Inicio > Política > El escándalo de González López en el Sebin también tiene nombre de mujer

El escándalo de González López en el Sebin también tiene nombre de mujer

 

Llegó González López. Se fue González López. Pudo haber llegado solo. Pero no se fue solo. Si Nicolás Maduro, que es un experto en purgas de su propio entorno, iba a salir del otrora director del Sebin, también debía hacerlo de su colaboradora más cercana dentro del Gobierno. Sí. Colaboradora, para no entrar en detalles. Una mujer. Este escándalo también tiene nombre de mujer: Katherin Harrington.

Danny Leguízamo

Katherine Nayaruth Harington Padrón, fue sancionada por Estados Unidos por violación a los Derechos Humanos y presunta corrupción. Sus supuestos bienes y cuentas fueron congelados en la potencia americana. Pese a ello, fue designada por el Tribunal Supremo de Justicia como la vicefiscal general de la República en el mes de julio del año pasado, cargo donde duró 15 meses tras ser destituida.

Harrington fue fiscal 20 del Ministerio Público. Llevó el caso de Antonio Ledezma. Días después de ser incluida en la lista OFAC, el presidente Nicolás Maduro la premió con el  viceministerio de Investigación Penal, cargo del que luego salió. Por las manos de Harrington pasaron los procesos contra la jueza María Lourdes Afiuni,  Gustavo Tarre Briceño, Henrique Salas Römer, Diego Arria y María Corina Machado.

Cuando Luisa Ortega entró en desgracia con el Gobierno, trataron de imponerle a Harrington como vicefiscal. Como en ese entonces Ortega tenía control de las sedes del Ministerio Público, Harrington ingresó “a la fuerza” el 7 de julio de 2018, escondiéndose en la maleta de un vehículo. El vehículo era propiedad de la fiscal Fiscal segunda nacional, Narda Sanabria, quien junto a Franklin Nieves, fue responsable de la acusación contra el coordinador nacional de Voluntad Popular, Leopoldo López.

Y fue justamente Harrington la pieza que salió del Ministerio Público antes de la remoción de González López. Alega ella que fue jubilada. Pero en política no existen coincidencias. Y menos con Nicolás Maduro, quien sabía muy bien la relación estrecha -muy estrecha- que había entre Harrington y González López.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »