Inicio > Economía > Múltiples intereses de China en Venezuela estarían detrás de la supuesta liberación cambiaria

Múltiples intereses de China en Venezuela estarían detrás de la supuesta liberación cambiaria

 

Llamó la atención que sorpresivamente el Gobierno de Nicolás Maduro cediera a la presunta liberación del tipo de cambio en el país, después de fuertes años de crisis, de escucharse en una supuesta guerra económica, y de vaticinar la “muerte” de Dólar Today. Detrás de los recientes anuncios económicos y el supuesto plan de recuperación económica anunciados por el Ejecutivo nacional pudieran estar los múltiples intereses que tiene China sobre Venezuela.

Luis De Jesús

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China anunció que “están comprometidos” a brindar apoyo financiero adicional a Venezuela en medio de la crisis económica nacional, según indicó el analista económico Ben Bartenstein de Bloomberg en una publicación realizada a través de su cuenta en Twitter.

La sustancial caída de los precios del petróleo y el declive económico originó desconfianza en China para continuar con los préstamos al Gobierno venezolano, que adeuda al gigante asiático unos 500 mil barriles diarios de petróleo. El respaldo que tiene ese país actualmente es que Venezuela aplique drásticos cambios a su economía para asegurar que Maduro le pagará lo que se les adeuda, visto que la estatal Petróleos de Venezuela está a punto de entrar en un margen neto de pérdidas.

Economistas y expertos pidieron constantemente al Gobierno nacional la liberación del mercado de divisas porque continuaría asfixiando a la economía del país y produciría un colapso total; sin embargo, el aparato económico de Maduro era renuente a las advertencias hasta que tocó las líneas más alarmantes. De hecho, el constituyentista Jesús Faría manifestó que el control de cambio ya no daba resultados en medio de la galopante hiperinflación que golpea los bolsillos de los venezolanos.

Para poder financiar a un país, el Fondo Monetario Internacional exige la rectificación de las políticas y reformas fiscales, monetarias y cambiarias. Los chinos, quienes fungen como acreedores de Venezuela, también habrían exigido estas rectificaciones profundas como condicionantes para continuar financiando al Gobierno madurista y así evitar un colapso que afecte la capacidad de pago de Venezuela.

El país petrolero adoptará un nuevo sistema cambiario que contempla un esquema de libre convertibilidad de la moneda en todo el territorio nacional, y el Banco Central de Venezuela (BCV) centralizará la compra-venta de divisas y moneda extranjera generada por las empresas del Estado, como Petróleos de Venezuela y la Corporación Venezolana de Guayana, informó en días pasados el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa.

Asimismo, comunicó que el sector privado exportador deberá vender el 20% de las divisas generadas al BCV, que a su vez aplicará un tipo de cambio único fluctuante, cuya tasa será el promedio ponderado de todas las operaciones que se trancen en el país. Tareck El Aissami, vicepresidente del Área Económica, dijo este martes que los bancos públicos y privados del país fueron habilitados para realizar cualquier operación de cambio y deberán publicar diariamente la tasa resultante de las subastas del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom).

En abril del presente año, la agencia de noticias Reuters informó el periodo de gracia que China le otorgó a Venezuela para el pago del capital de su deuda se venció, según informaron dos fuentes conocedoras de materia, y desde Caracas buscan renovarlo para evitar que mermen aún más los escasos ingresos petroleros que requiere el Gobierno para paliar la crisis económica y social.

La administración de Xi Jinping suavizó hace unos dos años los términos de pago de unos 19 mil millones de dólares en deuda, bajo acuerdo de petróleo por dinero. El Gobierno de Nicolás Maduro envía crudo y combustible al gigante asiático y se descuenta el equivalente a los intereses. Fuentes afirmaron a la agencia de noticias que ese periodo de gracia, de máximo dos años, ya se agotó.

Desde hace tres años, refiere Reuters, China detuvo el flujo de efectivo que prestaba al Gobierno venezolano desde 2007, cuando optó por flexibilizar los pagos pendientes a cancelar con crudo de un total de 50 mil millones de dólares que entregó en créditos a la revolución socialista en la última década.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »