Inicio > Regional > El Tigre: Un docente que decidió dejar de ejercer para dedicarse a la venta de hortalizas y verdura

El Tigre: Un docente que decidió dejar de ejercer para dedicarse a la venta de hortalizas y verdura

 

Venta de efectivo en El Tigre, Estado Anzoátegui, es regida desde el nuevo mercado de buhoneros

No es solo arroz, harina o azúcar a sobreprecio es lo que se vende de manera informal: ante la escasa circulación de efectivo, ahora los billetes son una preciada mercancía para muchos. Puente Ayala se llama el nuevo mercado de buhoneros situado en el sur del estado Anzoátegui

El comercio informal se ha convertido en uno de los negocios más cotizados en el territorio nacional, mediante la reventa ilegal de productos de primera necesidad a precios exorbitantes que sobrepasan el límite del sueldo básico, fenómeno conocido en Venezuela popularmente como “bachaqueo”.

Pero no es solo arroz, harina o azúcar a sobreprecio lo que se vende de manera informal: ante la escasa circulación de efectivo, ahora los billetes son una preciada mercancía para muchos.

En el sur del Estado Anzoátegui se encuentra Puente Ayala, y no precisamente se trata del centro penitenciario situado en la capital del estado, sino del recién creado mercado de buhoneros de El Tigre.

Este lugar se ha convertido en la principal fuente de billetes desde inicios de 2018, cuando el actual mandatario municipal desalojó a los vendedores informales del Mercado Municipal para ubicarlos de manera “más organizada”.

Jaime López, un usuario del mercado, manifestó que en este lugar el efectivo se negocia a entre un 250 % y 300 % más de su valor nominal, fenómeno que catalogó como una de las mayores mafias que se ven en ese lugar. Con resignación, comentó que “por un viaje personal que tuve que realizar, un amigo me mencionó la venta de efectivo en ese mercado y aunque el porcentaje que se cobra es exageradamente elevado, me vi en la obligación de pagarlo por la necesidad”.

Situaciones como las de López han llevado a que muchos paguen ilegalmente comisiones, conocidas como “avances de efectivo”, las cuales consisten en realizar transferencias bancarias con el sobreprecio citado a cambio de los billetes.

Pese a que esta acción está prohibida por la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario, es un negocio ilegal que los entes competentes no han terminado de controlar.

Trabajadores informales que hacen vida en el lugar comentan que es Puente Ayala la referencia principal para ubicar el porcentaje de turno en cuanto a la compra de efectivo, pues es en este el lugar donde se maneja el papel moneda, además de que es la principal fuente de obtención del mismo.

Tal es el caso de un profesional de la docencia que decidió dejar de ejercer para dedicarse a la venta de hortalizas y verduras y obtener de ese modo billetes y lograr comprar productos de primera necesidad más económicos. Este señor comentó que pasadas las cinco de la tarde, observa cuando los demás vendedores informales, sobre todo los que venden productos de la cesta alimentaria, como arroz, harina de maíz precocida, azúcar, mantequilla o harina de trigo, entregan el efectivo recogido del día, pues el fin de estas ventas es la comercialización de los billetes.

Mario Ortiz, habitante del municipio Guanipa, comentó que prefiere pagar el costo del transporte público para trasladarse hasta este lugar. También debe comprar efectivo para poder adquirir los productos con aunque sea 300 bolívares menos que al comprarlos por punto de venta. “Siempre que vengo a este mercado pregunto en cuánto se paga el porcentaje por efectivo, porque además muy pocas personas venden; hay que tener contactos”.

Modus Operandis

Beatriz Beltrán, nombre de una vendedora de Puente Ayala que fue cambiado a petición de la fuente, detalló que “el negocio es conseguir mercancía; si son productos venezolanos mucho mejor, aunque los brasileros también se venden. Aunque uno lo tiene más económico, no hay pérdida, porque se recupera, bien sea vendiendo el efectivo o comprando más mercancía a menos costo porque pagas en efectivo”.

Muchas personas hacen cola en cualquier comercio asiático para comprar productos regulados a bajos costos y luego venderlos en este mercado a cambio de efectivo.

Si bien es cierto que tres de cada cinco locales comerciales situados en el Mercado Municipal de El Tigre tambien ofrecen mercancía solo en efectivo, tigrenses consideran que es en Puente Ayala donde convergen la mayor demanda y la oferta de precios más bajos en los productos.

Cambios improvistos

El proyecto inicial de este mercado era ser un centro comercial, el cual incluía un banco, una mezzanina destinada para comercios con venta de comidas y locales comerciales donde los buhoneros tendrían sus puestos de venta, pero la emergencia de reubicación de los comerciantes del mercado municipal llevó a que este plan no fuera llevado a cabo.

Carlos López, coordinador del mercado de buhoneros también llamado Puente Ayala, manifestó que la situación económica que actualmente atraviesa el país ha distorsionado hasta el mismo concepto de comercio informal.

“Anteriormente los buhoneros vendían en la calle ropa y productos de belleza, entre otros, pero hoy en día el 90 % del comercio informal es venta de productos de primera necesidad y de productos importados”.

Destacó que la reventa de productos nacionales es un delito y los cuerpos de seguridad tienen autorización para decomisar estos productos, pero luego el propietario de la mercancía debe justificar el origen de la misma.

Por otra parte, los comerciantes de este mercado alegan que los mismos cuerpos de seguridad tienen su negocio de venta de productos de primera necesidad. Los mismos productos decomisados son revendidos.

El representante del mercado alegó que hasta la fecha no han recibido una denuncia formal de un hecho similar y hace un llamado a la ciudadanía a denunciar estos actos, ya que estos puestos están destinados solo a comerciantes informales. Destacó que mientras no sea un hecho formal, sigue siendo un “secreto de pasillo”.

Mejoras de infraestructura

Próximamente se estará dando inicio a la construcción de los baños, para darles condiciones mínimas de salubridad a las personas que hacen vida en el mercado.

De igual manera, se está trabajando para agilizar el proyecto de alumbrado tanto interno como externo del lugar por motivos de seguridad, ya que los delitos que anteriormente se registraban en los alrededores, como robos y arrebatones, fueron lo que originó que este mercado sea conocido como “Puente Ayala”.

Aseguró que una vez que puedan ejecutar todas las medidas planteadas, este mercado pasará a denominarse Centro Empresarial Don Simón Rodríguez.

Actualmente el lugar tiene una infraestructura máxima de 176 locales. Fueron habilitados los espacios exteriores, que estaban destinados para recreación y otros fines y fueron colocados inicialmente 593 locales. En total hay un censo de 1.118 comerciantes itinerantes, el cual aumenta diariamente, indicó López.

El Pitazo

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »