Nacional, que controla la oposición y que Maduro ha reemplazado. Sin embargo, en la medida de lo posible, cualquier nuevo endurecimiento de las sanciones debería estar dirigido a los líderes del país en lugar de a la población de Venezuela. Añadir a su difícil situación sería el principal inconveniente de prohibir las importaciones de petróleo venezolano, que la administración Trump ha estado considerando.

El final podría no estar tan lejos. Los acreedores se están acercando a la compañía petrolera nacional de Venezuela, confiscando activos y amenazando con paralizar sus operaciones. Incluso se informa que China se niega a extender el período de gracia en los reembolsos de préstamos. Las compañías extranjeras, más recientemente, la gigante estadounidense de alimentos Kellogg Co., continúan huyendo.

Mientras tanto, EEUU y Europa deberían hacer más para ayudar a los países que acogen a los refugiados de Venezuela. Y los principales miembros del Fondo Monetario Internacional -incluida China, que ha prestado a Venezuela más de $ 60 mil millones- deberían estar planeando cómo ayudar a Venezuela a recuperarse, una vez que se establezca un gobierno capaz de avanzar. Hasta que eso suceda, los forasteros no tienen otra opción que mirar con consternación.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de