Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > El País / Editorial: Volver a Cuba

El País / Editorial: Volver a Cuba

 

En Cuba viven más españoles (140.000) que en algunas provincias de la Península y esta cifra se duplicará cuando concluyan los expedientes derivados de la llamada ley de nietos.Aunque solo fuera por eso, no se entiende que ningún presidente español haya viajado oficialmente a la isla en 32 años y que Cuba sea el único país iberoamericano que no ha recibido nunca la visita del Rey, si se excluye la presencia de Juan Carlos I en la cumbre de La Habana de 1999.

Hay razones históricas y sentimentales para poner fin a esta anomalía, pero sobre todo políticas y de futuro. En diciembre de 2016, la UE y Cuba firmaron el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, que daba un giro radical a la actitud políticamente hostil que hasta entonces había tenido Bruselas hacia La Habana a instancias, sobre todo, del Gobierno de José María Aznar. Desde entonces, los jefes de Estado o primeros ministros de Francia, Italia, Holanda o Portugal y la Alta Representante de la UE para Política Exterior han visitado la isla mientras la diplomacia española titubeaba. La visita de Pedro Sánchez —con fecha aún por concretar— anunciada tras su entrevista en la sede de la ONU con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, se enmarca en esta estrategia europea, con la particularidad de que España debe además recuperar el tiempo perdido.

En paralelo, el histórico acercamiento con Washington protagonizado por Barack Obama y Raúl Castro en 2014 ha sufrido un parón con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. EE UU ha creado un vacío que puede y debe ser cubierto por Europa. Y aquí España tiene una posición privilegiada y una oportunidad.

Hay mucho que hablar con Cuba, que además sigue siendo un influyente actor en el escenario latinoamericano. La nueva etapa entre Madrid y La Habana requiere un diálogo franco y respetuoso que no eluda los temas más conflictivos. La evolución política en la isla debe tener exclusivamente el diálogo como vía y las reformas que se realicen deben significar una mejora real y concreta en la vida de la sociedad cubana.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »