Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: Yo defiendo a Cristóbal Colón

Cesáreo Espinal Vásquez: Yo defiendo a Cristóbal Colón

 

Cristóbal Colón al arribar por desorientación, error o casualidad a las playas de lo que se llamaría Macuro, en su tercer viaje el 12 de agosto de 1498 y de todo el territorio de Venezuela desde la desembocadura del río Orinoco al mar Caribe, no bajó a tierra ni vio nada por padecer de conjuntivitis, artritis y gota (Pablo Ojer S.J.”La Formación del Oriente Venezolano) Cuando del palo mayor, se gritó “tierra, tierra”, Colón enfermo como estaba, exclamó “Tierra, gracias a Dios”, especulado “tierra de gracia”. El nombre de Macuro, le viene de una misión católica fundada en 1738, con el nombre de San Carlos Borromeo de Macuro y  el de Paria  bautizada esa punta de tierra en devoción a San Miguel de Paria, por Diego de Ordaz en 1531. Colón no navegó en el tercer viaje con la original nao Santa María debido que había zozobrado en el mar de la isla La Española en su segundo viaje, habiendo zarpado de Cádiz el 25 de septiembre de 1493 con 17 barcos, 5 nao y 12 carabelas, teniendo de acompañantes a sus hermanos Diego y Bartolomé, a los hermanos Niño, Pedro de Las Casas (padre de Fay Bartolomé de Las Casas, el apóstol de los indios);  Juan Ponce de León, Alonso de Ojeda,  Diego de Ordaz y Américo Vespucio, entre otros conocidos. (este escrito es una sinopsis apretada).

Cristóbal Colón, ha sido criminalizado en los últimos años en Venezuela, derrumbándose su estatura en el Paseo Colón en Caracas,  imputándosele de ser asesino de aborígenes; desaparecieron la estatua en el cerro El Calvario de Caracas; se destruyó la réplica de la Nao Santa María, emblema del Parque del Este de Caracas, donde los niños se recreaban y cada 12 de octubre, que se festejaba el día de la raza o día de la Hispanidad, eliminadas y hoy, denominado día de “la resistencia indígena”. Alonso de Ojeda arribó a estas tierra en el segundo viaje de Colón siendo comisionado para la búsqueda en la Española de varios marinos que se habían perdido, Ojeda consiguió a los perdidos y asesinó a Caonabo, Jefe la tribu Caribe, masacrando  a los indígenas, que eran temibles de otras tribus, por su antropofagia.  Ojeda conscientes de sus crímenes ordenó que lo enterraran a la puerta de entrada  del Monasterio de San Francisco en Santo Domingo para que pisaran su tumba en pago de sus atrocidades. Colón fue un “descubridor”, no conquistador y este nuevo continente llamado “América” por Américo Vespucio, debió llamarse “Colombeia”, como la bautizó Francisco de Miranda en sus memorias.

Hasta la estatua de Colón en mi ciudad natal, Carúpano, donación de España, en donde nos recreábamos en nuestra niñez y es patrimonio del toda la ciudad, la plaza Colón, está sentenciada al paredón. Es muy dado a la psicopatología “antropofágica” de algunas  personas, la de inventar y mantener enemigos para conseguir aliados mediante miedo, dádivas y promesas y así obtener sus viles propósitos, como se ha hecho con Cristóbal Colón,  imputándosele crímenes de fábulas y en falacias. Yo, defiendo a  Cristóbal Colón.

Respetemos la verdadera historia y miremos el horizonte de la reconciliación para vivir en paz.

Yo, Defiendo a Colón.

 

Te puede interesar

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »