Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Earle Herrera: Trump en el CNE

Earle Herrera: Trump en el CNE

 

No habló con Tibisay, pero estuvo allí. Si a ver vamos, nunca dejó de rondar las dos manzanas entre Plaza Caracas y la Diego Ibarra, lugar adonde Roberto Malaver, de estudiante ucevista, se iba a masajear la nostalgia atenazado por los sedientos recuerdos de su Tacarigua. Desde que llegó a la Casa Blanca, Trump no ha dejado de inmiscuirse en los asuntos del CNE. La última orden que le impartió fue suspender las elecciones del 20M. Fedecámaras y la CEV corearon: “Yes, sir”. Tibisay ni pendiente.

La actitud de la rectora la definieron en Harvard University como “las insolencias del subdesarrollo”. Pero eso es tema para otra tesis. Los comicios más importantes de la historia de la humanidad son los convocados por la ANC para el 20 de mayo de este bloqueado 2018. De las presidenciales de Colombia o México nadie habla, excepto la crónica roja cuando aparecen 9.000 cadáveres en el país de los falsos positivos o es asesinado el candidato número 90 en tierra azteca. Vallenato y huapango macabros y silenciados.

Maduro acaba de cerrar la campaña electoral más extensa –abarcó todo el planeta- y asediada de que se tenga noticia desde que lo griegos inventaron la democracia para darle otra forma a la guerra. EEUU y Europa se metieron hasta el cuello en el proceso. A veces, en una misma semana, declaran contra el 20M todos los altos cargos del imperio: Trump, Pence, Pompeo, Haley (Marco Rubio y similares son batboys). Igual lo hacen en afinado concierto europeo la alemana Mekel, el francés Macrón, la británica May y hasta el anticatalán Rajoy.

Maduro ha tenido que responder más a los metiches foráneos que a los candidatos de la derecha. Enfrenta en este proceso a los gobiernos de EEUU y la UE. Se suman en su contra los perritos presidenciales de América Latina, como fueron autodefinidos por uno de ellos mismos, hoy seguramente trabajando para Animal Planet o el encantador de perros.

Trump no piensa salir del CNE después del 20M. Sus promesas post-electorales las lanzaron sus voceros: aumentar las sanciones, extender el bloqueo y financiar a la oposición, “sin descartar la opción militar”. En ese escenario y todas sus repercusiones, Maduro ha dicho: truene, llueve o relampaguee habrá elecciones. Amén.

Te puede interesar

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »