Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jaime García: Venezuela, el peor país para envejecer

Jaime García: Venezuela, el peor país para envejecer

 

“Pregúntale a mi sombrero / cuando verano ha pasao/ es triste llegar a viejo / para morirse entecao”. Con esta copla guasosa y brutalmente real queremos dibujar la pésima calidad de vida de los venezolanos pertenecientes a la tercera edad.

Nada más preciso que la palabra “entecao”; para delinear físicamente a nuestros compatriotas venezolanos encanecidos por el tiempo. Andar “entecao” es deambular de manera enfermiza, debil, paso cansado, extremadamente flaco.

La comida escasea, las medicinas para las enfermedades crónicas (Glaucomas, glicemia, hipertensión, etc.) desaparecieron hacen varios años de los anaqueles, la inflación astronómica vive su mejor momento, la inseguridad ciudadana es angustiante, los servicios públicos (agua. Luz, etc.) son ineficientes, la red ambulatoria carece de insumos para la atención básica de salud, el transporte público es inadecuado y escaso; lo más dramático y carente de ética es cuando los compatriotas de la tercera edad realizan protestas pacíficas, el gobierno los ignora descaradamente evadiendo sus responsabilidad y violando el artículo 51 de la constitución. Recordemos que este articulo obliga al estado a dar repuestas y soluciones oportunas a sus ciudadanos.

Cuenta la leyenda, que en la esfera terrestre existen aproximadamente 200 países e indubitablemente nuestro hermoso país petrolero es el peor país para envejecer. El sistema de seguridad oficial para este sector de los venezolanos es poco amigable. La pensión del IVSS  es insignificante y de paso cuando le corresponden a los beneficiarios cobrarla solo se les cancela una parte. Aun persisten centenares de mujeres con más de 55 años y hombres con más de 60 años que el IVSS no les asigna pensión porque no tienen 750 semanas mínimas de cotización.

Como siempre el gobierno de turno ha creado paralelamente a la normativa del IVSS una figura política-ideológica llamada “amor mayor”. Este instrumento ideológico es chantajista y coaccionante para los ciudadanos. El pensionado beneficiario es registrado, comprometido  y monitoreado a sufragar por el partido de turno en la oportunidad que haya elecciones.

En este país petrolero, fundador de la OPEP, con el coloso refinador más grande del mundo llamado Centro de refinación Paraguaná, llegar a viejo lejos de ser una satisfacción es un vía crucis, por lo tanto Venezuela es el peor para envejecer.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »