Inicio > Cultura > Antes de que sea tarde, una carta que nos invita a reflexionar

Antes de que sea tarde, una carta que nos invita a reflexionar

 

Nos pasamos media vida imaginando que tenemos todo el tiempo por delante, nos creemos inmortales y tenemos el valor de dejar para otro día aquello que tan solo es importante y no urgente. Esto no funciona así, el tiempo sigue contando, aunque no quieras ser consciente, te permite valorar y vivir lo que tienes, el aquí y el ahora. Antes de que sea tarde date cuenta de todo lo que te hace feliz a tu alrededor, antes de que sea tarde valora cada pequeña cosa, cada pequeño gesto, cada instante. 

La última carta ganadora del III Concurso de Cartas de Amor en Toledo, nos acerca a esta experiencia de no esperar a que sea tarde. No desperdiciar el tiempo que ahora tenemos entre las manos y saber valorar y dar las gracias antes de que el tiempo nos atrape y nos robe la memoria. Por si mañana ya es tarde, por si mañana ya no estás, por si mañana ya lo olvido.

“Te escribo ahora, mientras duermes, por si mañana ya no fuera yo el que amanece a tu lado. En estos viajes de ida y vuelta cada vez paso más tiempo al otro lado y en uno de ellos ¿quién sabe?, temo que ya no habrá regreso.

Por si mañana ya no soy capaz de entender esto que me ocurre, por si mañana ya no puedo decirte cómo admiro y valoro tu entereza,este empeño tuyo por estar a mi lado, tratando de hacerme feliz a pesar de todo, como siempre.

Por si mañana ya no fuera consciente de lo que haces, cuando colocas papelitos en cada puerta para que no confunda la cocina con el baño; cuando consigues que acabemos riéndonos después de ponerme los zapatos sin calcetines; cuando te empeñas en mantener viva la conversación aunque yo me pierda en cada frase; cuando te acercas disimuladamente y me susurras al oído el nombre de uno de nuestros nietos; cuando respondes con ternura a estos arranques míos de ira que me asaltan, como si algo en mi interior se revelase contra este destino que me atrapa.

Por esas y por tantas cosas. Por si mañana no recuerdo tu nombre o el mío.

Por si mañana ya no pudiera darte las gracias. Por si mañana no fuera capaz de decirte, aunque sea una última vez, que te quiero”.

Hombre con alzheimer mirando por la ventana

Alzheimer y olvido: no permitas que sea demasiado tarde

La carta muestra el miedo de alguien a perderse entre el olvido, a desaparecer aún estando presente. Perder la memoria nos hace olvidar quiénes somos y quiénes son aquellos que nos rodean. Perdemos la esencia de ser aquello que fuimos pero, además, el Alzheimer recae sobre todo en aquellos que caminan a nuestro lado.

El olvido quizás sea nuestro peor enemigo puesto que somos formas de recuerdo, somos experiencias, somos fruto de lo que llevamos detrás, de toda nuestra vida, por muy corta que sea. Cuando perdemos esto, empezamos a dejar de existir. Por ello no esperes a que sea tarde,no dejes para el final lo más importante, no dejes de decir cuánto quieres a quien te acompaña, no desperdicies el tiempo que te dedican, los segundos que pasas junto a ellos.

¿Qué podemos hacer entonces? ¿Cómo podemos combatir aquello que nos persigue y que parece que cada vez que cumplimos años está más cerca? No existe la receta mágica para no sufrir el olvido, pero sí consejos para hacer que las posibilidades se reduzcan: mantente activo, no permitas que el tabaco camine contigo, lleva una dieta saludable, realiza habitualmente nuevas tareas que obliguen a tu cerebro a pensar y a descubrir nuevas rutas.

Mano sujetando planta

Aprende cosas nuevas, conoce gente nueva que te muestre nuevas formas de pensar y, sobre todo, valora cada segundo de tu vida. Da gracias por tener lo que tienes, aunque te parezca poco, porque por desgracia llegará el día en que esto ya no esté y ya no tendrás la oportunidad de hacerlo. Antes de que sea tarde empieza a recordarlo hoy.

Antes de que sea tarde, abre tus ojos al presente, saca a pasear tu corazón y valora todo lo que tienes alrededor.

“Hay que fijarse en los detalles. Ellos siembran nuestra vida de piedrecitas que nos guían”.

-Katherine Pancol-

Por Adriana Díez

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »