Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jaime García: Mengua, hambre, pobreza y cómplices.

Jaime García: Mengua, hambre, pobreza y cómplices.

 

Un pueblo que vota por corruptos no es víctima, es cómplice. En pleno siglo 21, es Insólito que un país con 22 elecciones y que mediáticamente el oficialismo hegemónico  ha  llamado cínicamente    ”fiesta electoral”, los venezolanos estén muriéndose de hambre.

Cada día, de manera inexorable, el calvario de los compatriotas venezolanos se hace insostenible. La escases de comida y medicamentos, hiperinflación, ínfima cantidad de billetes circulantes, inexplicables apagones eléctricos, angustiosos racionamientos de agua potable, desesperante desabastecimiento de gas doméstico, doloroso y  trémulo  éxodo de hermanos venezolanos emigrando hacia países vecinos dejando  a sus familiares llorando conmovedoramente.

Aunado a estas condiciones inhóspitas para la vida, hoy en día tenemos un país con el aparato productivo nacional destruido, los productores agropecuarios arruinados abandonados por el gobierno de turno. Las federaciones empresariales, sindicales y gremios hoy padecen el ostracismo inducido por la cúpula cívico militar que nos gobierna.

Venezuela, país fundador de la OPEP, otrora la Arabia saudita de América, actualmente sus hijos se están muriendo de mengua, sin esperanza, los fogones están apagados porque no hay nada que cocinar. Estamos viviendo las consecuencias de un país mal gobernado y mal administrado. Según cifras extra oficiales conservadoras, nuestro país ha facturado en estos 19 años de revolución 1.2 trillones de dólares por concepto de exportación de Crudo, productos refinados y otras materias primas. ¿Dónde está esa macolla de dólares? ¿Quienes están nadando en ese océano de dólares? Los corruptos cívicos militares deben tener una repuesta precisa y concisa a esta interrogante.

Como un acto de magia, el dinero obtenido por tanta exportación de la riqueza venezolana se esfumo, debajo del sombrero solo quedaron gases flatulentos. Tremendo mago ha resultado el gobierno que preside el Sr. Nicolás Maduro.

Con esta  destrucción, publica y notoria, se evidencia una mengua y pobreza moral. El silencio supera la barrera del sonido. La genuflexión y la resignación están a la orden del día. Nadie protesta. Los derechos humanos están en un segundo plano. Somos una sociedad de alcahuetes y cómplices de un sistema de gobierno que interpreta la Constitución de acuerdo a sus intereses ideológicos

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »