Inicio > Economía > Se reducen las opciones de los boliburgueses para esconder sus fortunas

Se reducen las opciones de los boliburgueses para esconder sus fortunas

 

Panamá, Andorra, Malta, Letonia, Estonia, Chipre. Estos países tienen en común recientes eventos que los han colocado en el foco de atención por prestarse para darle respetabilidad a dineros mal habidos. La labor periodística, a partir de filtraciones internas, desbarató el mecanismo de creación de empresas de papel en Panamá y el rol de Malta como canal de entrada de dinero sin vigilancia a la eurozona.

Por José Manuel Rotondaro

En otros casos, la iniciativa la tomó la autoridad anti-lavado de los Estados Unidos (FinCen) al acusar a bancos en Andorra y Letonia de prestarse para legitimar dineros procedentes de la corrupción. En el último caso provocó la suspensión temporal y detención del presidente del banco central por supuestos pagos recibidos de uno de los bancos implicados en el lavado.

En muchas capitales tienen las alarmas encendidas por el caso de Chipre, con un sistema financiero ávido por manejar los recursos de origen opaco.

La perspectiva de amarrar su futuro financiero al de Aleksandr Lukashenko, el mandamás en Bielorrusia, no es muy agradable.

Ha llamado la atención que las autoridades no se han dado por enteradas que el dueño de un banco en Nicosia, la capital, está detenido desde julio en Moscú por haber creado una red de lavado de dinero proveniente de corrupción.

El turno en las últimas semanas le ha tocado al banco danés de mayor dimensión, Danske Bank, pues se ha revelado el papel que sus filiales bálticas han jugado en el lavado de enormes sumas de dinero provenientes de corrupción y delitos de Rusia y Bielorrusia.

Lo que pasó esta semana

Para coronar los eventos, esta semana la Agencia Nacional del Crimen, entidad que persigue al crimen organizado en Inglaterra logró por primera vez la autorización de un juez para incautar bienes de por lo menos 300 millones de dólares a nombre de una persona identificada solamente como Sra. A. ¿La razón? Esta señora no pudo demostrar satisfactoriamente el origen de los fondos que le han permitido derrochar dinero por más de 10 años.

Recientes cambios en la legislación británica le dieron la facultad a la policía para incautar bienes emitiendo “órdenes de riqueza no explicadas”, que se espera sean usadas contra testaferros y familiares de personas enriquecidas a través de corrupción.

Para coronar los eventos, esta semana la Agencia Nacional del Crimen, entidad que persigue al crimen organizado en Inglaterra logró por primera vez la autorización de un juez para incautar bienes de por lo menos 300 millones de dólares a nombre de una persona identificada solamente como Sra. A.

En el caso de la Sra. A. se sabe que es esposa de un banquero que labora en una institución financiera parcialmente propiedad del gobierno en un país fuera de Europa.

Previamente, para confiscar bienes, la policía debía vincular directamente al poseedor de los bienes con crímenes sancionados en su lugar de origen. Por supuesto, si en ese país el corrupto aún goza de protección, le era imposible actuar a la policía británica, lo cual explica la popularidad del Reino Unido como lugar para tener activos mal habidos.

Todos estos eventos sin duda están haciendo más complicada para boliburgueses intentando conseguir un refugio seguro para el patrimonio amasado en estos casi 20 años de explotación de la riqueza pública. Para éstos, casi todos los mercados latinoamericanos, Canadá y Estados Unidos representan un elevado riesgo. Los países de la Unión Europea también se están convirtiendo en terreno hostil. De nada sirve tener fondos en liras turcas que se hunden frente al dólar como lo hacía el bolívar hace unos años.

La perspectiva de amarrar su futuro financiero al de Aleksandr Lukashenko, el mandamás en Bielorrusia, no es muy agradable.

Rusia no tiene una trayectoria de estabilidad o de respeto a los activos de privados tampoco.

Y para rematar, las antenas de los organismos nacionales y privados que andan a la caza de esos patrimonios están centrándose en las pocas jurisdicciones que aún voltean los ojos frente a los capitales de venezolanos conectados con el régimen de Nicolás Maduro. ¿Comprarán Petros?

 

Te puede interesar

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »