Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Antonio Pérez Esclarín: Venezuela nos necesita

Antonio Pérez Esclarín: Venezuela nos necesita

 

No permitamos que nos derroten  el pesimismo  y la desesperanza. Desoigamos las voces que nos invitan a la resignación  y la rendición. En estos días, más que nunca, fortalezcamos el compromiso, la resiliencia, la amabilidad, la solidaridad.   Venezuela tiene un hermoso futuro de prosperidad y   paz, futuro que debemos construir entre todos y para todos.  Venezuela es un país maravilloso,  que Dios lo llenó de potencialidades que debemos convertir en realidades,  mediante el  esfuerzo y el trabajo honesto y responsable.  Por ello, lo que tienes que hacer, hazlo con buen ánimo,  con honestidad, con calidad. Piensa más en Venezuela y en los venezolanos que sufren, y en lo que puedes hacer para remediar su sufrimiento.  No te aproveches de la situación para cultivar conductas egoístas, especuladoras, deshonestas. No permitas que triunfe la antiética y el darwinismo social donde sobreviven y triunfan los que pisotean los valores esenciales. Hay que recuperar en Venezuela la ética, la responsabilidad, el buen trato.

Venezuela está gravemente enferma y malherida, languidece agobiada por múltiples maltratos y penurias. Por ello, Venezuela nos necesita. Necesita de sus hijos esforzados, generosos  y valientes, capaces de asumir las dificultades como oportunidades para mejorar y superarse. Nadie abandona o se desentiende de su madre cuando está enferma o herida. Por eso,  si bien respetamos a los que decidieron marcharse por pensar que les resultaba imposible vivir aquí con dignidad y, pensando en sus hijos o familias, hicieron el gran sacrificio de enfrentar valerosamente el desarraigo  y la incertidumbre, la decisión de los que optamos por quedarnos  en Venezuela debe abandonar los lamentos y convertirse en esfuerzo y empeño para curarla y llenarla de  vigor. Todos tenemos  derecho a vivir con dignidad mediante un trabajo digno y bien remunerado, derecho que debemos conquistar porque hoy se nos niega.  No podemos conformarnos con limosnas que nos humillan, ni aceptar que haya hermanos que enferman de depresión ante lo insoportable de la situación, o pasan hambre y mueren víctimas de la  miseria.

La historia nos confirma que en ningún lugar del mundo  ha resultado  exitoso el camino que tratan de  imponernos en Venezuela, sin importarles los resultados y  el dolor  y la desesperación que causan. Por ello, debemos oponernos con valor y tenacidad y trabajar por cambiar de rumbo.  Para ganar la batalla de la libertad, debemos estar convencidos de que podemos ganarla. Si piensas  que perderás, ya has perdido. Si piensas que no vale la pena el esfuerzo, nunca te esforzarás.  Piensa que puedes, que podemos, y  lograremos triunfar.

No podemos seguir desanimados o resignados.  No podemos acostumbrarnos a vivir como mendigos en esta miseria e indignidad. Hace falta invocar al bravo pueblo del himno nacional y no permitir que nos sigan  imponiendo unas políticas  que en vez de resolver los problemas los agudizan. Necesitamos recuperar el coraje para levantar a  Venezuela de su postración. Recuerda a Martin Luther King: “Lo preocupante no es la perversidad de los malvados, sino la indiferencia de los buenos”

¡Es la hora de la organización y  de la acción  firme y no-violenta!

pesclarin@gmail.com

@pesclarin

Te puede interesar

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »