Inicio > Opinión > Thays Peñalver: La dictadura de la ignorancia

Thays Peñalver: La dictadura de la ignorancia

 

El socialismo es como el acné, una enfermedad superficial de la juventud. Como aquella frase que se le atribuye a varios pensadores: “Si usted no fue socialista antes de los veinte no tiene corazón y si lo sigue siendo después de los treinta, lo que no tiene es cerebro”. Por eso a veces me causa risa cuando veo que no pocos atacan a quienes fueron socialistas como si el pensamiento económico fuera un tema religioso, de conversiones y no de evolución.

Yo creo que el socialismo es algo juvenil porque es una época en la que los valores de “igualdad, fraternidad y libertad” son afines a esos años despreocupados y es fácil que permee como pensamiento o modelo, pero al llegar a la madurez es imperativo darnos cuenta que no, no todos somos iguales, es decir que así como sabemos que hay personas altas y bajas, gordas y flacas, bonitas y feas, también hay personas que estudian más, que se esfuerzan más, que trabajan más y que aprovechan mejor las oportunidades. Cuando llegamos a este nivel de comprensión, todo debe cambiar y si eso no ocurre, el “ideal” se transforma en un monstruo, en una herramienta de venganza homicida para los que no estudiaron y a esos que jamás se esforzaron, trabajaron más o aprovecharon mejor las herramientas, deberíamos prohibirles dirigir a un país.

Pero el principal problema es que la gente en Venezuela y en especial sus élites, sean socialistas, de izquierda, centro o de derecha, no leen. Por eso estoy plenamente segura que quienes atacan a los “conversos” es decir a aquellos que en su juventud cortejaron el pensamiento socialista o de izquierda, jamás leyeron a Adam Smith quien además de fundar los principios del liberalismo, también se enfocó con mucha fuerza en el tema de los sentimientos morales y su influencia en la pobreza y las inequidades sociales. Pero más aún, desconocen a los “conversos” que crearon nada menos que a la “derecha” moderna, es decir desde a Karl Popper hasta Frederick Von Hayek que en Venezuela hubieran sido destruidos por haber coqueteado con el socialismo en su juventud y lo estudiaron para luego pasarse a la acera del frente.

Desconocen que Milton Friedman, en no pocas ocasiones fue acusado de ser socialista o colectivista por sus pares liberales y en buena parte de sus actividades practicas, dicen que lo fue. Y en Venezuela así como en otras latitudes, lo puedo decir con propiedad, las mejores mentes liberales que conozco, las más profundas e intelectualmente sólidas fueron en su momento de izquierda. Así es que hasta podríamos afirmar que, incluso en los Estados Unidos, que si muchos no hubieran sido socialistas, probablemente la Escuela de Chicago no habría sido lo que es hoy. Porque para contrarrestar al marxismo, hay que conocerlo.

Y repito no es un tema de “derecha” porque estamos claros que el chavismo por ejemplo no ha leído jamás sobre las verdaderas causas del colapso de la URSS, China o la RDA y son tan ignorantes, que se creen superiores a los alemanes y a los rusos. No solo porque tienen que contratar asesores y teóricos extranjeros, que curiosamente viven en países que nunca sufrieron el socialismo, sino que lo que da más miedo, por no haber abierto jamás un libro sobre el tema, es que creen que el socialismo es un ejercicio de retórica política y no de producción.

Por eso repito una frase que escribí hace más de una década: “Creo en el pragmatismo político, entendido este como el de Charles de Gaulle en la Francia de la postguerra o el de Konrad Adenauer en la Alemania de los años cincuenta. Creo que en una sociedad en crisis solo cabe el pragmatismo y por eso ambos siendo de la derecha emplearon mecanismos de protección propios de modelos de la centroizquierda y de intervencionismo económico ajenos por completo a la derecha. Creo también en la evolución del pensamiento político, razón por la cual puedo entender como Jaques Chirac pudo haber militado en el partido comunista francés y terminó siendo presidente de centro derecha, tanto como que Ángela Merkel fuera miembro de las fuerzas de agitación comunista y terminar siendo de la derecha liberal alemana y si se quiere, ésta ha sido una constante entre los cancilleres alemanes pues Willy Brandt también era marxista en su momento y termino siendo un gran presidente de Centro”.

Repito que lo lastimoso de los que atacan, es su nivel de desconocimiento, pues como dijo Reagan: “Un comunista es alguien que leyó a Marx y Lenin, mientras que un anti comunista es aquel que los entendió”. Así que Venezuela es el único país donde gente que no ha abierto un libro, se dice de la derecha, pero sería capaz de juzgar al mismísimo John Rawls por haber querido ser, primero sacerdote o al padre del libertarismo Murray Rothbard, por haber crecido y sido educado en un ambiente y entorno comunista.

También por ese desconocimiento es que no pocos me preguntan por qué yo digo que esto que nos pasa fue a propósito y más aún por qué digo que fue hecho por los comunistas. La respuesta parte de ese profundo desconocimiento del venezolano sobre el modelo que se está aplicando desde hace dieciocho años en nuestro país. La respuesta más rápida, es que es a propósito, porque así fue planificado y está escrito en los portales del gobierno, documentos que la supuesta “derecha” lee menos.

Quiero explicarles que si algo tiene esta gente, es que ha contratado siempre a las élites de intelectuales, que no son otra cosa que equipos de demolición comunistas y jamás han mentido. Paradójicamente siempre nos explican lo que van a hacer y encima lo dejan por escrito. El problema como es lógico, está en la oposición que carece de un think tank y peor aún, la mayoría de los líderes escogidos tampoco leen ni el periódico y mucho menos a su adversario. Pero si han logrado este nivel de destrucción masiva, es gracias a la gigantesca ignorancia de la mayoría de los venezolanos que no comprenden los alcances de la planificación, o peor aún apoyan muchas de los fundamentos de dicha planificación comunista.

Por ejemplo, si usted no puede ver hoy el artículo de un columnista o disfrutar de reportajes en su periódico  favorito, se debe a que fue planificado y dejado por escrito como plan de acción, pues ese periódico era el culpable, de acuerdo al equipo de demolición comunista francés, de “contrarrestar las victorias del socialismo” y “sembrar la inquietud en el nuevo modelo productivo”. Si usted ya hoy no lo puede leer en los portales o ha sido amenazado con que suprimirán Twitter de su vida, es porque ya está escrito en su planificación  por parte del equipo de demolición comunista español pues estas plataformas logran “seducir” con su “estética postfordista” a la “nueva clase” chavista y por lo tanto es necesaria su abolición.

Por lo tanto si usted no se dio cuenta que primero le quitaron la televisión, luego desapareció el millón de ejemplares de periódicos, luego desaparecieron cientos de programas de televisión o radio y ahora ve que hay un black out de los portales más vistos, usted como el sapo en el caldero solo sentirá que lo mataron, cuando eliminen las redes sociales de su vida, y mire que se lo acaban de advertir. En fin, no es que los amenazaron de que eliminaran las redes sociales, simplemente le informaron lo que harán en un futuro y espero que en ese momento, cuando usted, si sigue en Venezuela, esté pensando en entrenar palomas mensajeras para comunicarse, al menos reconozca que “esto fue planificado”.

Porque el mayor problema que enfrentamos, repito, es el desconocimiento sobre lo que no es tan obvio, porque para que este plan destructivo sea exitoso, deben contar sobre todo con el apoyo que otorga la ignorancia de la mayoría. Y le voy a poner un ejemplo, cuando Kellog’s cerró sus puertas, la mayoría opositora dijo “una más que cierra”, los periodistas advirtieron el “cierre después de 57 años” y no pocos esgrimieron “la crisis económica y las dificultades con la materia prima”. Pero no amigos, Kellog’s no cerró, esas compañías no han cerrado jamás por una crisis en ningún país, simplemente se ajustan, Kellog’s fue expulsada de Venezuela en un plan sistemático, aplicado durante una década, destruyendo a sus productores afiliados, ahorcando a sus proveedores, afectando su calidad, eliminando posibilidad de repatriar dividendos y capital de inversiones, ahogando sus costos hasta secarla y hacerla inviable de cara al futuro.

Pero la mayoría pensó solo como sustituir su cereal favorito al grito: “Me quede sin chococrispis”, sin entender que detrás de ese cierre no solo están los cientos de empleados, sino los productores que tienen 57 años trabajando con la compañía, los de arroz, los de maíz, los de chocolate, los de caña de azúcar y toda la cadena de valor por debajo de ellos. Miles que de la noche a la mañana no estarán más.

Cada vez que ha sido expulsada una línea aérea, la mayoría piensa cual queda volando a ver si hay posibilidades de soñar, sin darse cuenta que ese avión significa 65 mil turistas que no vendrán, en otras palabras las 15 líneas que se han marchado con 19 vuelos y los otros 12 vuelos cancelados de las que siguen operando, significan dos millones de plazas de alemanes, italianos, franceses, canadienses etc., que ya no vendrán a Venezuela. Y que ese medio millón que llegaba ya no volverá más y los hoteles colapsarán en bolívares hiperinflacionarios junto al transporte, los restaurantes y los servicios que pagaban los turistas.

Porque además de Kellogg´s, hay 62 gigantescas corporaciones expulsadas, decenas de miles de productores interconectados que ya no estarán y que no cierran sus puertas por la crisis económica, sino porque un equipo de comunistas extranjeros ideó el plan en el años 2005 para que cerraran y el régimen ha sido metódico y ha contado con la ayuda de la mayoría de los venezolanos, para lograrlo. De la misma manera que lo de las líneas aéreas estaba planificado por los expertos en demolición comunista extranjeros.

Porque está escrito por esos extranjeros, que planificaron los “controles de precios” en la agricultura, que la medida sería aplaudida prácticamente por todo un país que se entregó a los placeres de la justicia social, porque podían comprar barato una cebolla o una papa. Sin entender que obligarían a vender a costo no solo a los gigantes, sino a los 224 mil productores pequeños. Porque como verá, no es lo mismo que usted venda las papas y cebollas reguladas, si lo que tiene es entre una o diez hectáreas, porque eso no le dará para sobrevivir, así que terminaron asfixiados hasta cerrar sus puertas. Porque no es lo mismo que a usted le regulen el precio de la leche si tiene mil vacas, a si solo tiene diez porque las ganancias no le darán ni para un sueldo mínimo. De manera que no queda duda de que todo esto ha sido intencional.

Pero acto seguido, los mismos que buscaban destruir a los cientos de miles de pequeños con los “precios justos”, arremetieron con los grandes expropiándolos y a las transnacionales les eliminaron la posibilidad de repatriar dividendos, con lo que aniquilaron las nuevas inversiones. Así que ¿porque no se produce suficiente? Porque los comunistas franceses y españoles así lo escribieron. ¿Por qué nadie mas va a producir como lo hacía antes? Porque ya no puede.

¿Que por qué producimos apenas un millón de barriles? Porque Chávez así lo escribió en 1998 y es la consecuencia de un plan preconcebido que eliminó el mercado estadounidense y europeo, mientras las élite “ilustradas” rompían records en Disney disfrutando su viaje “gratis”. De esta manera Chávez quemaba suicidamente los barcos con su “Soberanía Petrolera” y ahora no tenemos, ni que venga la derecha a gobernar, buena parte del mercado para colocar nuestros productos. ¿Que si hubo negligencia y corrupción? Cierto. Pero repito que lo más dramático, es que el plan de reducción, estaba escrito y era público.

Por eso los que atacan, de la misma manera que no se educan en Marx y Lenin o tampoco leen a Smith, Von Hayek o Friedman, ni siquiera escuchan a su adversario para tratar de contrarrestar o educar a los suyos por lo que acontece.

Henos aquí, que cuando le pregunto a los políticos que entrevisto ¿Cuál crees tu que es tu adversario? La mayoría responde que la dictadura o el socialismo y no pocos no saben muy bien como definir al régimen, cuando el peor enemigo aquí es el desconocimiento y por tanto en Venezuela estamos sometidos por la dictadura de la ignorancia y la tiranía de la mediocridad.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »