Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Earle Herrera: Muertos, insepultos y buchones

Earle Herrera: Muertos, insepultos y buchones

 

Aunque la MUD expiró, seguimos llamando así a la oposición por  comodidad. Antes de la última pancada, la Mesa presenció la pérdida de dos fuentes de financiamiento  y muletas políticas: la España de Rajoy y el México de Peña Nieto. En la cola está el Brasil del felón Temer. Solo hay que esperar octubre.

Sin esos apoyos, la dispersión y el sálvese quien pueda  se disparan. Por supuesto, el oxígeno de Trump no es despreciable, pero el tipo es díscolo y errático y en cualquier momento sale con cualquier cosa. Fueron efímeros los floridos tiempos de Florido y de otros asiduos viajeros a Florida. Allende las fronteras empezaron a descreer de la oposición, empezando por la Secretaría del Tesoro, que es lo que más duele.

Tampoco es que el nuevo presidente del Gobierno español sea un bolchevique, ni López Obrador una mezcla de Pancho Villa con Emiliano Zapata. Mucho menos que este cronista sea una suerte de John Reed resurrecto destinado a escribir de aquella y esta revolución. Nada de eso. Sencillamente los nuevos gobernantes de ambos lados del charco dejaron de creer en las oposiciones venezolanas, esas que cambiaron la política por el lobby.

Antes del lobby fue la Carmonada, el sabotaje petrolero, Plaza Francia, la Salida I, el Consultivo, la abstención, la guarimba I, II y III, la partida de nacimiento cucuteña o barranquillera, el revocatorio, la Salida II, la abstención otra vez, el plazo de seis meses, el abandono del cargo, el desacato, el vacío de poder, el tribunal de sombra y sus sentencia macondianas, la OEA, Almagro y el adictivo lobby internacional.

De repente en el  imperio y su subsidiaria, Europa, empiezan a dudar de las historias auto-heroicas de la oposición. Las desgarradas sagas de héroes y tumbas ni siquiera llegan a las portadas de Ernesto Sábato. Nadie persigue a Borges, ni a Florido, ni a Ramos ni a Ledezma. La verdadera persecución es entre ellos mismos. La guerra es intestina. Y los dólares y euros dizque para salir del régimen, lo que hacen es atizar la intensa batalla endógena. Para colmo, cae Peña Nieto y rueda Rajoy. Y Trump, en lugar de meter la mano, anda de pana burda con Putin,  Kim Jong-un y lo peor, más preocupado de las modelos con las que se acostó que de la MUD.

@EarleHerrera

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »