Inicio > Economía > ¿Está en riesgo el suministro de crudo venezolano a Cuba?

¿Está en riesgo el suministro de crudo venezolano a Cuba?

 

La producción de crudo venezolano está cayendo aceleradamente y el país no tiene ingresos para comprar comida, medicinas ni mucho menos bienes de consumo, pero hay un aporte socialista que el régimen de Nicolás Maduro no parece estar dispuesto a sacrificar por ningún concepto: el subsidio petrolero a Cuba.

Noticias de que un nuevo envío de medio millón de barriles de crudo estaba en camino esta semana a Matanzas, al occidente de Cuba, fueron recibidas con indignación por varios sectores de Venezuela, país inmerso en la peor crisis económica de su historia.

El petróleo que Venezuela otorga a Cuba, equivalentes a unos 55,000 barriles diarios, representan unos $1,200 millones al año, que bien podrían servir para combatir la inflación, importar urgentemente necesitadas medicinas o aliviar el hambre de más de nueve millones de venezolanos que dicen comer una sola vez al día.

Pero Maduro ha demostrado que prefiere mantener los supermercados vacios a suspender los envíos a Cuba, dijo desde Washington Antonio De La Cruz, Director Ejecutivo de la firma de asesores Inter American Trends.

¿La razón?

“Porque Cuba es hoy el verdadero sostén que tiene en el poder”, explicó De La Cruz. “Sin el apoyo cubano, Maduro hubiera ya salido hace mucho tiempo y La Habana es hoy quien le está aportando los instrumentos de represión y el aparato de inteligencia que le permite a él mantenerse en el poder en medio del torbellino en que se encuentra”.

El fallecido presidente Hugo Chávez fue el que inició el programa de cooperación que llevaba a Caracas a suministrar crudo a La Habana como pago por los servicios que personal médico cubano prestaban en Venezuela.

Pero el programa, que en un momento llegó a costarle a Venezuela más de $5,000 millones al año, en realidad no era tanto para mantener el programa médico conocido como Barrio Adentro, sino por los aportes que Caracas recibió en materia de inteligencia, según dijo el departamento de Estado y la firma privada de inteligencia Stratfor, en documentos filtrados por WikiLeaks.

“La capacidad de inteligencia venezolana recibió un fuerte impulso después que Chávez se alió con Cuba […] Esa es la razón por la que Chávez está tan endeudado con [ellos] […] su régimen puede detectar todo complot de antemano y puede mantener vigilada a la oposición por la gran cantidad de cubanos involucrados en la recolección de inteligencia”, dijo un analista de Stratford en un correo electrónico interno.

“Lo que hay que recordar es que el SEBIN [el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional] nunca ha sido tan efectivo (al menos domésticamente) si no fuese por los cubanos. Si Cuba alguna vez decidiera retirar su cooperación, Chávez tendría que desarrollar alguna capacidad de inteligencia rápidamente, porque de lo contrario quedaría jodido”, añadió el analista.

Maduro, quien siempre fue uno de los colabores de Chávez con más estrechos vínculos con La Habana, se ha visto obligado a recortar los suministros de crudo a Cuba, a medida que las finanzas y la producción petrolera del país colapsaba.

Pero preservar el actual suministro constituye un gran sacrificio para Venezuela en los últimos meses, que ha visto la producción de crudo descender desde los 2 millones de barriles diarios al actual 1.3 millones de barriles.

Ese total podría continuar cayendo, dijo el ex gerente de Petróleos de Venezuela, Horacio Medina.

“Todos los analistas coinciden en que ya para final de año, y esta situación parece ya irreversible, que la producción total de Venezuela no superará el millón de barriles diarios”, dijo Medina.

“En estos momentos, ellos [el actual personal de PDVSA] no saben como aumentar la producción, ni tienen con qué hacerlo”, agregó.

Otros expertos mantienen la misma proyección.

“La producción de crudo en Venezuela está cayendo prácticamente a un ritmo de 10 por ciento cada trimestre desde mediados del 2017. Un escenario en el que el país pierda al menos otros 500,000 barriles diarios para finales del año no es ilusorio”, advirtió recientemente en un informe Adrián Lara, analista de petróleo y gas de la firma GlobalData.

El colapso de la producción petrolera venezolana, que se ubicaba en 3.2 millones cuando Chávez llegó al poder, se está viendo agravada por el reciente embargo aplicado a PDVSA por la firma ConocoPhillip, que intenta recuperar parte de una inversión de $2,000 millones que le fueron confiscados por el régimen de Caracas.

Según un cable de la agencia Reuters, más de 80 buques tanqueros llegaron a estar estacionarios en aguas venezolanas esperando su turno para ser cargados, luego que temor a nuevos embargos de ConocoPhillips paralizaran temporalmente el despacho de crudo.

PDVSA ha logrado aliviar parcialmente el cuello de botella, pero problemas para producir suficiente crudo liviano para mezclarlo con el pesado local y de esa manera mejorarlo a fin de poder ser procesado en Cuba, está llevando a Venezuela a comprar crudo liviano en el exterior para poder cumplir con sus compromisos con La Habana.

“Se han hecho compras de crudo liviano en el mercado, crudos rusos, y estos se envían a Cuba”, dijo Juan Fernández ex director ejecutivo de planificación de PDVSA.

Eso, en estos momentos, le cuesta a Venezuela un ojo de la cara, pero “el compromiso político de Maduro con el régimen cubano es indestructible. Primero pasa hambre Venezuela, antes que dejarle de mandar los barriles a Cuba”, agregó.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »