Inicio > Regional > Empleados protestan en el país por “violación de contratos”

Empleados protestan en el país por “violación de contratos”

 

Los trabajadores públicos venezolanos volvieron a tomar las calles del país hoy para protestar en rechazo a la “violación” de sus contratos colectivos, pues algunos aseguran que las escalas salariales fueron eliminadas, mientras que otros denunciaron el retraso del pago de su sueldo.

En las que protestas tuvieron lugar en estados como Carabobo (centro), Bolívar (sur), Táchira (oeste) y Distrito Capital, Caracas, los empleados denunciaron también la falta de recursos y servicios para poder trabajar.

Según señalan, en las empresas dependientes del Estado falta hasta el “agua potable”.

Este conflicto laboral que viene extendiéndose desde junio de este año por la grave crisis económica que afecta a todos los sectores se mantiene pese a que el Gobierno de Nicolás Maduro puso en marcha el pasado agosto un programa para “recuperar” la economía.

Aunque el Gobierno de Maduro sostiene que el llamado plan de “recuperación económica” -por el que se dio un aumento salarial de de 3.500 %, se aumentaron los impuestos, se devaluó la moneda en 95,8 % y se espera un aumento considerable de combustible-, los trabajadores continúan sin ver mejoras en sus ingresos.

“Seguimos en protesta los trabajadores de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) por la violación de nuestra contratación colectiva y el derecho al pago (…) pretenden pagar 2 meses de aguinaldo cuando lo que está establecido en nuestra contratación colectiva son 6 meses y medio”, dijo a periodistas el representante de los empleados del Legislativo, Andrés Rivero.

Desde una protesta en el centro de Caracas, Rivero indicó también que hay “trabajadores que tienen que traer su agua, que tienen que traer los utensilios de oficina, que tienen que traer los utensilios de limpieza” porque en la sede del Legislativo no hay esos materiales.

En la misma situación se encuentran los trabajadores de hospitales públicos, quienes también protestaron hoy porque además de asegurar que el Gobierno acabó con los beneficios, también tienen que lidiar con la falta de productos de limpieza o la escasez de medicinas.

“No tenemos papelería, no tenemos inyectadoras (jeringas), no tenemos recipes (recetas), o sea estamos trabajando con las uñas”, dijo la enfermera Luna Gleisida al canal en línea VIVOplay desde una protesta en el centro de Caracas.

En el sur del país, Bolívar, los empleados siderúrgicos se organizaron en varias protestas para denunciar que tienen 28 días sin cobrar un salario y que además son perseguidos por funcionarios policiales quienes hace siete días detuvieron a tres empleados que se encontraban manifestando en demanda de mejoras laborales.

Presidente “usted está pidiendo mano para el diálogo, nosotros también le tendemos la mano para que venga al diálogo y usted nos responda sobre eso, porque usted fue el causante de lo que está pasando en toda Venezuela”, dijo el sindicalista de la empresa estatal Ferrominera del Orinoco, Omar Marcano.

Los trabajadores aseguran que se mantendrán en las calles protestando hasta que les den respuesta, mientras que otros piden al presidente su renuncia si no es capaz de resolver los problemas del país.

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras probadas del mundo, atraviesa una profunda crisis económica con una inflacióndiaria de 4 %, escasez de alimentos y medicinas y fallos en los servicios públicos.

Desde finales del año pasado, cuando el país cayó en hiperinflación, las protestas por estos y otros motivos son casi diarias.

La OIT examina la “grave” situación laboral de Venezuela

El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, dijo este martes que se examina la “grave” situación laboral en Venezuela a cuyo gobierno se pidió su colaboración para realizar una visita y poder emitir un informe

En una rueda de prensa en la capital panameña, Ryder señaló que “están esperando respuesta del Gobierno de Venezuela” para que pueda viajar a ese país una misión de la OIT y “emitir un informe en diciembre próximo”, luego de las quejas recibidas por el sector empresarial.

“La comisión para Venezuela es la doce, no es una cosa que pasa todos los días, la ultima fue hace 10 años, se establece porque existen problemas graves, una preocupación sobre cumplir los convenios firmados y es resultado de una queja del sector patronal, es poco habitual”, abundó.

Ryder dijo que conocen de casos de intimidación o acoso, y el pedido de colaboración al gobierno de Nicolás Maduro es para realizar una visita, “cuyo objetivo no es de condenar, castigar, sino buscar soluciones, abrir espacios de diálogo con miras al pleno respeto de los convenios ratificados.

“No es una cosa fácil, pero con buena voluntad, con el esfuerzo se logran resultados positivos”, añadió.

También dijo que preocupa la migración de millones de venezolanos porque “impacta la situación laboral” en los países de destino, y la pretensión es buscar que ello “no deteriore las condiciones laborales” de los nacionales de los países de acogida.

Dijo que ese movimiento migratorio coincide con las transformaciones en las formas de contratación en el mundo, y la idea es que este fenómeno no desconozca que el trabajo “no es una mercancía”, es una cuestión que va acompañada “con garantías sociales” por lo que “hay que ser muy prudentes”.

“Lo que tenemos que hacer es asegurarnos que el trabajo va a ser conforme a las condiciones mínimas de trabajo decente, el que está en parcial o temporal, pierde mucho, no hay igualdad de salarios, ni acceso a protección social”, señaló.

 

“Hemos hecho poco para reglamentar la movilidad de las personas en Venezuela, el movimiento de millones va a generar un impacto que va a ser importante, la gente va a trabajar ilegalmente, informalmente con todas las consecuencias”, advirtió.

Dijo que la referencia es el conflicto en Siria, donde se dio en sus vecinos “una subida dramática del trabajo infantil, tenemos que buscar formas de que los venezolanos tengan acceso a mercados del trabajo, pero que el impacto sea positivo en los países de destino”.

Reconoció que “hablar del movimiento migratorio en la actualidad es tóxico, hay un clima político adverso y está en el debate, pero la migración es positiva y necesaria en el mundo del trabajo, pero tenemos que manejarlo bien”.

Ryder se encuentra en Panamá en el marco de la 19 reunión americana de la OIT, en la que participan medio millar de representantes de gobierno, sindicatos y patronales de 34 países del continente que evaluarán el futuro del trabajo.

La Verdad

Te puede interesar

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »