Inicio > Opinión > Román Ibarra: Fernando Albán Q.E.P.D.

Román Ibarra: Fernando Albán Q.E.P.D.

 

El Concejal venezolano, Fernando Albán, ha sido asesinado por la narcotiranía de Maduro y demás cómplices.

De conformidad con el artículo 43 de la Constitución de  la  República  Bolivariana  de Venezuela: El derecho a la vida es inviolable. Ninguna ley podrá establecer la pena de muerte, ni autoridad alguna aplicarla. El Estado protegerá la vida de las personas que se encuentren privadas de su libertad, prestando el servicio militar o civil, o sometidas a su autoridad en cualquier otra forma.

Con el secuestro y detención arbitraria del Concejal Fernando Albán, también se violentaron los artículos 44, 45, y 46 Constitucionales, respectivamente, en virtud de que sin que existiera orden judicial previa, fue privado de su libertad; forzaron su desaparición, y violentaron el derecho a ser respetado en su integridad física, psíquica y moral; es decir, ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Fue detenido a su regreso de la ciudad de Nueva York, en el aeropuerto de Maiquetía, acusado de estar incurso en el ¨atentado¨ contra Maduro del 4 de agosto de 2018. Nada más lejos de la verdad, pues se trata de un dirigente social vinculado muy estrechamente a la Iglesia católica venezolana.

A quién se le puede ocurrir regresar a su país si está involucrado en el supuesto atentado contra la vida de un alto funcionario? Por qué lo secuestraron a su llegada, y no a su salida? Son argumentos pueriles, y ridículos de una dictadura que está desesperada tratando de involucrar al jefe del partido Primero Justicia, el Diputado Julio Borges porque él ha dedicado su esfuerzo a denunciar las tropelías del régimen a nivel internacional, y ello ha traído como consecuencia que gobiernos, parlamentos, y organismos multilaterales hayan producido sanciones políticas, económicas y financieras, así como exhortos para la recuperación de la institucionalidad secuestrada en nuestro país, y puesta al servicio del tirano.

Todos, nacional e internacionalmente coinciden en que se trata de un vil asesinato, especialmente porque las contradicciones en el seno de los voceros oficialistas son harto elocuentes. Queda de bulto el carácter cruel, represivo y violador de la Constitución por parte de la tiranía de Maduro, y sus policías asesinas.

El adelanto de opinión del Fiscal General chimbo (impuesto por la ANC), sin investigación previa, y su posterior contradicción; las declaraciones del Ministro del Interior contrarias a las del Fiscal, la campaña desatada en las redes sociales por el oficialismo y sus sicarios, dan cuenta de una trama delictiva y la complicidad generalizada, torpe y cobarde de una corporación criminal que ha asaltado las instituciones públicas de la nación para perpetuarse en el poder y seguir –como en los últimos 20 años- asesinando y robando a manos llenas.

Mientras no haya un quiebre entre quienes respaldan al oficialismo, y se pronuncien contra estas posturas asesinas y cobardes, seguiré pensando que todos son cómplices; todos son corresponsables en la destrucción del país, y en el asesinato, secuestro y humillación de Fernando Albán; de Juan Requesens; de Franklin Brito; de los estudiantes asesinados en las protestas; de los enfermos en los hospitales; de los hambrientos que comen de la basura, de los padres que ya no pueden alimentar, ni enviar a sus hijos al colegio. Son ustedes los  responsables de la colonización de nuestro país al servicio de una dictadura de chulos y sanguijuelas como la cubana, así como la hipoteca a favor de Chinos y Rusos.

Llamo a la unidad de las fuerzas opositoras, y de la comunidad internacional para salir de Maduro con la Constitución en la mano.

¡Fernando, descansa en paz!

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »