Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Cátedra Pío Tamayo: ¿Sigue vigente hoy el Estado descubricionista y masacrador?

Cátedra Pío Tamayo: ¿Sigue vigente hoy el Estado descubricionista y masacrador?

 

Centro de Estudios de Historiactual / IIES / FACES  UCV

Foro: A los 526 años de invasión, 83 años del asesinato de Pío Tamayo y los 35 de su fundación la CPTamayo pregunta: ¿Sigue vigente hoy el Estado descubricionista y masacrador? ¿Cuál es la variante en capacidad y condición del asesino en los diferentes períodos de su acción?

Exposición inicial: Agustín Blanco Muñoz

Lunes 08 de octubre del 2018

Sala E de la Biblioteca UCV

Hora: 4 pm

La invasión iniciada con la masacre de 1492 sigue vigente

A los 83 años de la culminación del proceso de asesinato de Pío Tamayo (04/03/1898-05/10/35) y el 35 aniversario de la fundación de esta Cátedra, convocamos este foro sobre un tema que ya tenía vigencia a la hora del nacimiento y muerte del Floricultor de Hazañas y que ocho décadas después está completamente vivo. Un fenómeno que llena, además, el período independentista-republicano y, en grande, los 526 años de invasión que muchos le otorgan la jerarquía de descubrimiento.

A este criminal acto de destrucción, que según la historia de la deformación y el atraso da inicio a la vida en este continente, se le considera como un regalo de dioses que permitió el exterminio de un mundo animal y levantar sobre esas cenizas una verdadera sociedad de gente. Y son estas mentalidades colonialistas las que sostienen que es un mito aquello de una invasión europea con intención destructiva y masacrante. Para ellos era, simple y justamente, una empresa de culturización y civilizadora.

Desde la CPT hemos impugnado esta concepción colonialista que nos impuso la condición de descubiertos e inferiores hasta hoy

Esta Cátedra nació impugnando esta concepción colonialista y apartada de todo reconocimiento a lo nuestro y, en consecuencia, con pleno desconocimiento de todo lo que se presente como identidad, como distintivo originario. De esta posición deriva la tesis de que somos un producto elaborado y puesto a andar por el culto, religioso y avanzado europeo. Pero más aún, nos impuso la condición de descubiertos e inferiores que perdura hasta el día de hoy.

Y así, los valores que supuestamente nos enaltecen provienen del descubridor, conquistador, colonizador y civilizador. Ellos son, por tanto, la familia, el padre y la madre que dieron origen a todo lo que aquí existe. Y como dueños y señores de todas las cosas de aquí se procedió a crear una forma de organización concentrada en un Estado provisto de los instrumentos necesarios para ejercer todo tipo de control y dominación.

Son ya 526 años de acción masacrante

Por esto tenemos ya 526 años de un Estado que maneja con la acción masacrante, la manipulación e imposición de todo tipo de usos, costumbres e ideas. Esto les permitió crear las generaciones de descubiertos, aquellos que se consideran creación e invención del europeo y por ello  subordinados, inferiores y sin ninguna posibilidad de autonomía para lograr cometido alguno.

Y esta acción emprendida por el Estado masacrante-criminal se extiende a lo largo del período que hemos calificado como invasor. Importante en este sentido determinar la peculiaridad que asume ese proceso en los diferentes momentos de su desarrollo o puesta en escena.

Cinco siglos alcanza este tiempo de asesinos

El Estado masacrante  que asume condición de nacional en 1810-11 se verá reforzado en 1830 y a lo largo del tiempo considerado como republicano. La república oligárquica liberal o conservadora, la federal, dictatorial, democrática o revolucionaria-bolivariana-socialista forman parte del mismo proyecto que ha conformado este tiempo de asesinos.

Y en este sentido, y para un adecuado estudio de este proceso criminal, es indispensable establecer los rasgos que particularizan las diferentes jornadas, momentos o períodos del mismo ejercicio masacrante. ¿Puede alguien mantener que en el presente no existe aquí un  Estado de la  tortura y la masacre?

¿Hemos estado y estamos en presencia de unas instituciones apegadas al estricto cumplimiento de una constitución y leyes de la república? ¿Se respeta aquí la libertad de expresión y el derecho a disentir? ¿Se garantiza a plenitud el disfrute de todos los derechos ciudadanos? ¿Quedó abolido  el modelo de violencia-masacre-destrucción implantado por los invasores coloniales?

En los diferentes niveles de este calvario han quedado los testimonios  de  voces  disidentes y acusadoras  que se  arriesgan a  enfrentar  al poder de las fuerzas supremas de esa destrucción. Este es el caso, por ejemplo, de Pío Tamayo quien llega a ver y pensar el monstruo estatal de su momento en el contexto de una historia que tiene como ejecutores sólo a los grandes hombres ligados al orden vigente y a su correspondiente Estado.

El predominio de la historia de las minorías

Un creciente y burocrático Estado  que tiene como  cometido fundamental la acción represiva dispuesta a llegar a la masacre en caso de ser necesario, para garantizar su mantenimiento y estabilidad como garante de un orden que se basa en el crimen y la perversión.

Estamos entonces en presencia del predominio de la historia de las  minorías. Porque la otra historia, apunta Pío, no ha tomado en cuenta al pueblo como agente o sujeto principal. Y esto por una razón específica: este es un pueblo que abriga en su conciencia el sentimiento del descubierto, el inferior que sólo está capacitado para recibir y cumplir órdenes de los superiores descendientes y herederos de los descubridores.

Pío Tamayo produce la primera aproximación hacia la conformación de una historia distinta

Por ello, cuando PT asoma la necesidad de detenerse  en la consideración de la acción popular, realiza la primera aproximación hacia el forjamiento de una historia diferente. Una historia a desarrollarse sobre la base de las mayorías, con el pueblo como agente fundamental.

Pero esto quedó en la proposición. Porque cualquiera de los estatutos políticos que se han exhibido a lo largo del período, sólo han pensado y buscado darle continuidad a un orden basado en un Estado masacrante que ha contado con importantes fuentes de financiamiento. Y  desde hace  un siglo esa magna institución tiene una renta petrolera que le da más fuerza y vigor al ejercicio de su labor asesina.

Pío Tamayo levantó su voz con un cuerpo de ideas recogidas en su poema Homenaje y demanda del indio que leyó en febrero del 28 en el acto de proclamación de Beatriz I como reina de los estudiantes.  Y pagó su irreverencia con la cárcel más bestial y su condena a muerte que se terminó de consumar hace 83 años. Hoy nos encontramos con el mismo Estado recubierto con un manto llamado revolucionario pero que le da continuidad, firmeza y seguridad al modelo de la fuerza masacrante-criminal.

¿Es imparable esta historia que se sostiene sobre la muerte de los más en beneficio de los menos?

¿Y cómo plantear la realización de otra historia sobre bases de vida, amor y humanidad? Una historia sin descubiertos ni descubridores, sin torturadores ni torturados, sin privilegiados ni muertos de hambre. ¿Esto es definitivamente un imposible? ¿Es imparable el curso de la historia realizada a partir de la muerte de los más en beneficios de los privilegios de los menos?

35 años después queda en pie  nuestra pregunta inicial ¿permitiremos indefinidamente que prevalezca la historia de los asesinos?

A 35 años de la fundación de esta Cátedra nos preguntamos como el primer día: ¿Permitiremos indefinidamente que la historia de aquellos, estos y los tiempos que vendrán sea la misma en su contenido circular que agrupa los males de los sin vida para darle espacio, posibilidad y todo tipo de oxígeno a las élites que deciden el abrir y el cerrarlo todo para que siga apegado a las leyes  de la posesión-acumulación, la ganancia, el control y el poder cada vez más extendido, operativo, dominante?

¿Cómo lograr salir de estos tiempos de asesinos  e ir hacia un tiempo de humanidad, justicia, belleza, amor y libertad, tal y como propone PT?

Toda la acción ejercida por el Estado masacrante aspira inscribirse en la eternidad. Y para eso se basa no en leyes históricas sino en el apoyo de las conciencias descubiertas y en entidades como aquella que suscribió y contribuyó, como la que más, al sometimiento y exterminio de las etnias originarias. Una iglesia católica, apostólica y romana que dice arrepentirse de aquel pecado, pero que no muestra un proyecto diferente al adelantado por el Estado masacrante

¿Hacia dónde dirigir hoy nuestros pasos?

¿Hacia  dónde entonces debemos dirigir hoy nuestros pasos? El desiderátum es fulminante: O se  asume el compromiso de impulsar y hacer la otra historia o seguimos alimentando el círculo de la misma historia de los descubridores que ha dejado su trágica y asesina huella a lo largo del período invasor.

Un tiempo de y para la exacción, el saqueo, el atropello acometido por unos poderosos que han hecho del Estado de dominio, fuerza y perversión una instancia de control a partir de “su violencia legal” cada vez aquilatada para cumplir su misión de avasallar, someter y masacrar.

Una misión que se percibe y siente hoy como una tragedia que muchos daban por concluida y que mantiene a las grandes mayorías entre la sobrevivencia, la inseguridad de todo tipo, la desesperación y desesperanza.

Indispensable por tanto, apelar a la Idealidad avanzada, entendida como un llamado a la participación consciente, autónoma y organizada de una mayoría  dispuesta a impulsar la historia que haga de la justicia su verdad y de la fuerza-violencia-destrucción la entidad a desechar y combatir. Porque la única fuerza a validar es la que nacerá de la organización del colectivo social-pueblo.

Diagramación / Pinturas de Oswaldo Guayasamín

Coordinadores

Agustín Blanco Muñoz / Mery Sananes / Danielita Barrolleta

Tlfs 605 2536 / 605 2563 / 0416 638 7320 / 0414 333 6515

abm333@gmail.com / merysananes@gmail.com

dbarrolleta@hotmail.com

http://historiactual.blogspot.com

.

Te puede interesar

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »