Inicio > Cultura > “Sobre salvajes” y “Somari de los imposibles”

“Sobre salvajes” y “Somari de los imposibles”

 

Los pemones de la Gran Sabana llaman al rocío Chiriké Yetakú, que significa Saliva de las estrellas; a las lágrimas Enú Parupué, que quiere decir Guarapo de los ojos, y al corazón Yewám Enapué: Semilla del vientre. Los waraos del delta del Orinoco dicen Mejokoji (El Sol del Pecho) para nombrar al alma. Para decir amigo dicen Ma Jokaraisa: Mi otro corazón. Y para decir olvidar dicen Emonikitane, que quiere decir perdonar.
Los muy tontos no saben lo que dicen
Para decir tierra dicen madre
Para decir madre dicen ternura
Para decir ternura dicen entrega
Tienen tal confusión de sentimientos
que con toda razón
las buenas gentes que somos
les llamamos salvajes.

 

Gustavo Pereira es uno de los poetas más auténticos del continente americano. Sus palabras demuestran una comprensión del entorno valiosísima para cualquier artista. A continuación, “El somari de los imposibles”.

Somari de los imposibles

Amo los imposibles porque soy de una estirpe perdida
Amo tu cintura como se ama una embriaguez lasciva
de la que no se abdica

y tu boca y tus ojos y tus manos y tus pies y tu sexo
porque sé que pertenecen al desvarío
Amo la conjetura que te lacera la incertidumbre que te
abate

Cada mañana salgo a la calle con tu vientre a cuestas
y es inútil intentar desprenderme de su olor a enredadera
y de la inmensa fiebre con que trepa por mi vida
Amo los imposibles porque son verdaderos y tangibles
cercanos y sedientos
y cada vez más nuestros.

Por Gustavo Pereira

Nalgas y Libros

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »