Inicio > Documentos > Pedro R. García: Respondiendo al amigo Ramón Rosales

Pedro R. García: Respondiendo al amigo Ramón Rosales

Amigo Ramón Rosales, un cordial saludo, primero agradecerle por mostrarse lector asiduo de mis notas, segundo para comentarle que a veces se nos escapan tantas cosas pero en este tema el de la palabra hay que ser cuidadoso, a modo de información sin intención de polémica o quizás de abrir un debate, pero a mi me es familiar ya que durante 38 años estuve sometido al escrutinio de mi esposa egresada del antiguo Pedagógico, y con una Maestría en Londres de Literatura inglesa, o sea shakesperiana, yo soy cervantino, y por ejercicio de la política, soy retórico lo que ella con acritud me combatía, yo trato de escribir como pienso y como hablo, no apelo a imposturas gramaticales, y por supuesto incurro en todo tipo de aliteraciones, por mi formación siempre me muevo en la tensión entre el lenguaje filosófico y su traducción a lo cotidiano y allí algunos giros, agradezco tu observación, la cito:Disculpe que lo moleste, pero tengo una pregunta que puede parecer tonta pero he leído en varias oportunidades artículos suyos, muy buenos, en Costa del Sol en donde usa la “y” en donde va “ll”¿es un error del procesador de palabras?” Y después el Editor del Noticiero agrega,Esperemos entonces que sea el autor quien explique, porque escribe con Y toda palabra que se escribe con LL y de paso que le explique porque sus escritos no tienen párrafos, son un solo bloque de palabras”. Le confieso que tuvimos una larga conversación sobre eso y no entendí nada, o lo entendí todo…

Una acotación necesaria…

Y primero fue la palabra y la palabra era Dios. Aquí hay una primera fuente sobre la palabra y cito: el texto para traducir e interpretar el Evangelio de San Juan del griego koiné al Castellano. Este libro es una manual para aprender Griego koiné y luego traducir el Evangelio de San Juan, escrito por este apóstol que, según la tradición estuvo muy cerca del corazón del divino Maestro Jesús. Con estos conocimientos el iniciado podrá leer todo el Nuevo Testamento. Así mismo, el Teólogo, el Exégeta o el Lingüista puede aprender el vocabulario necesario para leer después los textos de Aristóteles, quien escribió en Griego koiné, o “Lengua Común. El libro comienza con una completa introducción de la Gramática griega y la pronunciación impuesta por el humanista Erasmo de Rotterdam, conocido como Desiderius Erasmus Rotterdamus. (Róterdam, 28 de octubre de 1466 Basilea, 12 de julio de 1536). El autor profundiza en la interpretación del Evangelio de San Juan, ratificando algunas imprecisiones que subraya, para dar mayor claridad al texto, como por ejemplo: Un ejemplo: “En el Evangelio de San Juan, en el Capítulo 1, nos sorprende que San Jerónimo (autor de la Biblia Vulgata del Griego Koiné al Latín) haya puesto en palabras de Juan El Bautista: “Yo bautizo con agua”, cuando, en verdad, Juan El Bautista, en palabras del primer traductor expresó:“ἐγὼ βαπτίζω ἐν ὕδατι” que significa: “Yo bautizo en agua o dentro del agua”. En apariencia, este ejemplo, no es significativo para algunos teólogos y exegetas , pero si afrontamos el tema de la pugna religiosa entre Catolicismo, Protestantismo y el Islamismo, comprendemos que por una sola preposición, surgen divergencias que conducen, muchas veces a guerras fratricidas. En este sentido, confrontar los textos originales conyeva al diálogo y a la reconciliación fraterna” En lo referente a la ausencia de párrafos, habría que hacer algunas aproximaciones, a partir de ¿Qué es un párrafo? Existe un innumero entre los que destacan:

¿Párrafo introductorio?
¿Párrafo inductivo?
¿Párrafo deductivo?
¿Párrafo descriptivo?
¿Párrafo narrativo?
¿Párrafo argumentativo?
¿Párrafo expositivo?
¿Párrafo informativo
¿Párrafo de causa y efecto?
¿Párrafo de contraste de comparación?.

Intento que sea narrativo, en el se despliega una historia en orden secuencial y/o cronología. Algo sucede primero, luego segundo, tercero, y demás. Cuenta con los componentes necesarios para el desarrollo de la acción: protagonista, escenario, objetivo, obstáculo, clímax y resolución. Estos párrafos se usan más distintivamente en la parábola pero también se encuentran al momento de describir cualquier reiteración de actividad real. Debido a que los párrafos narrativos aparecen en la novela, le permiten al escritor tener un poco más de libertad para escribir la historia en el estilo que prefiera. Esto se conoce como libertad o una especie de licencia. Pueden usar el estilo narrativo en primera persona e incluir palabras que claramente se refieran a ti (yo, mi, mío, y demás), o pueden intentar contar la historia desde un punto de vista estrictamente objetivo que no sea personal, pero que intenta dar una explicación justa y directa de lo que sucedió.

Con respecto del uso de la “Y” me apoyo en: LA RAE que eliminó letras del alfabeto y cambió el nombre a otras.

Drásticos cambios en el alfabeto y en las reglas de escritura contiene la nueva edición de Ortografía elaborada por la Real Academia Española (RAE), que se publicará a fines de este año. Entre las modificaciones más llamativas está la eliminación de algunas letras del alfabeto. Éstas son la “ch” y “ll”, que fueron suprimidas formalmente de la tabla del alfabeto, por lo que las letras del abecedario ahora pasan a ser 27.

También la RAE decidió cambiarle el nombre a algunas letras. De este modo, la “i griega” se yamará “ye”. Con esto, la “i latina” pasará a denominarse simplemente “i”.

En tanto, la “b” se llamará sólo “be” y la “v” sólo “uve” –y no “be alta”, “be larga”, “ve baja” ni “ve corta”–. En el caso de la “w”, se nominará sólo “doble uve”.

Respecto de la tilde, dejará de usarse en la palabra “solo” incluso en casos de posible ambigüedad, como “voy solo al cine”, aunque no se condenará si alguien quiere utilizarla.

Tampoco llevarán tilde “guión”, “huí” y “truhán”, debido a que se considera que son palabras “monosílabas a efectos ortográficos”, cualquiera sea la forma de pronunciarlas.

Asimismo, se eliminará la tilde entre números, por ejemplo “4 ó 5”. La explicación es que esta regla se basaba en que antes todo el mundo escribía a mano. Sin embargo, ahora se toma en cuenta que tanto la máquina de escribir como el computador han eliminado “el peligro de confundir la letra ‘o‘ con la cifra cero, que es de tamaño mayor”.

“Cuórum” y “Catar”

La RAE decidió además en algunas palabras cambiar la “q” por la letra “c” o “k”, dependiendo del caso. Así, “Iraq” será “Irak”, “Qatar” se escribirá “Catar”, “quásar” será “cuásar”, y “quórum” ahora será “cuórum”.

Esto se debe a que en nuestro sistema de escritura la letra “q” sólo representa al fonema “k” en la combinación “qu” antes de la “e” o la “i”, por lo que escribirla en estas otras palabras “representa una incongruencia con las reglas”.

Quienes prefieran escribir estas palabras de la forma anterior, deberán hacerlo como si fueran extranjerismos, es decir en cursiva y sin tilde.

Finalmente, el prefijo “ex” se escribirá unido a la base léxica, en caso de que afecte a una sola palabra. Por ejemplo: “exmarido”, “exministro” y “exdirector”, pero continuará escribiéndose separado cuando se trate de palabras compuestas, como “ex director general”.

Mi apoyo fundamental en el desarrollo de mis temas es en algunos autores de los que listo aquí para su valida preocupación

Jacques Derrida: En Exergo

Durante los últimos años; el estudio de la escritura ha sido objeto; por obra de Jacques Derrida; de una renovación fundamental y un cambio de nivel. Se observa; no sin sorpresa; que en occidente; bajo el dominio de la escritura fonética; se ha privilegiado el lenguaje hablado como si constituyera el lenguaje por excelencia: respecto a él; el lenguaje escrito apenas sería una reproducción auxiliar o un instrumento cómodo. Hay en esto una estructuración que pudiera amarse fonocéntrica. Este privilegio del significante fónico sobre el gráfico sólo puede legitimarse a partir de lo que sería un interior donde reside el pensamiento y un exterior donde está situada la escritura. Es la humillación de la escritura la que organiza nuestro concepto de signo; la que gobierna nuestro concepto de verdad; organizado como un logocentrismo. Sin embargo; podría demostrarse que la posibilidad general de la escritura fundamenta la posibilidad de la lengua misma. La gramatología implica una reforma del concepto de escritura; una archiescritura lógicamente anterior a todas las oposiciones; y está yamada a des-construir no aboliéndolos; sino remontándolos a su raíz- todos los presupuestos de una lingüística cuyos progresos; precisamente; permitieron abordarla. En Exergo, habla de la incursión de la escritura en el orden de lo científico, en una época dominada por el problema del lenguaje y del signo, y cuyo horizonte, a pesar de que sea incierto, pertenece a nuestra época y a nuestra historia occidental. En el principio, Derrida nos yama la atención sobre el etnocentrismo, el cual ha dominado el concepto de escritura; y sobre el logocentrismo definida como metafísica de la escritura fonética, el cual ha sido, para el relativismo histórico, el etnocentrismo más original. Con ello nos quiere decir, primero, que la escritura tal y como la conocemos, la alfabética ha surgido en Occidente como fonocentrismo. Y como dice J.J. Rousseau, la manera de escribir obedece a la organización de los hombres en una nación, por ello el ejemplo de que el alfabeto pertenece a un pueblo civilizado, se refiere al orden del discurso de una sociedad: es decir occidente se ha construido a partir de su escritura. Segundo, con ello su autor se refiere darle el valor máximo al lógos, pensar que en él se halla, por ejemplo, la verdad discursiva. El etnocentrismo resaltado por Derrida a se dirige hacia tres pilares: 1. El concepto de escritura, 2. La historia de la metafísica y 3. El concepto de la ciencia. Éste último, el más digno de su reflexión. El primero, nos expresa la idea como si fuera un postulado: “la escritura en un mundo donde la fonetización de la escritura debe disimular su propia historia en el acto de su producción”. Con ello, Derrida quiere decir que disimula su propia historia porque aparece como la naturaleza del lenguaje mismo y no como un producto histórico.

Aristóteles y la convención lingüística.

Los pocos pasajes en los que [Aristóteles] habla del lenguaje como tal, están muy lejos de aislar la esfera de los significados lingüísticos respecto al mundo de las cosas que son nombradas en ella. Cuando Aristóteles dice de los sonidos o de los signos escritos que designan cuando se convierten en símbolos, esto significa desde luego que no son por naturaleza, sino por convención (katà synthéken). “Sin embargo, esto no contiene en modo alguno una teoría instrumental de los signos. La convención por la que los sonidos del lenguaje o los signos de la escritura yegan a significar algo no es un acuerdo sobre un medio de entenderse esto presupondría de todos modos la existencia del lenguaje, sino que es el haber llegado a estar de acuerdo en lo que tiene de fundamento la comunidad entre los hombres y en su consenso sobre lo que es bueno y correcto”. Por lo tanto, conviene considerar los enunciados terminológicos a la luz de la Política (Pólit. A 2).]H.-G. Gadamer, Verdad y Método, Sígueme, p.517.

Nietzsche y su crítica al lenguaje.

La cultura se construye relacionalemnte en la vacuidad existente entre los hombres, que es yenada por comunicación y comportamiento. Buscamos ordenar lo que no tiene un orden humano al darle un significado. Nos remitimos a reglas compartidas, donde el lenguaje es una de ellas, la más cultural, la más fabricada por el hombre. Una edificación gramatical que busca hacer de todo un asunto inteligible (comunicable para mí y para los otros) sin reparar que el lenguaje peligra de estancamiento y, por lo tanto, de que seamos engañados por él. Bajo este contexto se pregunta Nietzsche si ¿el lenguaje es “la expresión adecuada de todas las realidades”? El lenguaje es como un instrumento que nos ayuda a resolver los problemas humanos, conflictos que, paradójicamente, se propician a partir de su uso, pues pretende desentrañar “nuestros problemas ontológicos”, cuando en realidad ha contribuido a fabricar esos mismos embarazos al “inventa las cosas, su perennidad, su sustancialidad, su “existencia”, mientras sólo indagan tangencialmente a la vida.

George Lakoff (Bayonne, Nueva Jersey, 1941).

Es lingüista y científico cognitivo. Ha sido profesor en la Universidad de California y también en las universidades de Harvard y Michigan. En la actualidad es director del Center for the Neural Mind & Society de la Universidad de California. Lakoff es el fundador de la lingüística generativa, que traslada el foco de atención de la gramática de la sintaxis al significado, pero sobre todo desconocido por su teoría de la metáfora conceptual, que sostiene que las metáforas nos permiten estructurar unos conceptos a partir de otros, y por sus análisis políticos relacionados con la materia. Académico norteamericano, estudió lingüística en la Universidad de Indiana, donde se doctoró (1966). Se acercó a la gramática transformacional de Chomsky y, a partir de la sintaxis generativa de éste, desarrolló, a finales de los años 60, la idea de la semántica generativa, que le sitúa en una posición de debate con el académico del MIT. Su actividad docente se inició en la Universidad de Harvard (1965-69), de donde pasó a la de Míchigan (1969-71) y Stanford (1971-72), para asentarse finalmente, en 1972, en la Universidad de California, en Berkeley. Fundador del Rockridge Institute, ha sido presidente de la International Cognitive Linguistics Association (1989–93). Dirige, con Jerome Feldman, el International Computer Science Institute de Berkeley. Profesor visitante, entre otros centros, de la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París. Lakoff aparece hoy entre los pensadores norteamericanos comprometidos públicamente con una política de progreso afín al Partido Demócrata del presidente Obama, después de años de denuncia de la administración republicana de George W. Bush desde el activismo democrático del Rockridge Institute, institución que, no obstante, se declara no partidista Entre sus obras: Maetaphors We Live By, con Mark Johnson (1980); Women, Fire, and dangerous Things (1987); More than Cool Reason, con Mark Turner (1989); Moral Politics (1996); Philosophy in the Flesh, the embodied mind and its challenge to Western Thought, con Mark Johnson (1999); Where Mathematics Comes From: How the Embodied Mind El desarrollo del pensamiento de Lakoff parte de la semántica generativa, en la que juega un papel fundacional en sus primeros años de actividad académica, para luego definir la lingüística cognitivasemántica para luego definir la lingüística cognitiva y, a partir del estudio de las modalidades de conexionismo biológico, la teoría neuronal del lenguaje y la naturaleza del pensamiento. En su discurso académico destaca el análisis que hace de la metáfora (Maetaphors We Live By, con Mark Johnson, 1980), que describe como una forma constructiva que permite proyecciones del pensamiento y nuevas formas del conocimiento. La metáfora aparece aquí en la base del proceso creativo, ya que permite transformar en imágenes, en conceptos reconocibles, estructuras abstractas nacidas de nuestra experiencia con la realidad, ‘encarnaciones’ mentales, entre las que se cuentan las percepciones subjetivas del tiempo y del espacio. A través de la experiencia y de su destilado cognitivo mediante metáforas, el individuo traza sus referentes perceptivos, sus modos de ver la realidad. Así, describe la formación y enmarcado del pensamiento político estructurado en un libro que le dio gran relevancia pública en Estados Unidos: Moral Politics: How Liberals and Conservatives Think (1996). También del pensamiento occidental (Philosophy in the Flesh, the embodied mind and its challenge to Western Thought, con Mark Johnson, 1999), e incluso traslada el esquema de análisis, en un texto escrito con Rafael Núñez, a la construcción del pensamiento matemático (Where Mathematics Comes From: How the Embodied Mind Brings Mathematics Into Being, 2000).

Sus textos más recientes se han orientado, desde el campo de la lingüística, al análisis de la lógica del discurso de los políticos y a los mecanismos constructivos y los marcos perceptivos que diferencian a los conservadores y los progresistas, como expone en. A Don’t Think of an Elephant: Know Your Values and Frame the Debate (2004). En The Political Mind (2008), refuerza el análisis anterior desde el campo de la neurociencia, de modo que el discurso político aparece como una proyección de estructuras mentales distintas, de modos distintos de ver, entender y construir el mundo. El papel de los medios de comunicación aparece como un instrumento determinante en la formación del enmarcado de la realidad, así como de los procesos inductivos derivados construcciones marcadas por los intereses políticos en juego. Lakoff aplica la framing theory, arranca de Erving Goffman, si bien la toma de su colega de Berkeley Charles J. Fillmore (1929), padre de la frame semantics (1976).

“Intellige ut credas” Escruta la verdad para poder encontrar a Dios y creer”

Gracias,
Cordial saludo,
Pedro R. García

Te puede interesar

Loading...

Compartir

One thought on “Pedro R. García: Respondiendo al amigo Ramón Rosales

  1. Buenas,

    es simple, usar las palabras según la RAE indica actualmente.

    En su escrito colocó, y copio textualmente:

    “También la RAE decidió cambiarle el nombre a algunas letras. De este modo, la “i griega” se yamará “ye”. Con esto, la “i latina” pasará a denominarse simplemente “i”.

    En tanto, la “b” se llamará sólo “be” y la “v””

    Llamará, es con dos l.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »