Inicio > Política > “Venezuela es ahora el país del sueldo mínimo”

“Venezuela es ahora el país del sueldo mínimo”

 

-Amanecimos en un país, donde Maduro igualó a todos los Trabajadores con un solo sueldo mínimo, a costa de la dignidad.

El diputado Franco Casella, presidente de la Subcomisión de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Comisión Permanente de Seguridad y Defensa de la Asamblea Nacional, afirma que el régimen de Maduro ha igualado en materia salarial a todos los trabajadores a costa de la dignidad.

En entrevista para Zeta, desglosa lo grave que significa esto para el progreso del país, porque con ello se “pretende destruir el incentivo, la capacitación, por una intención igualitaria, y lo que te lleva a esa igualdad es que no importa cuánto me esfuerce porque voy a obtener lo mismo” en materia de ingresos laborales.

-Vamos a comenzar con lo básico que en este caso sería el tema de la reconversión y las más recientes medidas económicas de Nicolás Maduro. ¿A qué camino nos va a conducir como país, qué pueden esperar los venezolanos de esto?

-Esto es como caminar en un circuito, cuando uno empieza a darle vueltas al Parque del Este no importa donde empieces, si sigues haciendo lo mismo, vas a llegar al mismo lugar. Esto lo que hace es ganarle tiempo al régimen en su política fracasada, pero nos va a llevar a más desabastecimiento, injusticia, fracaso y eso tiene que ver porque la esencia de la actividad productiva que es el interés y la recompensa, se está perdiendo.

-Yo tengo una tesis e insisto en ella: este régimen nos está igualando a costa de la dignidad. ¿Y de qué trata? Desde que uno es niño uno tiene el sentido de propiedad, del esfuerzo, si analizamos todos los juegos, desde los juegos que tienen los chamos hoy en día que es con tecnología, como videojuegos, hasta el juego de metras está sustentado en que a través del esfuerzo y el que tiene mayor habilidad, tiene mayor recompensa, ese es un elemento esencial de la conducta humana.

Este sistema económico –continúa- pretende destruir el incentivo y pretende igualar y lo que te lleva a esa igualdad es que no importa cuánto me esfuerce porque voy a obtener lo mismo. Además es un sistema pervertido porque termina desestimando y desmotivando al que está esforzándose y que tiene más cualidades. Todo aquel que en su trabajo, en su carrera profesional, que tiene años de experiencia, que tiene habilidades, que tiene estudios y que ha demostrado que produce mucho más que alguien que está recién llegando y es un aprendiz, bien sea un joven recién graduado de Comunicador Social o un ingeniero recién graduado, un chef, un mecánico, no tiene las habilidades producto de la experiencia y el conocimiento de uno que está calificado. Entonces, por eso, la experiencia siempre ha terminado siendo un referente para gratificar.

-Este gobierno con estas medidas destruyó todo el escalafón y la experiencia entre el que está al final de su carrera que tiene 30 años de experiencia y el que está recién graduado, porque no se diferencian ni siquiera en más de un sueldo mínimo, cuando antes en los escalafones tu podías ver que un profesor recién graduado ganaba un sueldo mínimo y medio y uno que tenía 25 años de experiencia podía tener hasta 25 sueldos mínimos.

-Yo creo –continúa- que hay cánceres que están instaurados en la sociedad que nosotros subestimamos, pero son corresponsables a que esta política se instaure y además soy de los que sostienen que si bien Maduro es un pervertido y la política que está expresando tiene perversiones como que iguala y atenta contra la dignidad de todos, también esas perversiones se siembran donde hay un suelo fértil. Significa que si tenemos una sociedad donde se refuerza la viveza, el conformismo, el que unos se aprovechen de otros, termina siendo el suelo fértil. Lo que pasa en los hogares, ese comentario que sucede a veces en la casa que los papás dicen “en esta casa lo que digo yo porque yo soy quien paga” termina siendo el suelo fértil psicológico ideal para que se instaure una dictadura.

-Lo que está sucediendo desde el punto de vista ideológico ¿cómo lo llamaría?

-Esto tiene una estructura comunista y utilizando un monopolio de Estado que está pervertido, que desestima la inversión privada, que pretende que otro regule cuánto ganas tú y no importa en la sociedad que sea. Hay que recordar que antes de la caída del Muro de Berlín, antes de que cayera la Rusia comunista, el desestimar y tratar de regular la iniciativa terminó trayendo siempre incentivos en forma inversa para que la gente deje de producir. Cuando tú pretendes ponerle que el otro no puede ganar más del 30%, ya ahí estás atentando contra la naturaleza humana y por eso terminamos con desabastecimiento. Para que alguien desarrolle un invento tecnológico necesita tener creatividad, conocimiento, iniciativa, si alguien tiene todo eso e inventa algo que transforma la sociedad que te permite ahorrar tiempo, que te permite gastar menos dinero, quién soy yo para decir que ese invento vale solo el 30% de su utilidad, porque además el mercado se regula solo. Pero ojo, tampoco creo en una sociedad capitalista salvaje donde no importa la dignidad del otro.

DIGNIDAD: PALABRA CLAVE

-Usted ha hecho énfasis en la palabra dignidad, por ser muy importante en el caso venezolano. ¿Cuánto lo es?

Yo creo que la palabra clave aquí es dignidad porque tiene que haber Estado, tiene que haber mercado, pero tiene que haber dignidad. ¿Qué pasa en una estructura de costo donde el mercado no importa? ¿Pero qué significa que el mercado no importa? Pues que tú produces en 100 máximo y puedes vender en 130. Cuando se instituye esa realidad para el que produce, ya su incentivo no es el mercado, porque ya está regulado y el mercado va a perder la capacidad. ¿Entonces a dónde dirige su interés y lo que invirtió en mercadeo? Lo dirige a la política, porque ya lo importante no es el mercado, sino es estar enchufado, porque a través de las políticas de Estado es que se mantiene su monopolio.

-Entonces tenemos el desestimar la estima, la iniciativa y tratar de ponerle precio. Es la mayor aberración que termina generando la escasez que tenemos y las políticas injustas. Estamos viviendo un espejismo.

-Sé que anda en la calle en contacto con las personas, con sus electores. ¿Ellos cómo perciben eso? ¿Entienden perfectamente eso que está exponiendo?

-No se entiende… He participado en jornadas con profesionales que entran en jornadas de formación de economía social de mercado y después que nos han explicado qué es el mercado, el capitalismo, el valor agregado, la masa monetaria, etc., y les hacen una pregunta que es una concha de mango: ¿hay que regular las ganancias a otros? Y te dicen sí, porque nos parece que el Estado debe participar de manera proteccionista. Por ello, es una realidad que cuesta mucho entenderla y hay que ser pedagógico para ayudar a que la gente entienda.

-Sobre este punto –agrega Casella-, en un debate donde estaba participando el jefe de ideología de los Tupamaros del estado Nueva Esparta, que hicimos en vivo en radio, el hacía sus argumentaciones, sobre el paro petrolero y toda la documentación histórica del socialismo, mientras yo comentaba y decía en ese debate que el hecho económico venezolano está sustentado en el capitalismo, porque nosotros vivimos del petróleo. ¿Cuánto nos costó el petróleo? Nada. El petróleo son fósiles, excremento de dinosaurios que está bajo la tierra y su formación costó la fortuna tiempo-siglos…

-El hecho capitalista venezolano se sustenta en el petróleo, el petróleo no nos costó nada, queremos sacarlo y sacarlo en cualquier parte del mundo cuesta 7 dólares, en Venezuela cuesta US$21, porque lo tenemos hipotecado y endeudado con los préstamos y los bonos que se hicieron de PDVSA. Ya somos ineficientes, y comienza con eso que lo que a todo el mundo le cuesta 7, a nosotros nos cuesta 21, pero pretendemos venderlo en 100 para sustentar todas las políticas sociales. Ese es el capitalismo más salvaje posible, porque además celebramos cuando ese petróleo sube de precio, cuando es invierno porque la gente se congela y necesita prender una calefacción y además nosotros tenemos una ventaja histórica que nosotros no tenemos esa clase de invierno. Entonces si nosotros no nos sinceramos y no entendemos que el hecho social venezolano se sustenta en un hecho capitalista, pues no entendemos quiénes somos ni hacia dónde vamos.Yo sí creo que tienen que haber políticas de Estado que brinden oportunidades, que defiendan a aquel que está en situación de riesgo, pero no que lo mantengan en riesgo.

-Aquí vemos un régimen que se ha encargado a costa de cualquier cosa a promover la igualdad y la gente dirá “bueno pero es que la igualdad es buena”, pero la realidad es que hay igualdades buenas y malas. Cuando la igualdad te garantiza beneficios a cambio de ningún esfuerzo, termina depravándose y termina la gente no esforzándose ni capacitándose más.

I

-¿Quiénes serían los más afectados con esa igualación que hay con los sueldos? De paso, aseguran que los militares están muy descontentos.

-Yo tengo la oportunidad de presidir la Subcomisión de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario dentro de la Comisión Permanente de Seguridad y Defensa y hemos estado adelantando investigaciones en ese tema. Pero el descontento no es solo en el mundo militar. Uno de los estudios que estamos haciendo es que sí hay descontento en ese sector, porque hoy un general estrictamente en la escala salarial gana apenas el doble de lo que gana un primer teniente recién graduado. Lo mismo pasa en los docentes; un profesor recién graduado gana un sueldo mínimo igual que lo gana el que tiene 30 años de experiencia y dos doctorados. Pasa en PDVSA, también con los obreros en Sidor; un obrero recién ingresado en la planta y que su función es barrer un patio donde lo que hay son hojas que se caen del árbol, gana igual que el obrero que está frente al horno con un traje especializado manipulando una maquinaria que cuesta millones de dólares y arriesgando la vida ante el metal derretido, entonces hay una desestimación. Igual está pasando en el Banco Central, etc. Este gobierno no tuvo la valentía de decir que acabó con todo el suelo sindical, que acabó con toda la contratación colectiva, porque lo que hizo fue igualar a toda la sociedad con un sueldo mínimo. Maduro dio muerte a todos los contratos colectivos…

-Yo no vi ninguna opinión de Diosdado (Cabello) al respecto. Ya que la Constituyente ilegítima asume y legisla ¿por qué no salió él diciendo que quedaron eliminados todos los contratos colectivos, quedaron eliminados todos los sindicatos y ahora este es el país del sueldo mínimo, porque ahora la gente solamente tiene derecho a tener un sueldo mínimo. Creo que el sueldo mínimo tiene que ser justo y necesario, pero es imposible la igualación, porque entonces el aumento del sueldo mínimo, no lo está pagando el régimen, lo están pagando todos los que tienen títulos, profesiones, experiencia, tiempo, riesgo, conocimiento o confianza, que los igualaron hacia abajo para que todos ganen un sueldo mínimo, que aparentemente y que alcanza, pero hoy te das cuenta que la hiperinflación se lo ha devorado todo en tan solo mes y medio.

-Pero además nos engañaron, porque nos dijeron que el sueldo mínimo es medio Petro y el Petro ronda entonces los 70 dólares, porque el Petro tiene que ver con lo que vale el petróleo. Además de que el Petro es una mentira, pues si el barril de petróleo está en 70 entonces por qué no gano más. Otra cosa, ¿y cuando baje el precio del barril de petróleo, estamos dispuestos a ganar menos?

-Si estamos sustentando toda la economía sobre el petróleo, preguntas que yo hago a los gremios que hicieron esto, entonces resulta que la estrategia debería ser la propuesta de Leopoldo López,: vamos a producir y producir porque no nos importa el precio, o no. La realidad es que estamos en una ineficiencia, porque el país ya no produce ni siquiera un millón de barriles de petróleo, entonces nuestros ingresos están cayendo y seguimos apostando a los precios y seguimos cayendo en un círculo vicioso de contaminación el cual estamos viendo. Esa es la tragedia que yo veo que se nos viene encima.

-Frente a ese escenario, ¿qué piensa que pueda ocurrir? Porque yo veo fuertes reacciones de los docentes, los pensionados, protestas por todos lados ¿Qué cree que pueda ocurrir?

-Por lo menos el comienzo de esa hecatombe… Una vecina me preguntaba en una reunión que teníamos en una Asamblea de Ciudadanos, que qué viene y dónde estamos parados y que en Venezuela no hay protestas, que las protestas ocurrieron el año pasado. Yo le decía que es mentira, estamos en una Venezuela donde ocurren diariamente más de 50 protestas. Protestas por gas, por agua, por el Clap y ahora empiezan las protestas de las enfermeras, de los obreros, en el Banco Central hay protesta, en el CNE hay protestas del personal, en la Asamblea Nacional también hay protesta del personal, además en las empresas básicas, en PDVSA, en las Fuerzas Armadas, en los sindicatos, entonces ahí hay un caldo de cultivo importante para una rebelión de conciencia, de pensamiento, que permita vencer la conformidad.

Tiene que nacer una inconformidad por la injusticia en la escala de sueldos, por la injusticia de los ingresos, porque la recompensa la eliminaron y ahorita el incentivo es solo un sueldo mínimo no importa lo que hagas. Un médico que tenga una especialización en traumatología podría tener el interés de renunciar a esa responsabilidad y prefiere quedarse en la recepción y no es que la recepcionista valga más que el médico especialista, pero cuando te tardaste años en formarte como especialista y no tienes el incentivo entonces lo que va a pasar es que los pocos profesionales que quedan se van a terminar de ir del país.

EL ERROR DE SUBESTIMAR A MADURO

-Diputado, yo soy de los que piensan que negar o restar inteligencia a Maduro es un error. Subestimar a un rival lo es y tal vez más si es un rival político. Pienso que todo esto tiene un objetivo. ¿No cree que persiga un fin específico y cuál sería?

-Simón Bolívar dijo que “el talento sin probidad es un azote” y definitivamente Nicolás es extraordinariamente eficiente para su mal propósito con el fin de mantener el poder, para hacer perder el tiempo, para lograr divisiones dentro de la unidad, eso lo mantiene amarrado a donde está y lo hemos subestimado por muchos de esos chistes y malas palabras.

-Yo soy de los que cree que hasta la imagen de Maduro fumando un habano y comiendo carne carísima en un restaurante de un conocido chef internacional, fue preparada, porque cualquiera se pregunta cómo se filtra ese video. Lo que no tenemos idea es del aparato de seguridad que hay cuando Maduro va a un restaurante, lo cierran, le quitan los teléfonos a la gente, ese video fue impulsado por él mismo para ponernos a todos a hablar de una injusticia real, que ese plato cuesta 1.500 dólares, de una injusticia real del lujo que él se está dando a costa de nuestro dinero. Pero en verdad, ¿cuál era la intención de Nicolás? Pues pasar un mensaje de normalidad al mundo, la gente no sabía si él estaba en Estados Unidos o en Estambul, entonces lo hizo para pasar el mensaje de que a pesar de que tiene sanciones y lo persiguen, miren la vida que se da. Para pasar un mensaje de riqueza de aquella fortuna mal habida en el mundo, porque hubo gente que se identificó con Nicolás, así como hay el bien hay el mal.

-Hubo muchos que nos indignamos con lo que pasó, hubo muchos que nos sentimos ofendidos por lo que vimos, pero había otros mafiosos que dijeron este tipo es tan malandro como yo, yo como que lavo mi dinero allá en Venezuela…Yo creo que también es un mensaje a las grandes fuentes ilícitas en el mundo para invertir en el Petro, en la corrupción, en la impunidad porque lo que vimos fue una imagen impune y vimos un presidente que alevosamente estaba vendiendo impunidad en busca de captar capitales y decir que el paraíso para la mafia Rusa, China y del mundo es hacerlo aquí en Venezuela porque está permitido y no pasa nada. Ese fue el mensaje que nos dejaron esas imágenes.

-Hablando de imágenes me vino a la mente la del 5 de julio, las de usted que llegaron a llamar el Kung fu panda. ¿Qué nos puede decir de eso? Fue un evento histórico. Recuerde el episodio para que la gente se ubique.

-Sí, estábamos el 5 de julio de 2017 en la Asamblea, ingresa un grupo de colectivos armados, encapuchados, con pistolas, cuchillos, tubos, irrumpen, la Guardia Nacional se retira de la puerta y abandona. El verdadero ataque de centinela fue ese, porque el centinela abandona su posición y permite que ingresen al Palacio. En el ingreso comienzan a golpear a los empleados y obreros, al equipo de seguridad que trabaja allí, comienzan a amenazar a los diputados que los agarran mal parados. Quienes estamos dentro de la Asamblea escuchamos las palabras de Armando Armas que dice “nosotros somos más y tenemos que defendernos y a nuestras amigas diputadas que están en el baño”, Los encapuchados rompieron la puerta y las diputadas fueron amenazadas mientras un hombre armado les pidió que se desnudaran. Un grupo de diputados abrimos la puerta y olvidándonos del traje, de las corbatas. salimos de hombre a hombre a golpearnos y a defender y salvar la vida de las diputadas, a recuperar los espacios y casualidades de la vida, así como al hermano Armando y Américo de Grazia les dan un golpe y todos vimos la sangre y la imagen dantesca de ellos heridos, me tocó a mí caerme a golpes y usando conocimientos de hace muchos años atrás, como el kárate, entre el diputado (Simón) Calzadilla, el diputado (Rafael) Guzmán y este servidor dimos una batalla, desarmamos a los tipos e inclusive capturamos a algunos de ellos que después se los entregamos a la guardia. Entonces fue un evento que me llevó a mí a una disyuntiva que yo lo uso como ejemplo: a nosotros la vida a veces nos pone en una encrucijada, defiendo lo mío o me escondo debajo del escritorio para ver si soy el que se salva.

-Esto se parece a lo que está pasando en Venezuela. En ocasiones hay que dar el paso al frente y resulta que cuando confrontas al otro que piensa que es intocable, aquel que viene encapuchado a robar, cuando lo confrontas de dignidad a dignidad, el otro también teme y retrocede. Creo que ese día no llegó a mayores lo del Palacio, porque dimos ese paso, pero ese paso es insignificante al lado del que dieron en las protestas nuestros jóvenes, quienes además ofrendaron lo más que podían ofrendar, que fue su vida.

-Yo siento que lo mío fue insignificante y fue un evento noticioso causal, pero cuántos de ellos hay en Venezuela día a día, sacerdotes que defienden la parroquia de malandros, vecinos que organizan y se defienden ante los Clap, pero estamos cayendo en una paradoja y es que nos estamos atacando entre nosotros mismos. La paradoja es que no podemos destruir al vecino que decidió sacarse el carnet de la patria, porque a pesar de que es parte de un chantaje y él lo sabe, y a pesar de que sabe que es parte de una presión, lo está haciendo por sobrevivencia, porque tenemos una sociedad de sobrevivientes. Ahora, en sobrevivientes también surge el heroísmo, en sobrevivencia también surge la dignidad, y esa es la lucha, creo yo.

-Yo creo que la lucha es por la libertad, por cierto, tu hija se llama Libertad, ¿Por qué le colocaste ese nombre?

-Yo tengo tres hijas, las gemelas que tienen 20 años, Victoria y Estefanía y mi hija menor que tiene 6 años y se llama Libertad. Yo creo que fue un juego psicológico para ser honestos, porque estábamos desesperanzados, porque teníamos mucho miedo. Cómo muchos venezolanos dijimos, bueno nos tenemos que ir de Venezuela, aún sin ser diputado, por las amenazas, por el riesgo y en algún momento yo le dije a mi esposa, tenemos que aferrarnos, la única forma es aferrarnos, uno se aferra a la fe, al amor y no hay amor más grande que el amor a los hijos.

-Cuando llámanos a Libertad, por su nombre sentimos que somos testigos de que Libertad era un embrión, que después fue una imagen en un ultrasonido, después fue el nacimiento de una niña, una bebé que lloraba, gateaba. Ya Libertad va a primer grado, sabe leer y escribir y me hace recordarme a mí que la Libertad va creciendo aunque a veces no la veamos.

-De hecho, el abuelo de Libertad, mi suegro, está fuera de Venezuela y cuando se fue, la niña tenía poca edad y seguramente cuando la vea de nuevo dirá qué grande está. Eso puede estar sintiendo nuestra diáspora, ver cómo la Libertad va ir creciendo en Venezuela poco a poco.

-Ahora –apunta Franco Casella para concluir-, antes de luchar contra el régimen, que hay que hacerlo, tenemos que librar la lucha de convencernos diariamente a pararnos de la cama, a vencer la depresión. Es la lucha contra la baja estima, tenemos que tener herramientas que nos motiven desde el que decide salvar a dos gatos, hasta el que decide salvarle la vida a un compañero o una empresa.

-Tenemos que empezar a ver cuál es la razón que nos impulsa a levantarnos día a día, cuál es la razón y mantenerla y luchar por ella.Libertad es parte de esas razones por las que yo me levanto día a día y voy a la Asamblea sin percibir un sueldo, arriesgando la vida, a una Asamblea donde hacemos leyes y la gente sabe que Maduro no las sacará en Gaceta Oficial. Dirán: pero bueno ¿qué haces ahí? Pues yo ahí estoy construyendo y ayudando a que Libertad, Victoria y Estefanía tengan país. Todos y cada uno desde sus trincheras ,tenemos que unirnos con esperanza para tener país…

Por Alfredo Conde

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »