Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: Al BRICS a pesar de Brasil

José Manuel Rodríguez: Al BRICS a pesar de Brasil

 

Ningún Estado soberano debería acogerse a organismos internacionales que, tras una supuesta autonomía y neutralidad, puedan ejercer acciones jurídicas en su país. No es por casualidad que USA, Rusia y China, las tres grandes potencias, no hayan firmado el Estatuto de Roma que le otorga poder a la Corte Penal Internacional. Tampoco Cuba, Suráfrica, Egipto, Argelia y Libia. Y menos Israel, Siria, Irak e Iran (ubíquenlos geopolíticamente). Los países con pretensiones hegemónicas, y también aquellos que conocen la hostilidad que genera la independencia, saben que es absoluta ingenuidad otorgar poderes supranacionales.

En momentos que la derecha internacional amenaza a Venezuela con ese tribunal internacional, Trump anunció en la 73ª Asamblea de la ONU, que en lo que respecta a Estados Unidos, la Corte Penal Internacional no tiene jurisdicción, ni legitimidad ni autoridad…  Nunca cederemos la soberanía de Estados Unidos a una burocracia global no electa e irresponsable… Y de paso, rechazó el globalismo reactivando la doctrina del patriotismo.

La doctrina Monroe, esa que advierte que el interés norteamericano va de primero, se apoya en el “destino manifiesto” de su libro constitucional. Trump entendió que hay que minimizar el excesivo peso político alcanzado en las últimas décadas por ese Más allá de los Estados. Piensa que, en tales manos, la hegemonía gringa pierda fuerza y solidez. Por eso reactiva aquel discurso de Roosevelt en 1904: La adhesión de los Estados Unidos a la Doctrina Monroe puede obligar a los Estados Unidos, aunque en contra de sus deseos, en casos flagrantes de injusticia o de impotencia (?), a ejercer un poder de policía internacional…

Esa es la ruta de Trump y cuidémonos de no entenderla (como les pasa a los europeos y a los que, en USA, lo imaginan como un loquito). Frente a ello, el discurso de Maduro en la ONU fue certero. Ahora es la oportunidad de enfrentar a los cipayos del cartel de Lima. Trabajar en la liquidación de la OEA. Ayudar a los pueblos de México, Ecuador y Argentina, en la retoma democrática del poder. Promover el rechazo a todo límite de la soberanía. Estos son objetivos revolucionarios.

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »