Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Ángel Borrego: Ni tan Bolsonaro el tercio

José Ángel Borrego: Ni tan Bolsonaro el tercio

 

El hermano de un pariente nuestro le aseguró que no respaldaría su aspiración de ser concejal en Puerto La Cruz en las elecciones del 9-12 si se presenta como candidato de “izquierda”. Los resultados electorales en todos los países del planeta revelan el encoramiento de la nave hacia babor. Especialmente en Venezuela ser de izquierda es un estigma, no porque la izquierda realmente traduzca la rémora que implica el juicio público (voz de pueblo, voz de Dios) sino porque los actuales protagonistas de esa tendencia resultan la mayor blasfema política jamás concebida en historia republicana alguna. En Brasil, pese a que las encuestas daban elevado favoritismo a Lula éste se habría desmoronado en la campaña al exhibirse sus vínculos con la corrupción que el PT suponía combatir y que le costó la vida política a Dilma Ruseff. Queda apenas Evo Morales quien pende del hilo de la oposición democrática boliviana que de unirse resultará favorecida por amplia mayoría. Porque AMLO en México muy temprano se ha delimitado de Chávez y Maduro. Y Tabaré Vásquez en Uruguay solo le teme al juicio de Pepe Mujica y por eso no abre frente contra Maduro.

Bolsonaro sin ser nuevo en política tampoco era la estrella necesaria para lograr el éxito obtenido ayer. Bastó con que se identificara con la derecha, o mejor, que se distanciara muy claramente de la izquierda de Lula y Ruseff. ¿Está Venezuela en una galaxia distinta? No. La tierra gira alrededor del sol y de allí deviene la claridad que en veces nos permite mirar los devaneos políticos con mayor responsabilidad. El futuro inmediato de Venezuela tiende a redireccionarse políticamente. Quienes no interpreten esa realidad lamentarán su miopía y tan escasa perceptibilidad.

El país ya no soporta este régimen atrofiado por su incompetencia. Ni Laurence J. Peter (El Principio de Peter) habría descrito tan elocuentemente el “Máximo Nivel de Incompetencia” de Nicolás Maduro que lo hace como representante cupular de la izquierda venezolana, producto de una curda letal de ron habanero que nubló las escuálidas potencialidades del actual Presidente desde su arribo a tan alta jerarquía. Esa es la izquierda venezolana, no otra. Ellos se insuflan de orgullo pregonándolo y por eso esquivan la elección democrática y recurren al subterfugio comunistoide.

 

Te puede interesar

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »