Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: Nuestras valientes y dignas enfermeras

Gerónimo Figueroa Figuera: Nuestras valientes y dignas enfermeras

 

Para el momento de escribir esta columna, miércoles 11 de julio 2018, nuestras enfermeras cumplieron once días de paro indefinido reclamando al ministro de salud abastecimiento de medicinas en los hospitales públicos para poder atender y curar a los pacientes. También reclaman, y con mucha razón de peso, un salario justo acorde no solo por los niveles de inflación que ha puesto los precios de los productos de primera necesidad por las nubes, sino por el trabajo que realizan diariamente en beneficio de la población venezolana más frágil que acude a los hospitales venezolanos, donde las guardias son de 12 horas seguidas atendiendo entre 30 y 40 pacientes por turnos.

A este reclamo justo de nuestras dignas y valientes enfermeras, Nicolás Maduro respondió con una oferta burlona como siempre hace cuando se trata de las reivindicaciones de los trabajadores, un diez porciento de aumento en el salario que lo ubicaría en 3 millones 300 mil bolívares y una caja de Clap como limosna cada 15 días. Esta grosería y falta de respeto fue rechazada por nuestras dignas enfermeras quienes le soplaron a Maduro el cinismo que representaba la oferta de una caja de clap porque ellas no estaban mendigando una limosna sino un salario justo acorde con su trabajo y medicinas para poder atender a sus pacientes en los hospitales.

Al paro indefinido decretado por nuestras enfermeras hay que sumar la valentía de los médicos y bioanalistas que se unieron con mucha gallardía y resteados con la causa. Hasta los momentos más del 70% de los servicios hospitalarios de Caracas están en paro indefinido y solo se atienden los casos de emergencias, mientras que en el interior del país el paro está agarrando fuerza y ya son muchos de los hospitales donde las enfermeras, médicos y bioanalistas, han acatado el paro indefinido. Sería muy criminal que Nicolás Maduro por soberbia no atienda las reivindicaciones del sector salud porque ya nuestras enfermeras anunciaron que renunciarían masivamente y los más afectados serían los pobres.

El atropello de Nicolás Maduro contra nuestras enfermeras es tan despreciable, que una semana antes aumentó los sueldos a militares y ahora un general por dar órdenes de reprimir a jóvenes desde una oficina con aire acondicionado ahora gana quinientos millones de bolívares, un coronel por bajar la orden gana 240 millones y un capitán que la ejecuta con soldados y guardias nacionales muchas veces con muertos, gana 140 millones. Igualmente, una semana después anunció un viaje a Turquía a la toma de posesión del dictador y asesino de esa nación. Mientras un médico con postgrado gana 10 millones, enfermeras y bioanalistas ganan 3 millones por estar salvando vidas por más de 30 años, muchas veces la de los represores.

En un país donde el kilo de carne cuesta diez millones de bolívares, el de pollo ocho millones y el de queso seis millones, solo por nombrar algunos productos, un sueldo de cinco millones mensuales con cestaticket incluida, que es el que ganan nuestras dignas enfermares, solo sirve para comprar medio kilo de carne que alcanza para comer una sola vez sin mas nada, no es el que merecen abnegados seres humanos  que lo dan todo por sus pacientes como ocurre con ese ser tan maravilloso que en las manifestaciones de calles han enseñado sus zapatos rotos porque con ese salario tan miserable que paga Maduro no pueden comprar uno nuevo que cuesta treinta millones.

Así como cuestionamos la soberbia de Nicolás Maduro para resolver la crisis, es muy lamentable el silencio de algunos medios de comunicación social que no se dan por enterado de lo que ocurre. Tampoco entendemos que la vocería de quienes se autodefinen como representantes opositores, con algunas excepciones de dirigentes de #SoyVenezuela, no se hayan pronunciado contundentemente en apoyo a nuestras enfermeras. Ni la MUD ni el frente amplio, desde  donde por cualquier pendejada salen tres o cuatro a declarar frente a las cámaras, no hayan dicho nada solidario sobre sobre nuestras enfermeras y mucho menos de lo que significaría la paralización del sector salud, que de por si ya está bastante golpeado.

Esos factores opositores están desmovilizados y ni siquiera por no dejar anuncian por los medios o las redes sociales donde son muy activos, que realizarán una reunión para tratar el caso y mucho menos para discutir la posibilidad de llamar a paro indefinido en todo el país que obligue a Nicolás Maduro a tomar decisiones sobre la situación o renunciar al cargo si fuese el caso. Están como engatillados y amarrados.

Es necesario dejar de lado los proyectos personales y partidistas, y montarse en una verdadera UNIDAD con nueva vocería para recuperar la credibilidad perdida que permita coordinar la lucha y terminar con el derrocamiento del régimen. En estos momentos cruciales para la libertad de Venezuela es cuando hace falta una CTV fuerte y unida, capaz de articular una lucha con todos los trabajadores venezolanos. Mientras tanto desde esta humilde tribuna seguiremos alerta a lo que pasa en el país y apoyando todas las causas como la de nuestras dignas enfermeras. Con ellas resteadas hasta la victoria final hasta liberar a nuestra Venezuela.

Visita a: www.lodicetodo.com

Unete a: @lodicetodo

geron2ff@yahoo.com

geron2ff@hotmail.com

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »