Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Ciro Brescia: Capitalismo salvaje en Venezuela ¿Qué hacer?

Ciro Brescia: Capitalismo salvaje en Venezuela ¿Qué hacer?

 

Correctamente el camarada Néstor Francia nos invita los que estamos interesados en leer sus reflexiones y elucubraciones en poner en práctica el principio de la democracia protagónica y participativa en el terreno de la ideología también. Esto es muy bueno. Y a propósito de su escrito “Capitalismo salvaje en Venezuela ¿Qué hacer?”, del día 5 de octubre del 2018, https://albainformazione.com/2018/10/07/20186/, nos estimula algunas otras reflexiones adjuntivas que consideramos importantes de poner a su atención y los que nos leen por aquí.

No queremos aquí meternos en discutir sobre las diferentes opciones tácticas que él enumera en su texto para enfrentar la arremetida de la burguesía imperialista, más bien pensamos oportuno subrayar algunos aspectos estratégicos en el marco ideológico, según la acepción más elevada del término.

Ya hemos subrayado varias veces como en la historia del movimiento comunista consiente y organizado (empezando por la fecha de publicación de El Manifiesto del Partido comunista de Marx y Engels, 1848, hacia adelante) los antiguos revisionistas (Eduard Berntein, uno entre otros) y después los revisionistas modernos (Nikita Sergeevič Chruščëv, uno entre muchos otros) trabajaron para colar allá adentro la idea que el socialismo se realiza con reformas graduales y más o menos pacíficas, como si algún día, de un día por el otro, la humanidad pueda despertarse en el socialismo realizado casi sin darse cuenta.

“Según Marx, y estamos de acuerdo con él, el Estado burgués no puede ser abolido sin más ni más, sino que más bien se extinguirá paulatinamente”, escribió nuestro camarada Néstor en el Análisis de Entorno Situacional Político del Lunes 21 de julio de 2014, quizás fue un lapsus linguae, como decían los latinos, pero no es precisamente lo que escribió y nos enseñó Marx; todo lo contrario, fue lo que nos quisieron dar a entender los revisionistas modernos que pudiera ser posible. Marx y Engels, específicamente después de la experiencia de la Comuna de París, fueron muy claros sobre el asunto: la maquinaria estatal burguesa no puede ser simplemente tomada y puesta en marcha en favor del proletariado, más bien tiene que ser quebrada, destruida, y reemplazada con otra maquinaria: el estado proletario. Es este estado, el estado proletario que se extinguirá paulatinamente, no el burgués, por lo menos esto es lo que afirman tanto Marx, Engels, y después Lenin en Rusia y Mao en China también, porque esto es lo que enseña la experiencia práctica de todo movimiento revolucionario proletario.

Vamos ahora a ver el caso de Venezuela. En Venezuela triunfó en el año 1998 en las urnas la Revolución Bolivariana, una Revolución de Nueva Democracia, pegada a las condiciones objetivas que hizo posible y necesario este triunfo. El asunto está en el hecho que esta Revolución de Nueva Democracia, posible y necesaria en Venezuela, no está completa todavía; por supuesto, por este motivo mismo se lo llama de “proceso revolucionario”, un proceso que todavía no está acabado y el socialismo todavía no fue instaurado.

Sobre esto tenemos que estar claros: el socialismo es un régimen político, económico y social, opuesto al régimen político, económico y social del capitalismo y lo sigue, sobrepasa y reemplaza. Y además no se puede instaurar sin tener una organización política de vanguardia de la clase obrera que tenga las características fundamentales que Marx y Engels (y después concretan, desarrollan y le suman otras Lenin, Stalin y Mao) atribuyen a lo que llaman Partido comunista (por supuesto, la ropa no hace el monje).

Es una lástima que el Plan de la Patria del Comandante Chávez casi no se encuentra por ningún lado en la internet, y que el mismo blog de Chávez parece que no existiera más y que el mismo Plan fue quitado en todo los sitios oficiales, porque en este escrito el Comandante afirma dos cosas muy claras en la presentación de su trabajo (afortunadamente algo queda por iniciativa individual de algún camarada venezolano: https://www.scribd.com/doc/190571152/pp-13-19.

Puedo decir que tuvimos la dicha, como ALBAinformazione.com, de traducir este texto fundamental al italiano: https://issuu.com/redportiamerica.it/docs/proposta_plan_de_la_patria2, como trabajo solidario y voluntario, junto con el camarada profesor Marco Nieli: “No nos llamemos a engaño: la formación socioeconómica que todavía prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista. Ciertamente, el socialismo apenas ha comenzado a implantar su propio dinamismo interno entre nosotros. Éste es un programa precisamente para afianzarlo y profundizarlo; direccionado hacia una radical supresión de la lógica del capital que debe irse cumpliendo paso a paso, pero sin aminorar el ritmo de avance hacia el socialismo. Para avanzar hacia el socialismo, necesitamos de un poder popular capaz de desarticular las tramas de opresión, explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana, capaz de configurar una nueva socialidad desde la vida cotidiana donde la fraternidad y la solidaridad corran parejas con la emergencia permanente de nuevos modos de planificar y producir la vida material de nuestro pueblo. Esto pasa por pulverizar completamente la forma de Estado burguesa que heredamos, la que aún se reproduce a través de sus viejas y nefastas prácticas, y darle continuidad a la invención de nuevas formas de gestión política.”

Como podemos leer, en ningún lado el Comandante Chávez afirma que el estado burgués tenemos que esperar que paulatinamente se extingue, más bien utiliza verbos tajantes como suprimir, desarticular y pulverizar. La pregunta es: ¿cómo se puede hacer todo esto sin darse de manera consciente y organizada el objetivo de instaurar el régimen socialista y el correspondiente estado proletario?

La memoria histórica del Comandante Chávez hoy más que nunca tiene que ser estudiada y valorada en su verdadera dimensión. Claro es que es muy difícil hacer esto si las fuentes originales de sus fundamentales escritos son tan dificil de encontrarse, aunque estamos en la era digital donde todo lo que sea importante tiene y puede estar a la mano de inmediato.

La dictadura del proletariado, siempre según Marx y Engels, no se puede concebir como un “estado de excepción” por el cual tenemos que recurrir hasta cuando esto estado de excepción exista, para quizás, después, regresar a la “normalidad” (o sea la dictadura de la burguesía), solo nos sirve en lo político, para instaurar el socialismo, o sea para transitar del capitalismo al comunismo.

Claro es que si borramos la misma palabra “comunismo” de nuestra perspectiva, y solo nos quedamos con un vago y oscuro “socialismo” sin ninguna mejor distinción, solo estamos haciendo un gran favor a la ideología burguesa y sus “socialistas” europeos, que en su gran mayoría de los casos son los principales enemigos de la Revolución Bolivariana de Chávez y Maduro, y empezando por “la Internacional Socialista” cuyos representantes venezolanos son los así dichos opositores de AD, MAS y los fascistas de VP, y cuyo vicepresidente de la IS, no acaso, es el señor Henry Ramos Allup.

No nos llamemos a engaño sobre el asunto de la violencia tampoco: hasta que quedará la dictadura de la burguesía en el mundo la perspectiva es guerra y más guerra, en todo el mundo, y no solo en Venezuela, violencia y más violencia, muerte y más muerte, destrucción y más destrucción, el escenario a lo que lleva el dominio de la burguesía es la guerra civil, junto con las agresiones y guerras imperialistas. En extrema síntesis frente a este escenario solo hay dos vías: o rendirse a los apátridas o tomar la consigna histórica, como los cubanos en aquél entonces, de Patria o Muerte. Pues no es la dictadura del proletariado que impone este escenario, es la misma existencia de la dictadura de la burguesía que lo impone a los pueblos del mundo que son las propias víctimas de esta situación a la larga insostenible.

De toda manera, para concluir, y cambiando de argumento, mientras tanto, querido camarada Néstor, seguimos con la confianza que más temprano que tarde, y ya sería algo, todo el mundo pueda acceder a la lista completa de los 545 miembros proclamados electos en la Asamblea Nacional Constituyente que hasta el momento no fuimos capaces de encontrar por ningún lado, y, al parecer, ni los propios miembros de la ANC se la saben y quizás en muchos casos desconocen sus compañeras y compañeros de trabajo.

 

Te puede interesar

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »