Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Simón Jiménez: El plan vuelta a la patria

Rafael Simón Jiménez: El plan vuelta a la patria

 

Especialistas en propaganda y manipulación de la más perversa factura, los capitoste que nos desgobiernan, se esfuerzan en tratar de maquillar o disfrazar las terribles consecuencias de la tragedia económica y social generada por la ruina y destrucción propiciada desde el ejercicio del poder, traducida en un drama humanitario que no solo se expresa en la huida masiva de venezolanos que cruzan en desbandada las fronteras de los países vecinos buscando refugio y alivio a sus penurias, sino al resto de compatriotas que dentro del país malviven en condiciones de precariedad y extrema pobreza,  atenazados por una hiperinflación y una crisis en los servicios básicos, que desfigura la existencia.

Conscientes del costo y las consecuencias geopolíticas de un problema que ya involucra a varios millones de emigrantes, en un drama que repercute sobre todos los países latinoamericanos receptores, que con toda razón han prendido sus alarmas para llamar la atención de la opinión pública y los organismos del sistema hemisférico y mundial, a fin de poder concertar posiciones sobre las causas del problema, que sin duda alguna recaen sobre un régimen hambreador y excluyente incapaz de satisfacer las necesidades básicas de su población, que lejos de preocuparse por la suerte de sus nacionales se dedica a tratar de ocultar las dimensiones cada vez mayores del problema.

Lejos de asomar soluciones al gravísimo y galopante deterioro de la situación económica y social que se vive en el país, y que genera esta incontenible y masiva emigración,  los voceros oficiales huyen hacia Adelante pretendiendo poner en escena una ofensiva propagandística, según la cual, los millones de venezolanos que optaron por buscar mejores condiciones en otras latitudes, se encuentran arrepentido de su  error “  cometido bajo instigación  y engaño   de fuerzas imperialistas y de la derecha  lugareña “ y claman por regresar, para reintegrarse a su patria.

Mientras a diario se contabiliza un promedio de al menos cuatro mil venezolanos que cruzan la frontera con la hermana Colombia, y que luego en las más diversas y difíciles medios de transporte se desplazan hacia el destino escogido en Perú, Ecuador, Chile y Argentina, el gobierno Venezolano se empeña no solo en ocultar la gravedad y dimensiones del problema, sino que se pretende vender la idea de que se hacen “puentes aéreos “ y se multiplican peticiones ante los consulados venezolanos en esos países de los arrepentidos emigrantes solicitando la protección para volver a su patria.

La operación propagandística es tan burda y bufa, que incluso si se tomaran como buenos los testimonios profusamente difundidos por la cadena de medios oficiales de desplazados que desean volver a Venezuela, y que el régimen estima en más de mil, esa cantidades resultaría absolutamente insignificante frente a mas  de tres millones de nacionales censados por los organismos de identificación fronterizos y por los propios mecanismos de las Naciones Unidas para los refugiados, que han solicitado distintos mecanismos de permanencia en las naciones de la región.

La ruina, el hambre, la extrema pobreza, la inseguridad, la hiperinflación, la ausencia de servicios básicos en medio del cual transcurre la vida en Venezuela, luego de casi dos décadas de destrucción impenitente de la economía, la moral y las instituciones, ha terminado por generar el más grande desplazamiento de refugiados que  conozca contemporáneamente  América Latina, lo que ha terminado por internacionalizar la crisis venezolana, al generar situaciones indeseadas en los países del vecindario, que han terminado por cobrar conciencia de las características brutales e inhumanas del régimen Venezolano, y a involucrarse en una solución que ampare a esos millones de compatriotas que en medio de tantos sufrimientos y dificultades buscan protección y mejoría invocando la solidaridad que siempre estuvo presente en nosotros a la hora de recibir a tantos latinoamericanos que tocaron las puertas de Venezuela en su hora de dificultades.

La operación “vuelta a la patria “de claro tufo cubano, y las infames y reiteradas burlas a quienes huyen del país acosados por la miseria, en lo que voceros del alto gobierno califican como operaciones cinematográficas, reiteran el desinterés  absoluto de quienes han secuestrado el poder en Venezuela, por atender las causas de un problema que ha comenzado a llamar la atención de América y el Mundo, y que incluso ha hecho dar “volteretas “ a personajes y gobiernos, hasta hace pocos omisivos o cómplices frente al drama venezolano, que ahora comienzan a cobrar conciencia de las características bestiales del régimen instalado en Miraflores.

La Venezuela democrática y decente, no puede menos que agradecer la solidaridad expresada en la reunión de Quito por  una mayoría de países del continente que han decidido dar facilidades a la permanencia y  transito del éxodo venezolano, y que a la par han levantado sus voces para denunciar al gobierno Venezolano como responsable de esta tragedia humanitaria.

La verdadera operación “vuelta a la patria “comenzara el mismo  día en que el pueblo venezolano fiel a sus tradiciones democráticas y libertarias, se decida a poner término a la tragedia  que hoy atormenta la vida de los ciudadanos, y a reconstruir con el aporte de todos un país de justicia, bienestar, inclusión, honestidad  y progreso.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »